Exitoso ensayo de una red para atrapar desechos espaciales

Exitoso ensayo de una red para atrapar desechos espaciales

Cerca de 7.600 toneladas de material están dando vueltas a nuestro planeta.

Planeta

En la actualidad, los desechos son un obstáculo para las agencias que exploran el espacio.

Foto:

123RF

20 de septiembre 2018 , 09:19 p.m.

El creciente peligro que suponen los residuos espaciales acumulados durante seis décadas de exploración, tanto para los satélites como para las misiones tripuladas, ya resulta alarmante.

Según la Oficina del Programa de Escombros Orbitales de la Nasa, giran en torno a la Tierra unos 21.000 fragmentos de más de 10 centímetros, aproximadamente 500.000 de entre uno y 10 centímetros de diámetro y más de 100 millones de partículas de menos de un centímetro.

Esto incluye viejos segmentos de cohetes, partes que se han caído de los satélites, manchas de pintura; incluso, herramientas que perdieron los astronautas en sus paseos espaciales.

Recoger este reguero se ha convertido en todo un desafío, en el que el satélite británico Remove Debris acaba de dar un primer paso esta semana: atrapó con éxito una pieza simulada de basura en órbita usando una gran red. Esta es la primera demostración de la tecnología de eliminación activa de desechos espaciales (ADR).

La nave espacial comenzó la fase experimental de su misión el domingo 16 de septiembre, cuando lanzó este objeto, un CubeSat, que infló un globo para aumentar su tamaño y así representar una pieza de escombros más grande y realista. Cuando este estaba a cinco metros de distancia, se desplegó una red que lo envolvió para capturarlo.

La idea con este sistema es arrastrar esas piezas hasta la atmósfera para que se desintegren por la fricción.

Para Guglielmo Aglietti, director del Centro Espacial Surrey, “si bien podría parecer una idea simple, la complejidad del uso de una red en el espacio para capturar un pedazo de escombro llevó muchos años de planificación, ingeniería y coordinación entre el Centro Espacial Surrey, Airbus y nuestros socios. Estos son tiempos muy emocionantes para todos nosotros”.

Remove Debris fue diseñado, construido y fabricado por un consorcio de compañías espaciales e instituciones de investigación lideradas por el Centro Espacial Surrey, de la Universidad de Surrey, y está cofinanciado por la Comisión Europea.

La complejidad del uso de una red en el espacio para capturar un pedazo de escombro llevó muchos años de planificación, ingeniería y coordinación

Según Ingo Retat, jefe de proyecto de Airbus Remove Debris, “para desarrollar esta tecnología de red para capturar desechos espaciales, pasamos seis años probando en vuelos parabólicos, en torres especiales y también en cámaras de vacío térmico. Nuestro pequeño equipo de ingenieros y técnicos ha hecho un trabajo increíble, acercándonos un paso más a limpiar la órbita baja de la Tierra”.

En los próximos meses, Remove Debris probará otras tecnologías ADR: un sistema de navegación basado en visión que usa cámaras y tecnología LiDAR (detección y localización mediante ondas luminosas) para analizar y observar posibles restos de desechos. También, una tecnología de captura con arpones utilizada en órbita, y una vela de arrastre que finalmente llevará el Remove Debris a la atmósfera de la Tierra, donde será destruida al finalizar su misión.

El arpón dispone de una pértiga de 1,5 metros de largo que se despliega desde la nave principal y cuenta con un panel de material compuesto en su extremo. Este se disparará a una velocidad de 20 metros por segundo con el fin de penetrar en el objetivo y demostrar así su capacidad para capturar los residuos, que serían sacados de órbita.

El Remove Debris se envió a la Estación Espacial Internacional en abril de este año, a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9, y desde allí salió para llevar a cabo esta misión.

“La cantidad total de material que está dando vueltas alrededor de nuestro planeta supera las 7.600 toneladas”, afirmó en febrero del año pasado Jer Chyi Liou, el jefe de los científicos de la Nasa que analizan la basura espacial y cómo eliminarla.

De los 18.000 objetos que hay en órbita, un 25 por ciento son satélites; un tercio de ellos son operacionales, el resto es basura. Un 15 por ciento son cohetes y todo lo demás, fragmentos.

Existe una gran preocupación por la cantidad de estos materiales, puesto que podrían representar un riesgo de colisión para las misiones operacionales que nos brindan servicios tan importantes como las telecomunicaciones y el monitoreo ambiental.

REDACCIÓN CIENCIA @TiempodeCiencia

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.