Hallan altas concentraciones de cadmio en ostras del Caribe

Hallan altas concentraciones de cadmio en ostras del Caribe

El metal tiene potencial efecto cancerígeno en humanos. Bahía de Cartagena, entre las más afectadas.

Cadmio en ostras del Caribe

Los muestreos se hicieron en manglares de Cartagena y Santa Marta.

Foto:

Cortesía Ángela Moncaleano

Por: Emanuel Enciso Camacho
14 de octubre 2019 , 01:02 a.m.

La presencia de metales pesados como el mercurio y el cadmio, y de rastros de sustancias químicas provenientes de plaguicidas, son, entre otras, las principales causas de contaminación de nuestro mar Caribe y una muestra más de los efectos negativos que tienen las actividades humanas en los recursos hídricos.

Como parte de su tesis de grado del Doctorado Interinstitucional en Ciencias Marinas, ofertado por Utadeo, y bajo la dirección del profesor Michael Ahrens, la investigadora Ángela Moncaleano analizó la presencia en ostras de los metales pesados cadmio y plomo y de los plaguicidas Clorpirifos e Imidacloprid, ambos usados en la industria agrícola. Lo hizo a partir de tres muestreos en dos puntos de Santa Marta (Taganga y la Marina de la ciudad) y tres en Cartagena (dos en la bahía y uno en isla Barú).

Si bien estudiar la respuesta biológica que tiene un organismo ante un contaminante (biomarcador) ha sido explorado de diferentes maneras en el área de la toxicología, la investigación de Moncaleano es novedosa en nuestro país, pues se centró en los efectos directos que estas sustancias tienen en las ostras, organismos que son de gran interés comercial para el consumo humano y la extracción de perlas, mientras que, a nivel ecosistémico, se los considera los ‘riñones’ de los mares, pues se encargan de filtrar y de depurar, lo que las lleva a acumular en sus tejidos gran parte de los contaminantes.

Lea también: Caribe de Panamá y Colombia, plagado de microplásticos según expertos

Metales pesados

Análisis de laboratorio de contaminantes en ostras, a partir de sustancias como las metalotioneínas.

Foto:

Cortesía Ángela Moncaleano

Para este estudio se analizaron las metalotioneínas, proteínas encargadas de la eliminación de los metales pesados, y la enzima acetilcolinesterasa, que se inhibe o neutraliza con la presencia de plaguicidas, situación que, en el caso de los insectos, los paraliza hasta causar su muerte. En el primer caso, si el biomarcador se encuentra por encima de los niveles normales, este resultado se asocia a intoxicación por metales, mientras que, en el segundo, niveles muy bajos indican una alta concentración de químicos en el organismo.

Los muestreos realizados por Moncaleano arrojaron que los plaguicidas están por debajo de los límites de detección, lo cual no significa que las sustancias químicas no estén presentes, sino que no es medible por los instrumentos; también se halló zinc, mercurio, plomo y estaño en los niveles permitidos a nivel internacional. Sin embargo, la mayor preocupación se dio con el cadmio, el cual se encontró con niveles por encima de la tasa permitida a nivel mundial y de acuerdo con la legislación colombiana, que es de un miligramo por kilogramo de peso. La mayor presencia de contaminantes se dio en la bahía de Cartagena, debido a la convergencia de diferentes actividades humanas, que van desde los plaguicidas que llegan del canal del Dique y de la cuenca del río Magdalena, así como de los residuos orgánicos y desechos industriales provenientes de las ciudades.

“La contaminación fue muy distinta en los diferentes puntos de muestreo. Sin embargo, nos lleva a pensar que en el Caribe colombiano no se encuentran sitios prístinos o sin contaminación”, comenta la investigadora.

De esta manera, el cadmio, al ser un metal no esencial, es difícil de asimilar y eliminar por parte de los organismos. Su acumulación y constante exposición, según la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), puede generar diferentes tipos de esa enfermedad, y en el caso de los organismos marinos, hasta ahora se sabe que tiene un alto nivel de toxicidad en peces, bivalvos y aves.

Nos lleva a pensar que en el Caribe colombiano no se encuentran sitios prístinos o sin contaminación

Sobre su origen, este metal pesado es producto de diferentes procesos industriales que carecen de los controles necesarios, como la mala disposición de pilas y baterías, pues el cadmio, utilizado en su fabricación, llega a las fuentes hídricas por intermedio de los lixiviados que se desprenden de las basuras y residuos industriales.

Aunque el muestreo se llevó a cabo en las costas, los metales pesados y plaguicidas pueden llegar a mar abierto, de forma diluida, no solo a través de las corrientes sino de las redes tróficas, de tal forma que algunos estudios han evidenciado altos niveles de estos componentes en ballenas, atunes y marlines.

EMANUEL ENCISO CAMACHO
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.