El gran cráter que se esconde bajo Groenlandia

El gran cráter que se esconde bajo Groenlandia

Investigadores emplearon un sistema de radares para identificar el orificio oculto bajo el hielo.

Cráter en Groenlandia

El cráter que dejó un enorme meteorito de hierro en Groenlandia hace miles de años es del tamaño de París.

Foto:

John Sonntag - Nasa / AFP

Por: Europa Press
18 de noviembre 2018 , 11:31 p.m.

Una investigación sobre hielo en Groenlandia ha descubierto evidencia que sugiere el impacto de un asteroide de hierro de un kilómetro de ancho contra esa isla, tal vez hace tan solo 12.000 años.El cráter resultante de la colisión, de 30 kilómetros de ancho, ha permanecido oculto por ahora bajo una capa de hielo de 800 metros de espesor.

Recientemente fue expuesto por un sistema de radar de banda ultraancha desarrollado en el Centro para la Detección Remota de Plataformas de Hielo (CReSIS), con sede en la Universidad de Kansas (KU), en Estados Unidos. Las características del cráter, fruto del impacto debajo del glaciar Hiawatha en el remoto noroeste de Groenlandia, se detallan en un artículo publicado en ‘Science Advances’.

Se identificó con datos recopilados entre 1997 y 2014 por KU para el Programa de la Nasa para la Evaluación del Clima en el Ártico Regional y la operación IceBridge, y se complementó con más datos recopilados en mayo de 2016 utilizando el radar de sonda multicanal coherente de profundidad (MCoRDS), desarrollado en KU.

“Hemos recopilado una gran cantidad de datos de sondeo de radar en las últimas dos décadas, y los glaciólogos reunieron esta información para producir mapas de cómo es Groenlandia debajo del hielo”, afirma el coautor John Paden, profesor asociado de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación en KU y científico asociado en CReSIS.

“Investigadores daneses estaban mirando el mapa y vieron esta gran depresión, similar a un cráter, debajo de la capa de hielo y observaron imágenes satelitales, y, como el cráter está en el borde de la capa de hielo, también se puede ver un patrón circular allí. Sobre la base de este descubrimiento, en mayo de 2016 se realizó un estudio detallado del radar utilizando un nuevo radar de última generación diseñado y construido por KU para el Alfred Wegener Institute, en Alemania”, añade.

Paden, quien ayudó a desarrollar el ‘software’ de procesamiento de señales de radar MCoRDS, participó en vuelos de baja altitud en un patrón de cuadrícula sobre el cráter de impacto para detallar sus dimensiones.

“Se puede ver la estructura redondeada en el borde de la capa de hielo, especialmente cuando se vuela lo suficientemente alto –apunta–. En su mayor parte, el cráter no se ve por la ventana del avión. Al usar imágenes satelitales tomadas con un ángulo de sol bajo que acentúa las colinas y los valles en el terreno de la capa de hielo, realmente se puede ver el círculo de todo el cráter en estas imágenes”.

Para confirmar los hallazgos del satélite y el radar, el equipo de investigación realizó estudios posteriores en tierra del sedimento glaciofluvial del río más grande que drenó el cráter. El trabajo mostró la presencia de “cuarzo impactado y otros granos relacionados con el impacto”, como vidrio. El equipo de investigación cree que estas rocas y granos vítreos probablemente se producen a partir de la fusión por impacto de los granos en la roca madre metasedimentaria.

Determinar fecha del impacto

El trabajo sigue para determinar con más precisión el momento del impacto del asteroide en Groenlandia. Los autores dicen que hay evidencia que sugiere que el cráter de impacto Hiawatha se formó durante el Pleistoceno, ya que esta edad es más consistente con las inferencias de los datos actualmente disponibles. Sin embargo, incluso este amplio rango en el tiempo sigue siendo “incierto”. Al suroeste del cráter, el equipo ha encontrado una región rica en posibles escombros expulsados por el impacto, lo que podría ayudar a reducir el intervalo de fechas.

“Habría proyectado escombros en la atmósfera que afectarían el clima y el potencial de derretir mucho hielo, por lo que podría haber un flujo repentino de agua dulce en el estrecho de Nares, entre Canadá y Groenlandia, que hubiera afectado el flujo oceánico en esa región entera –argumenta Paden–. La evidencia indica que el impacto probablemente ocurrió después de que se formó la capa de hielo de Groenlandia, pero el equipo de investigación aún está trabajando en la fecha precisa”.

De acuerdo con el geólogo planetario David Tovar, el descubrimiento del cráter en Groenlandia evidencia que existen varias regiones del planeta que aún pueden preservar evidencias de cráteres de impacto. “Muchas veces, estas estructuras no son tenidas en cuenta por los geólogos debido al desconocimiento que se tiene en cuanto a sus procesos de formación y sobre el tipo de material que los impactos de asteroides dejan en los diferentes tipos de roca”, dice el experto.

“De igual manera –continúa– se evidencia que el trabajo correspondiente a la adquisición de datos de sensoramiento remoto (imágenes satelitales, fotografías aéreas, geofísica) es de gran ayuda cuando se quieren estudiar estructuras de impacto que están cubiertas bajo algún tipo de material; en este caso particular, hielo”.

Tovar señala que este trabajo debe ser complementado con visitas de campo en las que los científicos con conocimientos en geología planetaria deben recolectar evidencias en muestras de mano, “es decir, muestras de rocas con estructuras típicas producidas por impactos, las cuales serán posteriormente analizadas en laboratorio, con el objetivo último de amalgamar evidencias claves a diferentes escalas: mega, macro y microscópicas. Un trabajo que tarda años y no debe hacerse a la ligera”.

EUROPA PRESS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.