Secciones
Síguenos en:
Así será el próximo viaje de la humanidad al espacio
Planeta tierra

Haim Eshed tiene más de 30 años de experiencia trabajando con el Gobierno israelí y es un profesor respetado a nivel internacional.

Foto:

iStock

Así será el próximo viaje de la humanidad al espacio

La sonda interestelar irá al espacio desconocido, donde la humanidad nunca ha llegado antes.

Aprender cómo se formó nuestra heliosfera local y cómo evoluciona es la esperanza con la que la Nasa y sus socios planean la misión Interstellar Probe, dirigida a mil unidades astronómicas del Sol.

Vea también: Veinte años del vuelo del pionero del turismo espacial

"La sonda interestelar irá al espacio interestelar local desconocido, donde la humanidad nunca ha llegado antes", dice Elena Provornikova, líder de heliofísica de la sonda interestelar del Laboratorio de Física Aplicada (APL) de la Universidad Johns Hopkins.

"Por primera vez, tomaremos una fotografía de nuestra vasta heliosfera desde el exterior para ver cómo se ve nuestro hogar en el Sistema Solar".

Provornikova y sus colegas estudian estos días las oportunidades de la ciencia heliofísica para esta misión en la Asamblea General de la Unión Europea de Geociencias (EGU) 2021.Le puede interesar: La Nasa reveló que un cohete SpaceX casi choca con un ovni

La sonda Voyager 2 ha estado viajando por el espaciopor más de cuatro décadas.

Foto:

AFP

Las naves espaciales Voyager 1 y Voyager 2 lanzadas en los años 70 ingresaron al espacio interestelar en 2012 y 2018, respectivamente. Estas naves espaciales ya habían viajado 120 veces la distancia de la Tierra al sol para alcanzar el límite de la heliosfera, la burbuja que abarca nuestro sistema solar que se ve afectado por el viento solar.

Los Voyager descubrieron el borde de la burbuja, pero dejaron a los científicos con muchas preguntas sobre cómo nuestro Sol interactúa con el medio interestelar local.

Los instrumentos de las Voyager gemelas proporcionan datos limitados, lo que deja brechas críticas en nuestra comprensión de esta región.

El equipo liderado por APL, que involucra a unos 500 científicos, ingenieros y entusiastas, tanto formales como informales, de todo el mundo, ha estado estudiando qué tipo de investigaciones debería planificar la misión.

"Hay oportunidades científicas realmente excepcionales que abarcan la heliofísica, la ciencia planetaria y la astrofísica", dice Provornikova en un comunicado.

(También: Crean telescopio para proteger a la Tierra de asteroides peligrosos).

Algunos de los misterios que el equipo espera resolver con la misión incluyen: cómo el plasma del sol interactúa con el gas interestelar para crear nuestra heliosfera; lo que se encuentra más allá de nuestra heliosfera, y cómo se ve nuestra heliosfera.

La misión planea tomar "imágenes" de nuestra heliosfera utilizando átomos neutros energéticos, y tal vez incluso "observar la luz de fondo extragaláctica de los primeros tiempos de la formación de nuestra galaxia, algo que no se puede ver desde la Tierra", dice Provornikova.

Los Voyager descubrieron el borde de la burbuja, pero dejaron a los científicos con muchas preguntas sobre cómo nuestro Sol interactúa con el medio interestelar local.

Los científicos también esperan aprender más sobre cómo nuestro Sol interactúa con la galaxia local, lo que podría ofrecer pistas sobre cómo otras estrellas de la galaxia interactúan con sus vecindarios interestelares, dice.

La heliosfera también es importante porque protege nuestro sistema solar de los rayos cósmicos galácticos de alta energía. El Sol viaja por nuestra galaxia, atravesando diferentes regiones en el espacio interestelar, dice Provornikova.

El Sol se encuentra actualmente en lo que se llama la nube interestelar local, pero una investigación reciente sugiere que el Sol puede estar moviéndose hacia el borde de la nube, después de lo cual entraría en la siguiente región del espacio interestelar, de la que no sabemos nada.

Tal cambio puede hacer que nuestra heliosfera crezca o disminuya o cambie la cantidad de rayos cósmicos galácticos que ingresan y contribuyen al nivel de radiación de fondo en la Tierra, explica.

Este es el último año de un "estudio de concepto pragmático" de cuatro años, en el que el equipo ha estado investigando qué se podría lograr con la ciencia con esta misión.

(Continúe leyendo: La Nasa explica agujeros que han aparecido en el cielo).

Al final del año, el equipo entregará un informe a la Nasa que describe la ciencia potencial, ejemplos de cargas útiles de instrumentos y ejemplos de diseños de naves espaciales y trayectorias para la misión. "Nuestro enfoque es diseñar el menú de lo que se puede hacer en una misión espacial de este tipo", dice Provornikova.

La misión podría lanzarse a principios de la década de 2030 y tardaría unos 15 años en alcanzar el límite de la heliosfera, un ritmo que es rápido en comparación con las Voyager, que tardaron 35 años en llegar allí. Se prevé que el diseño actual de la misión dure 50 años o más.

Con información de Europa Press

Encuentre también en Ciencia:

Estos son los ocho nuevos geoparques designados por la Unesco

Más pruebas confirman la cueva habitada más antigua del mundo

La Nasa reveló que un cohete SpaceX casi choca con un ovni

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.