La pareja que recorre el mundo contando la física

La pareja que recorre el mundo contando la física

Una española y un argentino fundaron un proyecto con el que, viajando, hacen divulgación científica.

Ana Isabel Salvador y Ángel Rivas

Ana y Ángel durante su paso por Tafí del Valle, en Tucumán (Argentina).

Foto:

Cortesía Acoge a un científico

Por: Nicolás Bustamante Hernández
01 de mayo 2019 , 09:00 p.m.

Ana Isabel Salvador y Ángel Rivas se conocieron cuando ambos estudiaban física en la Universidad Autónoma de Madrid (España), y el amor por la ciencia los unió. Ella, española, y él, argentino viviendo en Europa desde los once años. Al finalizar el pregrado, mientras ella continuó con una maestría en Física Teórica y con un doctorado en Cosmología en el Instituto de Física Teórica, él empezó a trabajar como desarrollador de ‘software’.

Durante su doctorado, Ana participó en la colaboración internacional del Dark Energy Survey, que tiene como objetivo descifrar los misterios de la energía oscura. En ese tiempo, hizo un descubrimiento que sería fundamental para el destino de la pareja: “Me di cuenta de que me gustaba más hablar de lo que hacía que hacerlo”, dice.

Fue así como ambos decidieron alejarse de los laboratorios y la academia para emprender una aventura que les permitiera combinar dos de sus pasiones, la física y los viajes. Al principio, lo hicieron a pie, con sus mochilas como único equipaje. Luego, compraron una camioneta Volkswagen Kombi 88, a la que le adaptaron una cama en la parte de atrás; la bautizaron Vera, en honor a la astrónoma estadounidense Vera Rubin, y con ella fundaron su proyecto de divulgación Acoge a un científico, en el cual dictan charlas a cambio de comida, hospedaje y cualquier apoyo en los destinos a los que llegan. También, venden postales, libretas y fichas científicas.

Su periplo los ha llevado por Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador y, finalmente, Colombia. Han sido 20.000 kilómetros y 2.500 litros de gasolina. Hace unas semanas, a su paso por Bogotá —antes de continuar hacia Centroamérica—, Ana y Ángel, ambos de 29 años, inauguraron Charlab, una iniciativa de la facultad de ciencias de la Universidad Nacional, la cual ofrecerá conferencias sobre diferentes temas científicos.

¿Por qué dejar los laboratorios de investigación para dedicarse a la divulgación?

Nos dimos cuenta de que nos gustaba más la educación y de que disfrutábamos más dar clase y llevar la ciencia a todas partes. Dábamos muchas charlas en Madrid, una ciudad donde cualquiera que tenga interés por la ciencia va a tener acceso a ella. Pero te das cuenta de que esto no ocurre en los pequeños pueblos como en León, que es donde yo (Ana) nací. Por eso pensamos que esto era posible y se nos ocurrió mezclarlo con la idea de viajar.

¿De qué hablan en sus charlas?

Damos una visión global de la física y la cosmología, planteando un viaje por el espacio y el tiempo, en el que nos vamos alejando de la Tierra para ver lo que es una estrella, una galaxia, cómo se distribuyen las galaxias en el universo y, también, plantemos un recorrido desde el ‘big bang’ hasta nuestros días. Hablamos de las grandes incógnitas en cosmología, como la materia y la energía oscura. Al final, hablamos de las mujeres en la ciencia.

¿A quién van dirigidas sus charlas?

Hemos hablado con niños de cuatro y cinco años, que son el público más exigente, porque a veces no sabemos qué hacer. Es todo un desafío. Hablamos con primaria, secundaria, el público en general y con universitarios más especializados. Pero, sin duda, los más difíciles son los más pequeños.

¿Cuáles son las preguntas más comunes que les hacen?

Depende del público. Los niños de primaria quieren explotarlo todo: qué pasaría si la Tierra explota o si la Luna explota. También, quieren saber de todo ‘lo más’: cuál es la estrella más grande o la más lejana. Igualmente, nos preguntan mucho sobre agujeros negros, sobre vida extraterrestre.

¿Y ustedes qué responden?

Que no tenemos evidencia científica de que hayan llegado extraterrestres a la Tierra, porque todo el mundo habla de ovnis y de sus amigos o familiares que vieron cosas. Luego, les decimos que sí, que puede existir vida extraterrestre y que la estamos buscando, por ejemplo, con el telescopio Kepler, dedicado a buscar exoplanetas.

Si el viaje va a ser por carretera, lo mejor es que el carro sea lo más mecánico posible. Además, todo mecánico sabe echarle mano a los vehículos sencillos

¿Qué es lo más raro que les ha pasado en su viaje?

Cuando estábamos en Perú tuvimos un incendio en la kombi mientras intentábamos repararla. También, nos ha sorprendido la gente que nos deja su casa y se va para otro lado mientras nosotros estamos ahí. Cuando llegamos a Paraguay, conocimos a una persona que nos dijo que íbamos a dormir en la casa de su mamá. Era una mansión, con una tele que ocupaba toda la pared, sauna, piscina, cancha de básquet. En Ushuaia, un hombre que nos contactó había estado muy intenso haciéndonos preguntas y pidiéndonos muchos datos sin darnos ninguno. Cuando llegamos al aeropuerto, él nos estaba esperando. Resultó ser un profesor que quería que fuéramos a su escuela y fue alguien encantador.

¿Con qué dificultades se han encontrado?

Por nuestro desconocimiento, la mecánica del carro. Lo más difícil es estar lejos de la familia y los amigos en ocasiones especiales. Una amiga nuestra tuvo un hijo que aún no conocemos. Ese tipo de cosas. Por eso, tenemos planeado volver en agosto a España, porque necesitamos visitar a nuestra familia y hacer papeleos.

¿Qué ha sido lo más gratificante de esta aventura?

Ver cómo la gente se interesa por el proyecto y se interesa por la ciencia. Otra de las mejores cosas del viaje es cuando la gente nos acoge en sus casas y nos trata como de la familia.

Ustedes han podido tener una visión única de la ciencia en América Latina. ¿Qué opinan de ella?

En general, la cultura científica se centra en las grandes ciudades. Acá, en Colombia, hemos contactado con redes de astronomía que están bastante distribuidas en el país. Creemos que acá hay un gran trabajo de divulgación, sobre todo de la astronomía. Mucha gente sabe de ciencia gracias a internet y a herramientas como YouTube, que tiene canales de calidad y los cuales llegan a miles de personas.

¿Cuál es su consejo para quienes quieren viajar por carretera?

No pensarlo mucho y salir. Lo mejor es que el carro sea lo más mecánico posible. Hemos conocido viajeros con vehículos muy electrónicos que tienen muchos problemas para conseguir los repuestos. Además, todo mecánico sabe echarle mano a los vehículos sencillos. Hemos conocido todo tipo de personas viajando: solteros, casados, con hijos, solos, acompañados. Es una comunidad muy grande que se apoya bastante a través de grupos de WhatsApp y con otras herramientas. Otro consejo es no parquearse en cualquier sitio, por eso hay aplicaciones como iOverlander, en donde la gente va comentando acerca de conocer recomendaciones de lugares.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
Redacción Ciencia

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.