¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Ciencia

¿El café dejaría de existir? Estas son las amenazas que lo pondrían en jaque

El gremio del sector plantea que se ahorre para épocas de vacas flacas.

El gremio del sector plantea que se ahorre para épocas de vacas flacas.

Foto:Héctor Fabio Zamora. Archivo EL TIEMPO

La producción de café podría verse afectada por amenazas climáticas en países como Colombia.

Empezar el día con una taza de café es un ritual para muchas personas. Una costumbre que podría estar amenazada por cuenta del cambio climático.
Así lo sugiere un estudio realizado por investigadores del CSIRO Oceans and Atmosphere (una de las unidades de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth apoyada por el Gobierno de Australia) en el que se evaluaron los retos que representaría que se produzcan con más frecuencia eventos climáticos que afecten a los principales productores de café en el mundo al mismo tiempo.
Para comprender cómo fenómenos climáticos a gran escala -como El Niño o La Niña- generarían la pérdida simultánea de cosechas de café en varios países, los investigadores realizaron un análisis de las amenazas climáticas y de los fenómenos que ocurrieron en las regiones productoras de café entre 1980 y 2020.
Los expertos identificaron doce riesgos climáticos que amenazan los cultivos de café en los doce principales países productores del mundo, incluidos Brasil, Vietnam y Colombia. Entre esas amenazas está, por ejemplo, la superación de la temperatura máxima diaria que pueden tolerar las plantas de café (18 °C y 22 °C para el arábica, o entre 22 °C y 28 °C para el robusta), las cuales se consideran como bastante sensibles a la variabilidad climática.
En los cuarenta años analizados, se observaron no solo que el número de riesgos climáticos y de fenómenos ha aumentado en todas las regiones entre 1980 y 2020, sino que el cambio climático también se hizo evidente en los datos, ya que las amenazas que en la primera mitad se caracterizaban por ser la ocurrencia de condiciones excesivamente frías para los cultivos, en la segunda mitad se convirtieron en condiciones exageradamente cálidas.
“Este cambio hacia temperaturas más altas es coherente con lo que sabemos sobre los efectos del cambio climático”, le dijo a EL TIEMPO el doctor Doug Richardson, uno de los autores del estudio. “En la última década, han sido frecuentes los fenómenos compuestos espaciales (cuando se producen varios sucesos climáticos extremos al mismo tiempo en lugares diferentes del mundo), y sólo uno de los seis años más peligrosos se produjo antes de 2010”, señala el estudio.
Según los autores, los resultados del estudio sugieren también que el fenómeno del Niño Oscilación del Sur (ENOS) -como se le conoce al patrón que, dependiendo de la fluctuación de la temperatura de las aguas del océano Pacífico ecuatorial, puede impactar el clima de otros lugares del planeta- sería la principal explicación detrás de las condiciones climáticas peligrosas que han afectado históricamente a las naciones productoras de café.
En Colombia, 2.7 millones de personas dependen directamente del cultivo de café, lo cual representa el 33 % de la población rural nacional.

En Colombia, 2.7 millones de personas dependen directamente del cultivo de café, lo cual representa el 33 % de la población rural nacional.

Foto:Archivo / EL TIEMPO

¿Va a desaparecer el café?

El doctor Richardson explica que para el caso colombiano descubrieron que el país también ha experimentado condiciones en las que la temperatura es demasiado alta y la humedad atmosférica demasiado baja para un cultivo óptimo del café con más frecuencia que antes.
Pero no se trata solo de riesgos locales. El problema sobre el que advierte la investigación es el peligro que representaría las malas cosechas sincronizadas de los principales países productores de café para el comercio mundial. “Teniendo en cuenta que las proyecciones del cambio climático indican que es probable que se produzca un aumento continuado de las temperaturas en los trópicos, planteamos que la producción de café puede sufrir continuas crisis sistémicas en respuesta a los riesgos climáticos que se agravan espacialmente”, dicen los expertos del centro australiano.
Al respecto, el doctor Álvaro Gaitán, director del Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé) en Colombia, señala que este punto sobre el que lanza una advertencia el estudio, publicado en la revista PLOS Climate, es una consecuencia de la concentración de la producción mundial de café en pocos lugares.
“Lo que está ocurriendo hoy es que Brasil y Vietnam están asumiendo buena parte de la producción de café en el mundo y hay otros sitios, como Centroamérica, que han reducido su participación. El riesgo es que si ocurre un fenómeno fuerte en uno de estos países, inmediatamente el mercado mundial se ve afectado”, detalla Gaitán.
En respuesta a estos cambios en el clima que ya experimentan los caficultores en Colombia y en el mundo, el doctor Gaitán considera importante la adopción de estrategias de adaptación al cambio climático. Para esto en nuestro país la Federación Nacional de Cafeteros ha implementado desde hace 70 años una red meteorológica para tomar datos de factores como temperatura, cantidad de lluvia y brillo solar, información que comparten con los productores para que tomen decisiones en el diseño de sus cultivos para contrarrestar los efectos del clima.
De acuerdo con Gaitán, mientras la ola invernal provocada por el fenómeno de La Niña de 2008 a 2010 la producción de café se redujo de casi 12 millones de sacos a 7,5 millones (37,5 por ciento), en la fase actual de este ciclo climático, que también se prolongó durante los últimos tres años, la reducción solo fue del 12 por ciento.
Lo cierto es que este no es el primer estudio que alerta sobre los efectos que el cambio climático puede tener sobre este cultivo que sustenta a decenas de millones de agricultores de países en desarrollo. Y aunque Richardson es claro en que no estamos hablando de la desaparición del café de la faz de la Tierra, si hay investigaciones anteriores que han demostrado que las actuales tierras de cultivo de café en todo el mundo podrían reducirse hasta en un 50 por ciento para la década de 2050.
ALEJANDRA LÓPEZ PLAZAS
REDACCIÓN CIENCIA
@TiempodeCiencia
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO