El sudor humano contamina el aire y se pega a paredes de los edificios

El sudor humano contamina el aire y se pega a paredes de los edificios

Estudio reveló una ‘inesperada acumulación’ de ácido láctico en museos, casas y lugares de trabajo.

Sudor

La investigación determinó que el ácido láctico quedaba pegado en las paredes.

Foto:

iStock

Por: EFE
05 de mayo 2019 , 10:45 p.m.

El sudor humano contamina el aire y los edificios a un nivel “sorprendentemente más alto” de lo que se conocía, con un potencial impacto negativo en la salud humana, concluyeron científicos estadounidenses de la Universidad de Colorado (CU), en Boulder.

El estudio, publicado en ‘Environmental Science & Technology’, a cargo de expertos del Instituto Cooperativo de Investigaciones en Ciencias Ambientales (Cires, en inglés) de la universidad.

Demetrios Pagonis, investigador de posdoctorado en Cires y autor principal del estudio, explicó que el 97 % del ácido láctico emitido en el Museo de Arte (de CU, Boulder) termina en las paredes. Pagonis y sus colegas adaptaron instrumentos de espectrometría masiva, que usualmente se usan para estudios atmosféricos a ambientes cerrados, para así determinar los componentes químicos en ese aire, su origen y dónde se acumulan. Y no se trata solamente del sudor, ya que Pagonis y sus colaboradores analizaron otras “emisiones” de los visitantes al Museo de Arte en Boulder y a una casa para experimentos en Texas, incluyendo desodorantes, alcohol y el aliento de las personas. El problema, enfatizó el investigador, no es “que el sudor se pegue a las paredes”, sino que aún se desconoce qué otros elementos “potencialmente más peligrosos” podrían interactuar con el sudor y, también, adherirse a las paredes antes de ser detectados o limpiados.

En el caso específico del Museo de Arte, durante seis semanas se instaló el equipo en la sala principal para capturar muestras del aire en ese lugar, al tiempo que se hacía lo mismo en otros lugares del edificio y en el sistema de ventilación. Los investigadores descubrieron que ciertos elementos químicos, como el dióxido de carbono y la acetona, subían primero en la sala principal del museo cuando llegaban grupos de visitantes y luego se incrementaban en el resto del edificio, antes de regresar a niveles normales por la circulación del aire. Pero la concentración de otros elementos, como el sudor, subía al llegar las personas, pero no se reducía por la ventilación, lo que llevó a descubrir que el ácido láctico quedaba pegado en las paredes.

“Todas las mediciones en el Museo de Arte de CU mostraron una calidad de aire muy buena. No existen razones para preocuparse”, enfatizó Pagonis y sugirió que, de todos modos, sus investigaciones “serán útiles para mejorar los modelos de aire de interior y para aprender más sobre el impacto de este en la salud humana”.

EFE

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.