Narcos mexicanos y brasileños estarían detrás de violencia en Putumayo

Narcos mexicanos y brasileños estarían detrás de violencia en Putumayo

Los crímenes en la frontera con Perú no solo son culpa de disidencias de las Farc.

Ley de sometimiento a la justicia

Desde finales del 2019, hombres rondan por el Putumayo, el tercer departamento con más cultivos de coca en el país.

Foto:

Raúl Arboleda. AFP - Archivo EL TIEMPO

Por: Unidad Investigativa
22 de marzo 2020 , 12:22 a.m.

El Perú se ha tenido que familiarizar a la fuerza con el término Gaor: violentas bandas criminales que siembran terror en la frontera con Colombia y que saltan los límites terrestres a diario.

La masacre de cinco colombianos y de un ciudadano brasileño fue la violenta notificación de que las llamadas disidencias de la otrora guerrilla de las Farc –que nunca dejaron las armas– están detrás de ese nombre y son las responsables de las masacres, el miedo y la violencia que se vive en el departamento del Putumayo, y que empezó a bajar por el mapa.

Ya está confirmado que el múltiple crimen se registró en el lado peruano, en Lupita, población ubicada al frente de Puerto Leguízamo (Colombia). Aún no se han establecido responsables, pero, desde finales del 2019, hombres rondan por el Putumayo, el tercer departamento con más cultivos de coca en el país: unas 160.000 hectáreas.

La madrugada del viernes 13 de setiembre del 2019, llegaron a la vereda La Perla, de este lado de la frontera, y asesinaron a tres personas.

Y desde entonces, sujetos con fusiles han seguido recorriendo el departamento y saltando al Perú, en un intento por controlar los cultivos de coca, que negocian con carteles brasileños y de mexicanos.

Un bando lo componen las disidencias de los frentes primero y 48 de las otrora Farc, y el otro está compuesto por un coctel de actores armados que se hacen llamar la ‘mafia Sinaloa’.

“Esa organización es, en esencia, una vieja banda de narcotraficantes conocida como ‘la Constru’, que fue golpeada por la Fiscalía y la Policía a mediados del año pasado, y la región sigue siendo una de las prioridades en la lucha contra el narcotráfico”, asegura un investigador de la Policía.

En efecto, en junio cayó Miguel Antonio Bastidas Bravo, ‘Gárgola’, su máximo dirigente, miembro de una familia de políticos y emparentado con un oficial del ejército colombiano que lo protegía.

Tras el golpe, sus hombres se aliaron con viejos paramilitares y con exguerrilleros de los frentes 32 y 49 de las Farc para apropiarse del negocio de la coca y de los corredores estratégicos y naturales que ayudan a moverla: los ríos Caquetá y Putumayo.

La Defensoría del Pueblo ha emitido dos alertas tempranas describiendo estas alianzas y cómo poblaciones como Puerto Guzmán y Puerto Leguízamo están golpeadas por la violencia, que atraviesa fronteras.

Pero el problema no es solo colombiano. Los poderosos carteles mexicanos –‘Sinaloa’, ‘Jalisco Nueva Generación’ y ‘los Zetas’– y brasileños –‘la Familia del Norte’, ‘el Primer Comando’ y ‘la Familia Vermelho’– pagan los cargamentos de coca con armas modernas y empoderando militarmente a estas bandas y disidencias.

Y sus redes pasan por Brasil, el Perú (el segundo productor mundial de coca) y Ecuador en un juego criminal en el que todos ponen y el mundo pierde.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En Twitter: @uinvestigativa

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.