Secciones
Síguenos en:
Caen las emisiones del CFC-11, nocivo para la capa de ozono
CFC

Trazas de CFC-11 reveladas por un estudio en 2019 -

Foto:

RIGBY ET AL. /NATURE

Caen las emisiones del CFC-11, nocivo para la capa de ozono

Dos estudios en Nature muestran el declive de estas sustancias, que vulneran la protección UV.

Las emisiones globales de una potente sustancia conocida por destruir la capa de ozono de la Tierra, la barrera protectora que absorbe los dañinos rayos UV del sol, han disminuido rápidamente.

En otras noticias de ciencia: China alcanza la órbita de Marte con su misión Tianwen 1

Dos estudios internacionales publicados en la revista Nature muestran que las emisiones de CFC-11, uno de los muchos químicos clorofluorocarbonados (CFC) que alguna vez se usaron ampliamente en refrigeradores y espumas aislantes, están nuevamente en declive, menos de dos años después de detectarse el resurgimiento de su impacto por un incremento de emisiones al margen de los protocolos internacionales.

El doctor Luke Western, de la Universidad de Bristol, coautor principal de uno de los estudios, destaca en un comunicado que "los hallazgos son noticias muy bien recibidas y, con suerte, marcan el final de un período perturbador de aparentes violaciones regulatorias".

"Si las emisiones se hubieran mantenido en los niveles significativamente elevados que hemos encontrado, podría haberse producido un retraso, posiblemente de muchos años, en la recuperación de la capa de ozono", continuó.

"Además, indican, como el CFC-11 es también un potente gas de efecto invernadero, las nuevas emisiones estaban contribuyendo al cambio climático a niveles similares a las emisiones de dióxido de carbono de una megaciudad".

Le puede interesar: La sonda emiratí Hope entró con éxito en la órbita de Marte

La producción de CFC-11 se prohibió a nivel mundial en 2010 como parte del Protocolo de Montreal, un tratado internacional histórico que ordenaba la eliminación gradual de las sustancias que agotan la capa de ozono. A partir de entonces, las emisiones de CFC-11 deberían haber disminuido constantemente.

Pero en 2018, algunos de los mismos científicos detrás del reciente descubrimiento más tranquilizador encontraron que un aumento en las emisiones había comenzado alrededor de 2013, lo que provocó alarma en el momento en que la producción de la sustancia prohibida se había reanudado en una aparente violación del Protocolo de Montreal.

La primera señal de algo adverso fue detectada por un equipo internacional de monitoreo atmosférico dirigido por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Vea también: El plan de China para 'sembrar nubes' en la mitad de su territorio

El doctor Steve Montzka, de la NOAA y autor principal del artículo de investigación original, explica: "Notamos que la concentración de CFC-11 había disminuido más lentamente desde 2013 de lo previsto, lo que indica claramente un repunte de las emisiones. Los resultados sugirieron que parte del aumento se debió a Asia Oriental".

Estos hallazgos inesperados fueron confirmados por una red de medición global independiente, el Experimento Avanzado de Gases Atmosféricos Globales (AGAGE).

El profesor Ron Prinn, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), investigador principal de AGAGE y coautor de ambos nuevos artículos, apunta que "los datos globales sugirieron claramente nuevas emisiones. La pregunta era ¿dónde exactamente?

La respuesta está en las mediciones en AGAGE y en las estaciones de monitoreo afiliadas que detectan aire contaminado de las regiones cercanas. Usando datos de estaciones coreanas y japonesas, parece que alrededor de la mitad del aumento en las emisiones globales se originó en partes del este de China".

Una investigación más profunda por parte de los medios de comunicación y activistas ambientales expuso el uso de CFC-11 en la fabricación de espumas aislantes en China.

Además: En búsqueda del mayor titanosaurio conocido en la Patagonia argentina

Las autoridades chinas tomaron nota y en las reuniones del Protocolo de Montreal en 2018 y 2019, confirmaron que se identificaron algunas sustancias que agotan la capa de ozono prohibidas durante las inspecciones de fábricas, pero solo en cantidades muy pequeñas en relación con las inferidas de los datos atmosféricos.

Según sus informes, se produjeron arrestos, incautaciones de material y la demolición de instalaciones de producción.

Los equipos científicos han continuado controlando de cerca los niveles atmosféricos, y la evidencia más reciente, reportada en los dos documentos sobre las emisiones globales de CFC-11 y las emisiones del este de China, indica que esos esfuerzos probablemente han contribuido a una disminución dramática de las emisiones.

El profesor Matt Rigby, de la Universidad de Bristol, coautor de ambos estudios, explica que "para cuantificar cómo han cambiado las emisiones a escala regional, comparamos los aumentos de contaminación observados en los datos de las mediciones coreanas y japonesas con modelos informáticos que simulan cómo se transporta el CFC-11 por la atmósfera".

"Con los datos globales, utilizamos otro tipo de modelo que cuantificaba el cambio de emisiones necesario para ajustarse a las tendencias globales de concentración de CFC-11 observadas", prosigue.

Le recomendamos: El café es bueno para el corazón, según un nuevo estudio

"En ambas escalas, los hallazgos fueron sorprendentes -señala-. Las emisiones habían disminuido en miles de toneladas por año entre 2017 y 2019. De hecho, estimamos que esta disminución reciente es comparable o incluso mayor que el aumento original, lo que es un cambio notable".

Si bien los hallazgos sugieren que la acción rápida en el este de China y otras regiones del mundo probablemente haya evitado un retraso sustancial en la recuperación de la capa de ozono, cualquier producción no declarada tendrá un impacto ambiental persistente.

El profesor Rigby agrega que, "incluso si la nueva producción asociada con las emisiones del este de China y otras regiones del mundo ahora se ha detenido, es probable que solo una parte del total de CFC-11 que se produjo se haya liberado a la atmósfera, por lo que lejos. Es posible que el resto todavía esté asentado en espumas en edificios y electrodomésticos y se filtre al aire en las próximas décadas".

Dado que las emisiones estimadas de CFC-11 en el este de China no podrían dar cuenta de las emisiones globales inferidas, se insta a mejorar los esfuerzos internacionales para rastrear y rastrear cualquier región emisora futura.

El profesor Ray Weiss, del Scripps Institution of Oceanography, investigador principal de AGAGE, resalta que, "como resultado directo de estos hallazgos, las Partes del Protocolo de Montreal están tomando ahora medidas para identificar, localizar y cuantificar cualquier futura emisión inesperada de sustancias controladas, ampliando la cobertura de las mediciones atmosféricas en regiones clave del planeta".

Europa Press

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.