Cerrar
Cerrar
Capturan el "fantasma" de una estrella gigante que explotó hace 11.000 años
supernova Vela

Una vista de lo que queda después de la muerte de una estrella masiva.

Foto:

ESO

Capturan el "fantasma" de una estrella gigante que explotó hace 11.000 años

Una vista de lo que queda después de la muerte de una estrella masiva.
FOTO:

ESO

Se trata del resto de supernova de Vela a unos 800 años luz de distancia de la Tierra.

El Observatorio Austral Europeo (ESO) ha logrado captar en gran detalle el "fantasma" de una estrella gigantesca que estalló hace 11.000 años y de la que sólo quedan tenues estructuras en tonos rosas y anaranjados.

Se trata del resto de supernova de Vela, también conocido como Vela XYZ, situado en la constelación austral del mismo nombre y -a unos 800 años luz de distancia- uno de los más cercanos a la Tierra.

La supernova es la fase final terminal en la que entra una estrella gigante cuando estalla en una explosión cuyas ondas de choque desplazan y comprimen los gases circundantes.

Esto da lugar a estructuras semejantes a una intrincada telaraña, cuyos filamentos resplandecen al ser calentadas las burbujas de gas por la energía liberada, según explica en un comunicado el observatorio con sede en Garching (sur de Alemania).

La parte del "fantasma" de la supernova de Vela que se aprecia en la imagen tiene el volumen de nueve lunas llenas, aunque la nube completa es todavía mayor. En la fotografía se aprecian los filamentos formados por lo que eran las capas más externas de la estrella progenitora, mientras que el remanente de Vela propiamente dicho es una bola ultradensa en la que los protones y los electrones se unen formando neutrones.

Esta imagen muestra una vista espectacular de las nubes naranjas y rosadas que forman lo que queda después de la muerte explosiva de una estrella masiva: el remanente de la supernova Vela.

Foto:

ESO

Dicha estrella de neutrones es un púlsar -una estrella pulsante- que gira sobre su eje a una velocidad de más de diez veces por segundo y que queda fuera de la imagen difundida por el ESO, concretamente sobre el margen superior izquierdo.

La fotografía, con una resolución de 554 millones de píxels, fue captada gracias al gran telescopio VLT (Very Large Telescope) instalado en el emplazamiento de Paranal, en Chile.

Se trata de un mosaico de instantáneas tomadas por una cámara de amplio campo OmegaCAM, que puede capturar imágenes a través de varios filtros que dejan pasar luz de diferentes colores.

En este caso, se emplearon cuatro filtros diferentes, representados por una combinación de los colores magenta, azul, verde y rojo.

EFE

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.