Células madre: el inusual y exitoso método para tratar a los caballos

Células madre: el inusual y exitoso método para tratar a los caballos

Ejército usa células madre de médula ósea y grasa para regenerar lesiones de competencias ecuestres.

Yegua Rachael

El Dr. Carlos Guerrero Silva, pionero en este método de tratamiento en animales, se ve aquí agachado, examinando la pata de la yegua Rachael.

Foto:

Esume

Por: Ángela Posada-Swafford
01 de noviembre 2020 , 11:00 p. m.

“Doctor, ¿esto funcionaría en caballos?” fue la pregunta que el coronel del Ejército David Rodríguez le hizo hace un año, en Bogotá, al médico ortopedista Carlos Guerrero Silva, tras someterse a la exitosa terapia con células madre de una fascitis plantar crónica que había sido rebelde a una larga serie de tratamientos.

“Yo de caballos no tengo ni idea”, contestó el sorprendido fundador de la clínica de medicina regenerativa Stemwell. A lo que Rodríguez, quien es director de la Escuela de Unidades Montadas y Equitación del Ejército Nacional, repuso: “¿Por qué no iniciamos un proyecto científico con todo mi equipo veterinario?”.

(Lea también: ‘Tarántula con alas’, el extraño animal que causa asombro (y susto)).

Si el público en Colombia apenas se está despertando ante la posibilidad de tratar ciertas dolencias con células madre en pacientes humanos, la idea de hacer lo mismo en caballos es francamente exótica.

Pero lo cierto es que, en los últimos ocho meses, los veterinarios de la Escuela y el Dr. Guerrero Silva han tratado 21 caballos de alto rendimiento deportivo (16 del Ejército y cinco de dueños privados) que estuvieron “desahuciados” para esa actividad. Desde entonces, 15 de ellos se han recuperado totalmente, regresando a sus vidas previas dentro y fuera del picadero.

Es la primera vez en Colombia que se intenta el uso de las células madre mesenquimales para regenerar lesiones en caballos de competencias ecuestres. Las mesenquimales son células distintas de las controvertidas células embrionarias porque no provienen de un feto, sino que se sacan de la médula ósea o la grasa de un donante adulto.

(De su interés: La importancia de educar sobre el cuidado animal).

No obstante, igual que las embrionarias, también tienen la capacidad de transformarse en cualquier tipo de tejido que se les ordene. “Estamos próximos a publicar los resultados del estudio en la revista de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional”, dice el coronel Rodríguez.

Por competencias ecuestres se entiende salto, polo, enduro, adiestramiento y, en general, concursos completos de equitación: todas esas disciplinas que le exigen al caballo una ardua mezcla de coordinación, rapidez, energía y estrés en diferentes partes del cuerpo, como son los extremadamente delicados ligamentos y tendones de las patas y las articulaciones.

En el caso de los caballos de salto, por ejemplo, el problema además puede llegar a ser el cuarto trasero, esos músculos que impulsan al animal cuando va a saltar un obstáculo; en el polo, es ese constante frenar y voltear, como les sucede a los tenistas humanos. Y en el enduro, el difícil deporte 'cross-country' de la equitación, el problema es la velocidad con que el caballo aborda los abruptos desniveles del terreno natural.

La última esperanza

“En la clínica veterinaria de la Escuela, que es una de las mejores dotadas del país en materia de recuperación deportiva equina, lo habíamos probado todo para rehabilitar a algunos de nuestros caballos estrella”, dice Rodríguez. “Allá es mejor ser caballo que jinete”, bromea. Pero, aun así, los animales no respondían.

(Le recomendamos: Todo lo que debe saber a la hora de adoptar mascota).

“Les pusimos infiltraciones con ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas y factores de crecimiento”, explica el coronel Luis Mena, director de reproducción y veterinaria del Ejército. “Los sometimos a tratamientos en piscina, con ondas de choque, láser, magnetoterapias y lámparas ultravioleta, sin resultados”.

Fue cuando decidieron iniciar el tratamiento de las células madre mesenquimales, escogiendo como donantes a potros jóvenes del Ejército en perfecto estado de salud. No porque no fuera posible sacar las células madre de los propios caballos pacientes, sino para evitarles cualquier malestar a estos delicados animales, que además tienen mucha memoria del dolor.

Yegua Hanna

La yegua Hanna regresa al salto tras curarse con células madre de una lesión en la pata derecha.

Foto:

Esume

Así funciona la célula

El proceso completo de extracción y preparación de las células y su aplicación al paciente toma apenas un día, según lo describe a grandes rasgos el Dr. Guerrero, egresado de la Universidad Javeriana con especialidad en ortopedia y doctorado en células madre de la Universidad de Cambridge.

