Nuevas pistas sobre la evolución del mayor primate que ha existido

Nuevas pistas sobre la evolución del mayor primate que ha existido

Moléculas de hace 2 millones de años dan más datos del Gigantopiteco, un ancestro de los humanos.

Gigantopiteco

Se estima que el Gigantopiteco era un gran simio, de unos tres metros de alto y hasta 500 kilos.

Foto:

Concavenator

Por: EFE
17 de noviembre 2019 , 10:10 p.m.

La recuperación de moléculas del molar de un gran simio que vivió en Asia hace dos millones de años ha permitido clasificar al 'Gigantopithecus', un género extinto de primates hominoideos de gran tamaño, en la cadena de la evolución del linaje humano.

Investigadores del Instituto de Biología Evolutiva (IBE-CSI-UPF) de Barcelona y del Globe Institute de la Universidad de Copenhaguen ha logrado recuperar esta evidencia molecular de la evolución de los homínidos, la más antigua hasta ahora, y ha reconstruido múltiples proteínas procedentes del esmalte de un molar fósil de 'Gigantopithecus blacki'.

El trabajo, que publica la revista 'Nature', ha sido posible gracias a una novedosa técnica que ha despejado una de las incógnitas que quedaba en la historia evolutiva más antigua de los homínidos.

Según ha explicado el director del IBE, Tomàs Marquès-Bonet, se trata de la primera evidencia molecular que permite clarificar la evolución del linaje humano y de los grandes simios más allá de lo que permiten las técnicas de ADN antiguo.

La técnica empleada, según Marquès-Bonet, también podría ser usada para analizar otros restos antiguos, que podrían arrojar más luz a la historia evolutiva y origen de los homínidos.

En los últimos años, el análisis del ADN ha revolucionado la comprensión de la historia humana ya que el material genético conservado en fósiles de antepasados humanos ha permitido reconstruir los últimos 50.000 años de evolución de los homínidos.

Simio

lustración artística de un Gigantopithecu blacki.

Foto:

Ikumi Kayama.

Mandíbula Simio

La mandíbula estudiada por los científicos.

Foto:

Wei Wang.

Pero los restos fósiles humanos más antiguos con ADN conservado datan de hace 400.000 años, lo que dejaba un vacío en la historia evolutiva más antigua que la paleogenómica aún no había podido explicar.

Ahora, por primera vez, con la restitución de proteínas del molar de dos millones de años hallado en una cueva de China han podido clasificar en la historia evolutiva al 'Gigantopithecus blacki', un simio gigante de más de tres metros de altura que habitó los bosques del sudeste asiático y se extinguió hace 300.000 años.

Según los investigadores, hasta ahora, lo que se sabía sobre esta especie es que era un herbívoro, pero con el análisis paleoproteómico han podido reconstruir la antiquísima historia evolutiva de este pariente lejano del hombre.

El análisis ha revelado que 'Gigantopithecus blacki' pertenece al mismo clado que el orangután, su pariente vivo más cercano. Ambos divergieron en el Mioceno, hace más de 10 millones de años.

Los investigadores, que han contado con el apoyo de La Caixa y del Howard Hughes International Career, entre otros, han comparado el proteoma reconstruido del fósil con una base de datos de proteínas de homínidos conocidos y así clasificar la posición del 'Gigantopithecus' en la historia evolutiva de los homínidos, resolviendo la duda de si perteneció o no al linaje humano.

“El análisis ha revelado que 'Gigantopithecus blacki' pertenece al mismo clado que el orangután, su pariente vivo más cercano. Ambos divergieron en el Mioceno –hace más de 10 millones de años–, pero sin duda compartían un ancestro común”, ha detallado Marquès-Bonet.

Durante los años 30, sus muelas se vendieron en China como un remedio tradicional bajo el nombre de dientes de dragón.

'Gigantophitecus' es un género extinto de primates hominoideos que vivió desde hace más de dos millones de años hasta hace 300.000 años en los bosques de los actuales China, India y Vietnam. Era un gran simio, de unos tres metros de alto y de hasta 500 kilos, es decir, dos veces tan voluminoso como un gorila actual.

Durante los años 30, sus muelas se vendieron en China como un remedio tradicional bajo el nombre de dientes de dragón y en 1935 el paleontólogo Ralph von Koenigswald identificó uno de estos y sugirió que era la pieza de un enorme primate al que llamó 'Gigantophitecus' por primera vez.

Después, continuaron apareciendo dientes e incluso algunas mandíbulas fosilizadas, pero la historia evolutiva no pudo avanzar por la falta de técnicas genéticas y moleculares disponibles.

Se sabía que 'Gigantophitecus' era herbívoro por los fósiles de plantas microscópicas encontrados en algunos dientes, y se cree que sus grandes dimensiones y sus necesidades alimenticias habrían precipitado su extinción en alguna de las glaciaciones durante el pleistoceno o era del hielo.

Sin embargo, hasta ahora nada se sabía a ciencia cierta sobre el parentesco de este gran simio con el resto del linaje humano.

EFE

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.