Jill Tarter, la mujer que inspiró 'Contacto', de Carl Sagan

Jill Tarter, la mujer que inspiró 'Contacto', de Carl Sagan

Es una de las figuras más representativas en la búsqueda de vida extraterrestre inteligente.

Jill Tarter

Jill Tarter durante el festival Srtarmus.

Foto:

Thor Nielsen / NTNU

Por: Nicolás Bustamante Hernández
07 de mayo 2020 , 01:02 p.m.

Hablar de la búsqueda de inteligencia extraterrestre (Seti, por sus siglas en inglés) es hablar de Jill Tarter. Esta astrónoma estadounidense es considerada una de las pioneras de este proyecto que se encarga de rastrear señales de radio en el Universo que podrían significar indicios de civilizaciones más allá de la Tierra.

Tras graduarse de ingeniería física de la Universidad de Cornell, y de obtener una maestría y un doctorado en astronomía de la de California en Berkeley, Tarter fue cofundadora, en 1984, del Instituto Seti. Esa entidad es el resultado del proyecto Cíclope, uno de los primeros esfuerzos de la Nasa por resolver la pregunta de si estamos solos en el Universo.

Entre sus propuestas estaba construir un gran radiotelescopio con antenas ubicadas, incluso, en el lado lejano de la Luna para escuchar señales provenientes de posibles civilizaciones alienígenas.

“Antes solíamos preguntarles a los curas y a los filósofos sobre cómo sería la vida más allá de la Tierra. Ahora tendríamos herramientas tecnológicas, como los radiotelescopios y computadores, que nos permitirían a los científicos e ingenieros tratar de descifrarlo a través de la exploración y no de las creencias”, le dijo Tarter a EL TIEMPO en la más reciente reunión de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés), que tuvo lugar en Seattle (Washington), en febrero pasado.

Tarter dirigió el instituto Seti hasta 2012. Ganadora de innumerables premios por su compromiso con la ciencia, su trabajo logró reconocimiento mundial cuando Carl Sagan –quien fue su gran amigo y compañero en la junta del Instituto Seti– se basó en ella para crear al personaje de Ellie Arroway, la astrónoma protagonista de la novela y posterior película Contacto, de 1997,

¿Cómo fue trabajar con Carl Sagan?

Fue una experiencia realmente fantástica, y también frustrante, porque hacia el final de su vida, cuando tuvo varias enfermedades graves, él se volvió algo así como el ‘rey Carl’, y no tenía paciencia con quienes no hicieran las cosas para él lo suficientemente rápido. Eso no me gustaba, me parecía egoísta; sin embargo, admiro que siempre tuvo su cerebro y su intelecto encendido.

¿Cómo llegó él a inspirarse en usted para el personaje de Ellie Arroway?

Carl era un colega, y estaba en la junta del Instituto, así que sabía muy bien cómo hacíamos Seti. Francis Ford Coppola contrató a Carl Sagan para que escribiera el guión de una serie de televisión, protagonizada por una mujer, sobre búsqueda de inteligencia extraterrestre. Así fue como Carl empezó a escribir la historia a partir de lo que conocía. Finalmente, Ford Coppola se fue a hacer Apocalypse now y nunca le pagó a Carl por el guión. Carl decidió convertir el guión en un libro, que después inspiró la película.

¿Cuál es su opinión acerca del libro y de la película?

Son fantásticos. Carl hizo un gran trabajo; lo único que me decepciona es que cuando Robert Zemekis, su director, hizo la película, cambió el final para que esta pudiera tener una secuela. Han pasado 30 años y esta aún no llega. Alguien me dijo que Ann Druyan, la viuda de Carl, está trabajando en la secuela, y creo que eso sería maravilloso.

El concepto de Seti se está reevaluando, y ahora los astrónomos hablan de buscar tecnomarcadores. ¿Qué quiere decir esto?

Históricamente, Seti ha consistido en buscar señales en el espectro electromagnético, tanto en ondas de radio, como ópticas. Ahora, con los nuevos telescopios que están siendo desarrollados, la idea es intentar reconocer signos de tecnología en los miles de exoplanetas que se han descubierto.

¿Cuáles podrían ser indicios claros de tecnología extraterrestre?

Podrían ser enormes espejos orbitales que protejan el clima de esos planetas, o colectores solares que acumulen la energía alrededor de todo el sistema para dirigirla a los planetas. También podría tratarse de civilizaciones que transformaron el planeta de tal manera que alteraron la distribución de su temperatura para que sea uniforme, no como ocurre en la Tierra, donde hay un gradiente desde el Ecuador hacia los polos. Estas serían maneras de hacer los planetas más benignos con sus habitantes y es algo que solo una civilización inteligente podría lograr.

¿Cómo podría observarse eso desde la Tierra?

Pensemos en un sistema planetario como Trappist-1, donde todos los planetas están muy cerca los unos de los otros. Se podría pensar que los habitantes de uno de ellos transformaron otro planeta para que se parezca a su hogar. Esto podríamos observarlo si identificamos que dos planetas que están a diferentes distancias de la estrella tienen la misma temperatura, cuando debería ser distinta. Eso sería un indicador de tecnología y es lo que estamos buscando.

¿Qué significaría para la humanidad encontrar inteligencia extraterrestre?

Lo cambiaría todo. Con seguridad, cambiaría nuestra percepción sobre nosotros mismos, nos daría una nueva perspectiva sobre quiénes somos y cómo encajamos en el universo. Esto sería muy positivo, porque si vamos a tener un futuro largo, debemos dejar de mirarnos como estadounidenses, colombianos, franceses o lo que sea. Somos terrícolas, somos una especie en un planeta, y tenemos que empezar a actuar con esa visión planetaria. Así podremos tener una mejor manera de resolver los problemas realmente grandes que enfrentamos hoy.

¿Cómo se imagina la inteligencia extraterrestre?

No me la imagino. Para mí, basta con que puedan construir tecnologías que sean detectables a larga distancia, lo cual, probablemente, no sería hecho por microbios. Puede ser algún tipo de vida organizada en colonias. Pero, más allá de eso, no me importa si son hombrecitos verdes o grandes mujeres azules. Una de las mejores cosas de Contacto es que nunca muestran a los aliens, sino que se lo deja a la imaginación del espectador.

¿Alguna vez imaginó que tras más de medio siglo de Seti no encontrarían señales de vida extraterreste?

Absolutamente. Cuando iniciamos en este programa empezamos a entender qué tan inmensamente vasto es el espacio de búsqueda. Si uno quiere descifrar qué tan grande es este espacio, yo propongo la siguiente analogía: imagine todos los océanos de la Tierra; tras 50 años, habíamos buscado solo el equivalente a un vaso de agua. Diez años más tarde, sería más como una piscina pequeña, y ese es un gran avance. A medida que la tecnología avance, ese espacio de búsqueda seguirá creciendo.

¿Cuáles son las principales dificultades para Seti en este momento?

El presupuesto siempre será un problema. Aunque en el pasado estuvimos desfinanciados, ahora contamos con financiamiento para esta década gracias al empresario israelí-ruso Yuri Milner. Esto es bueno, y nos permitirá tener acceso a la siguiente generación de científicos.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
REDACTOR DE CIENCIA
@Nicolasb23
nicbus@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.