¿Hay alguien allí?: la obsesiva búsqueda de vida extraterrestre

¿Hay alguien allí?: la obsesiva búsqueda de vida extraterrestre

Después de años de investigación, aún no tenemos certeza de que haya vida en otros planetas.

Búsqueda de vida extraterrestre

Los científicos e investigadores dicen que no obstante el rastreo permanente, la evidencia –hasta ahora– sugiere que estamos solos en el universo.

Foto:

iStock

Por: Martín de Ambrosio - La Nación (Argentina) – GDA
02 de junio 2019 , 08:23 p.m.

Hacía frío en Campo dei Fiore. Hacía frío ese 17 de febrero del 1600 en la plaza de Roma. Hacía frío como para encender una hoguera. Pero la Santa Inquisición no encendió esa hoguera para calentar el cuerpo del filósofo y astrónomo Giordano Bruno, sino para matarlo. Para matarlo lentamente, como quien hace purgar un pecado, y arrojar sus cenizas al Tíber. La herejía había sido postular, a la luz copernicana, que las estrellas eran soles que podían albergar planetas, que a su vez podían albergar vida. Giordano Bruno murió por una hipótesis. Más de 400 años después, la mitad de esa hipótesis está recontraconfirmada, pero la otra mitad no: aún no hay manera de afirmar que los planetas tengan vida; ya no solo vida inteligente, civilizaciones, seres con lenguaje: no se ha hallado en ningún otro planeta (ni satélite) de nuestro sistema solar trazo de vida alguno; nada, ni una bacteria, algún virus, una mísera cadena de aminoácidos; tampoco en meteoritos caídos en la Tierra (no obstante el apresurado anuncio de agosto de 1996 respecto de un meteorito marciano caído en la Antártida).

Hay tantos planetas fuera del sistema solar que hoy es casi una rutina encontrarlos. Ya van por los 4.000 desde 1992, y la curva de descubrimientos en los últimos años creció hasta el cielo. “Si solo descubre un nuevo planeta, casi que no le aceptan el trabajo; debe tener algo en especial”, exagera apenas Pablo Mauas, investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (Conicet) y director del Grupo de Física Estelar, Exoplanetas y Astrobiología del Instituto de Astronomía y Física del Espacio. Ese “algo especial” son, por ejemplo, condiciones para la vida (distancia adecuada con su sol), o similitudes con la Tierra o ser el más grande, el más pequeño, el más cercano a su estrella. (Paréntesis: los planetas que orbitan otras estrellas, por no emitir luz, no se dejan ver a simple vista; los astrónomos infieren su existencia por “tirones gravitatorios”, salvo que justo pasen en su órbita por delante de su sol y generen eclipses).

¿Nadie ahí afuera?

Cuatro mil planetas y ninguna flor, ¿a sus habitantes, señor, qué les pasa? ¿Odian el perfume, odian el color? Menos poéticamente: ¿por qué no hay nada ni nadie ahí afuera? ¿No hay o es que no los podemos encontrar (ni ellos a nosotros)?

La búsqueda es cada vez más sofisticada y se basa en el principio de mediocridad que cita la investigadora del Conicet y docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Andrea Buccino: “Nuestro sistema planetario, la vida en la Tierra y las civilizaciones tecnológicas son un caso promedio del universo. Si se dieran las mismas condiciones y el tiempo apropiado en un determinado planeta, la vida se desarrollaría por las mismas reglas de selección que se conocen en la vida terrestre”.

Si el ser humano no tiene coronita en la Tierra (es una especie más), tampoco debería tenerla en el resto del universo. Pero el mismo hecho que permite inferir la existencia de vida, e incluso de civilizaciones, es decir, la existencia de cientos de miles de millones de estrellas en un universo inconcebiblemente vasto, hace que todo quede realmente lejos. Como cuando –antes de los aviones y los celulares– una pareja quedaba separada por un continente y los encuentros se tornaban virtualmente imposibles. “¿Recuerdan esos dos discos dorados que se pusieron en las sondas Voyager de la Nasa con información sobre la cultura humana y se lanzaron en 1977? –evoca Mauas–. La Voyager 2 abandonó el sistema solar el año pasado; después de más de 40 años, apenas ahora ha llegado al espacio interestelar. Imaginen lo que falta para que llegue a algún lugar más o menos interesante. La estrella más cercana, Próxima Centauri, es chiquita, precisamente, y el planeta hallado allí podría ser terrestre, pero está a 3,6 años luz. Si quisiéramos mandar una nave a Centauri, tardaría varios siglos.
La foto no más tardará 3,6 años viajando a 300.000 kilómetros por segundo. Podríamos imaginar una especie que viviera 5.000 años, entonces una inversión de 300 años en un viaje tendría sentido”.

Pese a todo el sano y razonable escepticismo, la búsqueda se afina y se suman nuevas tecnologías. “Hemos mejorado mucho en la capacidad para detectar vida. Estamos buscando en tres lugares: extraterrestres en la Tierra con meteoritos, en el sistema solar (desde sondas como las Viking en la década de 1970), y también en otras estrellas con cambios en la atmósfera, para lo cual tenemos mucha más capacidad de detección”, dice Abel Méndez, director del Laboratorio de Habitabilidad Planetaria de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo (allí está el que fue el telescopio más grande del mundo desde 1963 hasta que los chinos armaron el llamado Fast, en 2016). Sin embargo, “la evidencia de lo que podemos observar es que estamos más bien solos que acompañados, lo que genera desánimo en mucha gente. Pero igual es importante estudiar si sí o si no. Por ahora, es cierto, nada”, se lamenta Méndez.

¿De qué hablamos cuando hablamos de escenarios habitables? Son escenarios similares física y evolutivamente a la Tierra, donde se desarrolló vida compleja e inteligente, dice Buccino. “En la última década se han encontrado nuevos escenarios ‘habitables’. El criterio físico para decir que un planeta extrasolar es habitable es que sea rocoso como la Tierra y que, por su distancia respecto de su estrella, su temperatura sea tal que permita disponer de agua líquida, ya que el agua líquida tuvo un rol esencial en el origen de la vida en la Tierra”.

Otra estrategia para detectar si hay vida en esos planetas es observar su atmósfera en busca de bioseñales. “Uno de los biomarcadores que detectaríamos desde el espacio si observáramos la atmósfera de la Tierra sería el ozono, un indicador indirecto de la fotosíntesis. Con el lanzamiento del James Webb Space Telescope, programado para el 30 de marzo de 2021, se podrán estudiar las atmósferas de una serie de planetas habitables y así detectar componentes que puedan estar relacionados con actividad biológica. No será una detección sencilla a nivel instrumental, pero en este momento representa la única manera de detectar vida en otro planeta fuera del sistema solar”, agrega Buccino.

¿Buscamos mal?

Mientras, otra posibilidad es que estemos buscando mal: oxígeno y carbono, cuando quizá la vida podría basarse en otro elemento. Mauas refuta: “Solo conocemos la vida basada en el carbono, pero no parece muy razonable que sea de otro modo. Desde la ciencia ficción, un cuento de Isaac Asimov plantea la posibilidad de vida con base en cadenas de silicio, similares a carbono, pero son en realidad muy inestables”.

En 2010, Stephen Hawking cuestionó el proyecto de Carl Sagan, los ya mencionados discos de las sondas Voyager con información de culturas humanas y su ubicación dentro de la Vía Láctea. Argumentó que si les decimos dónde estamos a extraterrestres inteligentes, el resultado de ese hipotético encuentro sería similar al de Colón con los indígenas americanos (Colón y los españoles serían los extraterrestres). Mauas lo desestima. Es que, por más que haya estimulado la imaginación humana –libros, filmes, historietas–, la vida extraterrestre hasta ahora es una ciencia sin sujeto, una coartada de guionistas. A pesar de quienes creen que son comunes los encuentros en los que los ET eligen como interlocutores a granjeros ucranianos o del medio Oeste norteamericano antes que alguien de la clase dirigente.

Mauas cree que hay vida en algún lugar del universo y quizás inteligencia, pero tan alejada del sistema solar que conocerla es poco menos que una utopía. Incluso se permite imaginar ese encuentro cercano: “Si después de viajar años luz, los extraterrestres van a llegar de incógnito al cerro Uritorco solo para asustar a algunos, tomarse unos fernets e irse, no tiene sentido”. Si Giordano Bruno viviera, probablemente se reiría.

El misterio de los ovnis

No está claro que los ovnis (objetos voladores no identificados) estén directamente relacionados con tecnología o seres extraterrestres, pero el avistamiento de estos extraños aparatos no para de crecer. Sobre todo en zonas controladas por el Ejército norteamericano. Eso ha hecho que la Armada diseñe un nuevo protocolo de registro de ovnis, según un artículo del diario El País en abril. Parece ciencia ficción, pero ‘The New York Times’ ya publicó en el 2017 una investigación según la cual Estados Unidos financió con miles de millones de dólares un programa secreto para investigar ovnis entre 2007 y 2012. Los investigadores no solo tienen testimonios de pilotos, sino de ciudadanos que aseguran haber tenido encuentros físicos con ovnis. No se sabe quién, cómo o qué los tripula.

MARTÍN DE AMBROSIO
LA NACIÓN (Argentina) – GDA
En Twitter: @LANACION

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.