'No podremos mudarnos a otro lugar si destruimos la Tierra'

'No podremos mudarnos a otro lugar si destruimos la Tierra'

La astrofísica argentina Cecilia Garraffo participará en el Festival Astronómico de Villa de Leyva.

Cecilia Garraffo

Cecilia Garraffo, astrofísica argentina e investigadora del Instituto de Ciencias de Computación Aplicada de Harvard, es la invitada al Festival Astronómico de Villa de Leyva.

Foto:

Archivo particular

Por: Nicolás Bustamante Hernández
26 de enero 2020 , 11:25 p.m.

Entre el 31 de enero y el 2 de febrero se llevará a cabo la edición número 22 del Festival Astronómico de Villa de Leyva, uno de los eventos para la divulgación de esta ciencia más importantes del país y de la región.

Como ya es habitual, además de los tradicionales talleres, conferencias con expertos y de las esperadas jornadas de observación del cielo,  la organización -a cargo de la Asociación de Astronomía de Colombia, Asasac- ofrecerá una charla con una científica internacional.

En este caso se trata de Cecilia Garraffo, astrofísica argentina quien ha dedicado buena parte de su investigación a descifrar cómo evolucionan las estrellas, sus campos magnéticos y sus movimientos. Asimismo, Garraffo investiga cómo estos factores influyen en los planetas que giran en torno a esas estrellas. Al final, el objetivo es entender cómo esos vecindarios estelares lejanos se comparan con el nuestro y si es posible que exista vida en ellos.

Garraffo nació y creció en Buenos Aires, la capital de su país. Primero estudió actuario (una carrera relacionada con las matemáticas financieras), pero su amor por la astronomía la llevó a abandonarla cuando iba en el cuarto año, para dedicarse a los estudios del cosmos, en la Universidad de la Plata. Posteriormente, hizo su doctorado en física teórica en la Universidad de Buenos Aires. A partir de entonces ha investigado en temas como la relatividad general y la gravedad.

(Lea también: Entrevista con Norm Thagard, el primer cosmonauta estadounidense)

Luego de varias estancias posdoctorales, en la actualidad es investigadora del
Instituto de Ciencias de Computación Aplicada de Harvard, donde utiliza técnicas de aprendizaje de máquinas e inteligencia artificial para procesar enormes cantidades de datos que de otra manera sería imposible.

¿Es posible hacer un paralelo entre la evolución de las estrellas y la evolución de la vida o de los humanos?

La evolución de las estrellas está sorprendentemente bien determinada por sus condiciones iniciales. No sé si ese es el caso de las personas, porque aún es un interrogante cuánto de nosotros está determinado por nuestra genética. En las estrellas que podemos observar, si sabemos con cuánta masa nacieron y su contenido de metales (metalicidad) sabremos de manera increíblemente precisa su información desde que nace hasta que muere. La teoría de la evolución estelar es magnífica y necesita muy pocos ingredientes para predecir muchas cosas. Si sabemos la edad de una estrella, su masa inicial y metalicidad, lo cual es muy difícil, sabemos qué está pasando con la estrella. Un ejemplo es Betelgeuse (una estrella de la costelación de Orión), que ahora está en todos lados en la prensa porque está perdiendo su brillo y creemos que puede explotar en cualquier momento.

¿En qué se parecen esos lejanos sistemas al nuestro, que es el que mejor conocemos?

Muchos se parecen bastante, y eso es lo que estamos tratando de entender mejor, enfocándonos en las estrellas. Hemos visto muchas estrellas como el Sol y otras muy distintas. Estrellas como el Sol, con planetas como la Tierra, debe haber un montón, pero nuestra principal limitación es nuestra capacidad de detectarlas. La mayoría de detecciones son de planetas alrededor de estrellas menos masivas que el Sol, conocidas como enanas rojas. Allí, los efectos de los planetas sobre la estrella son más grandes. También es más probable encontrar planetas en la zona de habitabilidad de la estrella, que es donde la temperatura, de entre cero y cien grados centígrados, permite la presencia de agua líquida.

El problema, es que esos planetas están muy cerca de sus estrellas, por lo que se ven afectados en mayor medida por el campo magnético de esta y por sus vientos estelares. Esto implica que los planetas puedan perder su atmósfera, disminuyendo las posibilidades de que alberguen vida.

Lo más interesante que podría pasar con Betelgeuse (una estrella que está perdiendo su brillo) es que explote. Así sabremos que podemos confirmar nuestras predicciones

¿De qué manera las estrellas influyen en sus planetas?

