Antioqueñas, todas unas amazonas

Antioqueñas, todas unas amazonas

Para mantener activos talleres familiares y apoyar el trabajo de la tierra de mujeres del Amazonas.

Una ticuna con florido yanchama, majestuosa corona de plumas de guacamaya y palín y machete en mano, fue la protagonista del primer llamado virtual a la solidaridad

Esta iniciativa envía herramientas y semillas a mujeres que hacen parte de la Asociación Indígena Ticuna, Cocama y Yagua de Puerto Nariño y se enfoca en darles la independencia alimentaria y laboral.

Foto:

Particular

Por: PILAR BOLÍVAR - PARA EL TIEMPO
29 de julio 2020 , 07:26 p.m.

La idea era producir 100 pañuelos solidarios para que la fotógrafa antioqueña Carolina Villegas recaudara fondos y evolucionara la altruista misión que viene desarrollando desde 2012, enviando suministros para los alumnos de 16 comunidades de la selva del Amazonas. 
(Lea también: Colombia, primer lugar en el mundo por líderes ambientales asesinados)

“Pensé que tendría que comerme 60 pañuelos –cuenta la ilustradora Catalina Estrada, ex alumna de fotografía de Carolina Villegas–, creí que venderíamos máximo 40 porque en esta época nadie puede estar gastando, pero me emocioné con las mujeres del Amazonas que apoya ‘Caro’ (la idea surgió en el marco de las violaciones a las menores indígenas y yo estaba muy tocada por ello). No habíamos recibido la producción y ya habíamos vendido 160 pañuelos”, agrega la diseñadora gráfica paisa por cuyo salvaje y tropical lápiz han pasado firmas como Anunciação, Paul Smith, Coca-Cola, Starbucks, Microsoft, Camper, Levi’s, Nike, Mercedes Benz, etc.

Y es que, después de entregar 1.800 kits escolares y de fortalecer el sistema de salud de Puerto Nariño y enviar ayudas alimentarias a las familias de las etnias cocama, ticuna y yagua, en plena emergencia por el Covid-19, Villegas quería ir un paso más allá y labrar el que será el nuevo estilo de vida para las comunidades indígenas. “Quise garantizarles la soberanía alimentaria a las madres de los niños de las escuelas a las que les he enviado los kits escolares –explica Villegas– donándoles herramientas y semillas. Catalina, desde el principio se ofreció a hacer la imagen de la convocatoria, pues vio que mi publicidad no era muy bonita”, cuenta la fotógrafa radicada en Boston.

Una ticuna con florido yanchama, majestuosa corona de plumas de guacamaya y palín y machete en mano, fue la protagonista del primer llamado virtual a la solidaridad de las personas que quisieran aportar a la dotación de herramientas para las mujeres que labran la espesa chagra, selva arriba de los ríos Amazonas, Loretoyacu y Atacuari. “Catalina hizo el diseño del flyer a partir de una fotografía de una niña ticuna que yo tomé en un homenaje que me hicieron en marzo, cuando entregué los kits de este año; de ahí salió el diseño del pañuelo solidario. Cuando ella lo publicó en sus redes sociales, algunas marcas locales empezaron a manifestarle su interés de unirse a la causa”, cuenta Carolina quien, sin saberlo, empezó a calentar los motores de varios emprendimientos antioqueños que, por la coyuntura, se vieron obligados a apagar sus máquinas y detener sus manos.

Antioqueñas, todas unas amazonas

Palín, machete, rastrillo, sombrero que cubra el cuello y semillas de sandía melón, fríjol, habichuela y cilantro piden las indígenas de Atacoya en pro de su autonomía alimentaria y laboral.

