El invento que le cambió la vida a Newton / Opinión

El invento que le cambió la vida a Newton / Opinión

El reconocido científico logró gran fama gracias a esta herramienta para observar el Universo.

Isaac Newton

Representación artística de Isaac Newton.

Foto:

iStock

Por: SANTIAGO VARGAS
23 de diciembre 2019 , 06:30 p.m.

Cuando nos aproximamos a los últimos días del año, muchos apasionados por la ciencia recuerdan el legado de uno de los más grandes científicos de la historia.


El gran Isaac Newton nació el 25 de diciembre del año 1642 en Inglaterra, y dos décadas más tarde ya profundizaba sobre el trabajo de importantes personajes como Galileo y se codeaba con reconocidos profesores de la Universidad de Cambridge, como su tocayo Isaac Barrow.

Barrow era un reconocido matemático que había sido elegido en 1663 primer profesor Lucasiano de matemáticas en esta reconocida institución -prestigioso cargo académico que desde entonces han ocupado científicos tan destacados como el propio Newton o más recientemente el mediático Stephen Hawking-.

Newton era un joven veinteañero con muchas inquietudes en torno a la óptica, las matemáticas y la astronomía, y rápidamente comenzó a mostrarles a los que lo rodeaban todo su potencial para revolucionar la ciencia.

A sus escasos 25 años fabricó un telescopio reflector (que usa espejos), el primero de este tipo que se construía satisfactoriamente. Su invento no era una simple ocurrencia, y respondía a sus arduos intentos por entender las propiedades de la luz blanca.

El instrumento usado entonces para observar el cielo usaba lentes era el llamado telescopio refractor, que había popularizado Galileo y con el cual había descubierto cosas tan fascinantes como los cráteres de la Luna.

El problema era que tales lentes generaban imágenes alteradas, al distorsionar los colores en el objeto observado, lo que se conoce como aberración cromática.

Para entonces, Newton había experimentado con prismas y sospechaba que era el cristal, el mismo usado para las lentes, el responsable de separar los colores que estaban contenidos en la luz blanca y alterar la imagen a través del telescopio.

Mientras que muchos pensaban que tales colores eran producidos mágicamente por el prisma, Newton proponía que la luz blanca era, de hecho, la unión de todos ellos. Si tenía razón, un telescopio que usara espejos, en vez de lentes, no debería generar la tal aberración cromática.

Y para sorpresa de muchos, esto fue justo lo que consiguió al fabricar y probar su telescopio reflector, cuya idea había sido planteada años atrás por otros, incluido el propio Galileo, pero sin llegar a su exitosa fabricación.

El primer telescopio newtoniano, construido enteramente por el genio inglés, tenía un espejo de 33 milímetros de diámetro hecho de una aleación de estaño y cobre.

Newton envió su nuevo telescopio a la Real Sociedad de Londres, la sociedad científica más importante de la época, generando gran interés.

En 1672 es admitido como miembro de la sociedad, y catapultado a la fama, fortalecida con sus incontables aportes a la física. Newton es el miembro más reconocido de la Real Sociedad, y ejerció como su presidente desde 1702 hasta su muerte en 1727.

SANTIAGO VARGAS
Ph.D. en Astrofísica Observatorio Astronómico de La Universidad Nacional


Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.