“A las 7 a. m., el equipo del coronel Mena toma muestras de sangre a los caballos receptores en la Escuela de Caballería. A las 8, se pasa a los donantes para la extracción de las células madre ya sea de grasa, proveniente de las hembras, o de médula ósea, proveniente de los machos”, explica el doctor.

(Además: Las razas de perros más raras y desconocidas del mundo).

“Los caballos están sedados con un tranquilizante, pero despiertos. Aquí aclaro que cuando se habla de médula ósea no es necesariamente de la columna vertebral, sino el tuétano de cualquier hueso. Eso va al laboratorio de Stemwell, donde se hace todo el proceso de activación, el cual dura unas seis horas. La muestra, tal como llega del caballo, viene combinada con una cantidad de otras células que no nos interesan, por lo que la ponemos en una centrífuga que separa las células madre versus todo lo demás” explica.

Ahora se tienen las células madre, pero aún están indiferenciadas. Todavía son algo así como el comodín de las barajas de naipes. Entonces, dependiendo de para qué tejidos se quieran usar, se bañan con distintas enzimas, se meten en una incubadora para calentarlas a la temperatura corporal y se pasan por un láser de baja frecuencia que las ‘despierta’.

“Finalmente las mezclamos con factores de crecimiento y las llevamos a la Escuela para aplicarlas a través de una inyección, directamente en el área afectada del paciente”, señala Guerrero.

La recuperación es gradual, dice el veterinario Mena, porque hay que darles a las células tiempo de regenerarse, y a veces hay que repetir las inyecciones. “Si el caballo tiene inflamación o dolor muy fuertes, la mejoría empieza a verse como a los cinco días. Hemos tratado caballos con patologías crónicas, que ya vienen de meses de dolor, y en ellos los resultados óptimos se ven entre los tres y seis meses”, complementa Mena.

(Le puede interesar: El Ártico se derrite y estas serán las consecuencias para el mundo).

El veterinario explica que también han tenido “un par de caballos con problemas degenerativos que han perdido masa muscular. A ellos les colocamos células madre por vía intravenosa. Eso les aumenta la energía y les mejora el sistema inmunológico”.

Pregunto dos cosas: ¿esto se considera doping? Me responden que no. Y ¿existe el peligro de que el organismo del caballo rechace las células del otro? Dice el Dr. Guerrero Silva: “No puede haber rechazo porque las células madre son indeterminadas, no han estado en contacto con ningún alergeno. Nunca han estado allá afuera. No tienen antígenos ni anticuerpos, entonces no tienen posibilidad de reaccionar”.

Pero para que el método funcione, añade, las células deben aplicarse en el punto exacto de la lesión, en las cantidades correctas. Y para esto, la clave es el buen diagnóstico. “A lo que queremos llegar es a entregar una información adecuada, verídica, demostrable”, añade Guerrero. “Porque hay mucho mito alrededor de las células madre. En este momento trabajamos en desarrollar las de cordón umbilical, tal como se hace en humanos. Así, ni siquiera tenemos que sacar las células madre del caballo donante”.

Champeta regresa

Uno de los casos de éxito de los caballos particulares es el de la yegua Champeta, de Martín Bleier, dueño del criadero Muy Mia Polo en Subachoque, que importa genes de Argentina para criar caballos de polo campeones.

“La Champeta tenía un dolor en el lomo, y yo quise probar las células madre, así que la llevé a la Escuela de Caballería del Ejército, donde estuvo cinco días, al cabo de los cuales el resultado fue evidente. Después de mes y medio de descanso en la finca siguiendo las instrucciones de los veterinarios, ella se recuperó al punto de que me la compraron para Ecuador, y está allá, en concursos de polo”.

(Puede leer: Los 50 bancos que financian la destrucción de la biodiversidad).

Según César Parra, un equitador y entrenador colombiano del equipo olímpico estadounidense de adiestramiento que se ha llevado medallas de oro y plata en los Juegos Panamericanos, “aunque las células madre son una de las mejores terapias hoy en día, es importante entender que el éxito depende de cómo se escoja al caballo candidato. Aquí las células se compran provenientes de la pulpa dental de fetos de caballo, y en general el éxito está entre un 75 a 80 por ciento. Felicito al Ejército por estar a la vanguardia en este tema de la veterinaria”.

Y todo por culpa de los pies del coronel Rodríguez. Para él, quien además es líder del proyecto del Caballo de Guerra Colombiano, que junto con la U. Nacional busca crear una raza que se adapte a las condiciones y necesidades del país, de lo que se trata es de aliviar a cuantos de estos majestuosos animales se pueda. “Después de todo, este es un país de caballos”, concluye.

ÁNGELA POSADA-SWAFFORD*
Para EL TIEMPO
* Corresponsal sénior de Ciencia

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.