De muchas maneras. Las más evidentes las vivimos todos los días: tenemos una órbita alrededor del Sol generada por su gravedad, y sentimos su temperatura y radiación. Pero hay otras cuestiones, como el viento solar, que recibimos en forma de partículas energéticas. La Tierra las frena y redirecciona a los polos con su campo magnético. Si estuviéramos más cerca del Sol, con la misma protección, o si perdiéramos nuestra protección, que es nuestro campo magnético, las condiciones serian mas arduas. Se cree que esto último fue lo que pasó con Marte. 

Usted ha investigado sobre el sistema planetario Trappist, uno de los más famosos.  ¿Qué tan cerca estamos de encontrar vida en sistemas como estos?

Es difícil, pero si me preguntas cuán cierto creo que sea que exista vida en otros planetas, no puedo asegurártelo, pero puedo decirte que tampoco tengo dudas. Que podamos detectarla es más difícil, pero ciertamente es un objetivo. Lo que podemos detectar son los biomarcadores, como el oxígeno y el metano, que son posibles indicadores de actividad biológica. La idea es encontrar planetas amigables para la vida tal como la conocemos. 

Mi trabajo busca no solo que estos exoplanetas tengan la temperatura adecuada sino que no se haya vientos estelares tremendos o fulguraciones (expulsiones de plasma y materia desde las estrellas), y una vez que sepamos que los planetas son buenos candidatos habría que intentar observar su atmósfera, que es uno de los objetivos de los próximos telescopios.

¿Seremos capaces algún día de encontrar otro planeta como la Tierra al que podamos mudarnos?

Es muy difícil encontrar a un planeta tan amigable para nosotros como la Tierra. Si miramos al Sistema Solar desde un exoplaneta encontraríamos que dos de nuestros planetas son habitables y que han tenido agua. Uno de ellos es la Tierra, pero esta tiene unas condiciones tan específicas para nuestra vida que, si por ejemplo
la temperatura global sube dos grados, ya quizás no sea compatible con la vida. Es mucho más lo que se necesita para que podamos vivir en algún lugar. Así que no vamos a tener la posibilidad de mudarnos a otro lugar si destruimos la Tierra. Lo más lejos que hemos llegado, que es la Luna, está a 1,2 segundos luz de distancia, y llegar a la estrella más cercana tomaría cuatro años viajando a la velocidad de la luz.

Usted mencionó a Betelgeuse. ¿Qué pasará con esta enigmática estrella?

Lo que esperamos todos, porque sería lo más interesante, es que explote. Pocas cosas son tan satisfactorias como darse cuenta de esa manera que entendemos lo que pasa y que nuestras predicciones pueden ser acertadas: que el fin de la vida de una estrella sí va a ser una explosión es interesante. También podría ser algo mas aburrido como que algún objeto esta tapando su luz. El caso es que esto podría pasara mañana, pasado mañana o en 200 mil años, que en escalas astronómicas es poco.

Sin ser divulgadora activa, ¿por qué considera que son importantes espacios como el festival?

Creo que la divulgación es fundamental en este momento de desinformación que vivimos. La desconexión de la ciencia y la sociedad es muy nociva y peligrosa. El ejemplo menos nocivo que puedo mencionar son los terraplanistas y, el más peligroso, porque genera muertes de niños y niñas es el movimiento antivacunas. Entonces esta difusión imparable de falacias hay que combatirla de algún modo con la divulgación de ciencia. Siento que tengo un compromiso inmenso con devolver a la sociedad todo el conocimiento que me dio, y más con Latinoamérica, que es donde me formé.
Otra de las razones que también me hizo pensar seriamente en ir es el hincapié que hace la organización en el rol de la mujer y la niña en la astronomía.

¿Con qué se encontrarán quienes asistan a su charla?

Hablaré sobre las redes neuronales, que son la herramienta que uso ahora. Hace dos semanas se anunció el descubrimiento de un planeta rocoso en la zona habitable de una estrella. Esta estrella había sido mal clasificada y se creían que era como el Sol, y por lo tanto, los planetas quedaban muy calientes, no estaban en la zona habitable. Al caracterizar bien la estrella descubrimos este planeta tan interesante y habrá que ver si es habitable.

¿Qué papel juegan la inteligencia artificial y las redes neuronales en el estudio de los sistemas planetarios?

Se están volviendo indispensables, porque los nuevos instrumentos astronómicos generan muchísimos datos y es imposible mirarlos uno por uno, lo que nos lleva a perder muchísima información. La mejor manera de atacar estos problemas es con dichas técnicas, que son las que permiten procesar datos rápida y eficientemente, además de librarnos del ruido que hace que no podamos ver señales muy pequeñas y descubrir patrones que a ojo no se pueden encontrar.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
Redactor de ciencia
En Twitter: @NicolasB23

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.