Foto:

Particular

Reinicio gradual

Casa Tiz, el blog y la iniciativa de cocina colombiana y decoración de mesas de Beatriz Gallo fue una de las primeras en unirse a la avanzada de Carolina y Catalina. Al tener sus talleres presenciales en stand by, ‘Tiz’ vio en la virtualidad una gran oportunidad. “Durante esta cuarentena mis talleres son vía Zoom, en los cuales escojo una labor social para donarle el 100% de los fondos recogidos. Fue así como pudimos ayudar al hogar de ancianos San Cristóbal y a los vecinos de éste, repartiendo mercados. También nos unimos a la labor de Carolina Villegas y en compañía de Catalina Estrada organizamos el último taller benéfico con el cual ayudamos a 70 y pico de mujeres del amazonas a tener su materia prima para seguir cultivando y trabajando. A este último se unieron 15 emprendimientos que tiene que ver con el tema de mesas, haciendo donaciones para rifar durante el taller”, explica Beatriz quien también destaca que través de la tendencia en aumento por poner las mesas durante el confinamiento, pequeños y medianos emprendimientos también están saliendo adelante, en épocas difíciles, como la actual. “Por ejemplo, Tres Deseos Accesorios que hacía aretes en miyuki delicas y ahora hace servilleteros con estas mismas cuentas”.

Precisamente, esta marca liderada por las hermanas Patricia y Sara Lopera también se unió a la movida en pro de las mujeres del trapecio amazónico y tradujo en tejido a la ticuna del pañuelo, creando pines y servilleteros elaborados “por mujeres cabeza de hogar de las comunas de Medellín; algunas están en Castilla y otras en Prado. Somos cinco tejedoras quienes retomamos el trabajo en casa, cuidamos a nuestros hijos, estamos con nuestras familias y recibimos dinero para el sustento”, cuenta Patricia quien, mano a mano con su hermana (community manager de Tres Deseos) dicta talleres y les enseña a otras mujeres, madres cabeza de familia su técnica de forma gratuita “para ayudar a través del arte local”.

La idea de Carolina va más allá de enviar herramientas y semillas a las mujeres que hacen parte de ATICOYA (Asociación Indígena Ticuna, Cocama y Yagua de Puerto Nariño) y se enfoca en darles la independencia alimentaria y laboral sin salir de casa, de ahí que #herramientassemillasamazonas también cuenta con una aliada en temas de educación ambiental y divulgación botánica, Clara Robledo, creadora de @lasavia.vegetal, quien dicta cursos sobre jardinería, botánica y agricultura orgánica. “Los talleres del mes de julio apoyarán a los agricultores; el valor de la inscripción será compartido entre un grupo de campesinos locales con quienes hemos trabajado previamente y que han visto afectadas sus labores por la coyuntura, y con la campaña liderada por Carolina y Catalina”, dice Robledo.

Con mi tienda @decorazonacorazonregalos, especializada en emprendimientos femeninos, me ofrecí a tomar los pedidos de los pañuelos solidarios y enviarlos a los compradores”

Estampas solidarias

Si bien Catalina Estrada trabaja con numerosas y prestigiosas firmas y marcas mundiales, todos sus diseños de patrones e ilustraciones son bajo licencias. De ahí que sus pañuelos solidarios son los únicos productos propios y a través de los cuales ella enfatiza en que “colombiano compra colombiano y produce en Colombia”, por ello, aprovechó la oportunidad de ayudar al trabajo de las mujeres del amazonas con su diseño de pañuelo y, al mismo tiempo, evitar el cierre de una de las empresas familiares más emblemáticas de Medellín, Estampamos, especializada en la estampación textil y con la que Estrada lleva una década realizando sus fulares para recaudar fondos encaminados al proyecto de educación rural Laboratorio del Espírtu, ubicado cerca de El Retiro, Antioquia.

“Estampamos ha sido mi aliado en mis ideas de productos propios, que siempre son con fines filantrópicos”, explica la ilustradora paisa. “Recién empezó la cuarentena, me contactaron porque les cerraban la planta. Me dijeron ‘la manera de evitarlo es hacer tapabocas; quisiéramos que fueran con tus diseños’. Les envié más de 30 patrones textiles para que los hicieran con la condición de que fuesen vendidos a precios asequibles y otros fuesen donados a las comunas y a las personas que no puedan tener acceso a ese material de protección; además, estamos en la producción de los pañuelos solidarios por las amazonas, que ha sido un reencuentro de mujeres (y de los hermanos antioqueños de Estampamos) por reactivar a planta de estampación (de allí dependen muchas familias), las confeccionistas, las costureras, etc. Y todo es trabajo pensado aquí, hecho aquí, solidarizado y se queda aquí en Colombia”, puntualiza Estrada.

Por: Pilar Bolívar @lavidaentenis | Fotografías: Cortesías

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.