Los secretos de inteligencia 'descubiertos' por escándalo militar

Los secretos de inteligencia 'descubiertos' por escándalo militar

Comandante del Ejército habla de ‘traición en sus entrañas’. Mueven a los 24 jefes de inteligencia.

Carlos Holmes Trujillo

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, y los generales Luis Fernando Navarro y Eduardo Zapaterio, han dicho que no permitirá divisiones en el Ejército ni actos de corrupción.

Foto:

Ministerio de Defensa.

Por: UNIDAD INVESTIGATIVA
24 de mayo 2020 , 08:13 a.m.

Por cuenta del espionaje ilegal a políticos, periodistas, funcionarios y hasta exmilitares, y actos de corrupción en el Ejército, la inteligencia y la contrainteligencia del país quedaron expuestas.

Cinco meses después de que estallara el primer escándalo, nadie sabe aún quién ordenó los perfilamientos y seguimientos a civiles ni para qué; y tampoco se sabe quién se enriqueció torciendo contratos y vendiendo información. Sin embargo, en medio de las pesquisas, se han ventilado documentos clasificados y de seguridad nacional que las ‘manzanas podridas’ mezclaban con las carpetas ilegales.

(Le recomendamos: Operación Bastón: el destape de la corrupción en el Ejército)

La guerra interna que se vive en el Ejército también terminó por exponer decenas de labores de contrainteligencia, reunidas en la operación Bastón, de las que el país tampoco estaba enterado y que tocan a una parte del generalato.

De hecho, el comandante del Ejército, general Eduardo Enrique Zapateiro, habló esta semana de la existencia de infiltrados y de traición.

“La traición proviene de las entrañas, de lo más cercano. Vamos a revisar la incorporación del personal de la especialidad (…), puede haber infiltrados o penetrados en todos los grados, aún en los más relevantes”, admitió Zapateiro en la Comisión Segunda de la Cámara, en una citación que pasó inadvertida.

Tras declararse preocupado por la filtración de documentos, aseguró que fueron violados los protocolos y que eso obligará a la institución a revisar procedimientos y hasta la contrainteligencia.

(Lo invitamos a leer: Sacan de embajada en Washington a exjefe de brigada de inteligencia)

¿A qué se refiere Zapateiro con infiltrados?

La traición proviene de las entrañas, de lo más cercano. Vamos a revisar la incorporación del personal de la especialidad (…), puede haber infiltrados o penetrados en todos los grados

Nueva purga

El pasado viernes, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, firmó una nueva resolución en la que llamó a calificar servicios a 5 tenientes coroneles. Además, a un mayor y a 3 capitanes que se unen a los 11 que ya habían salido tras los escándalos.

Nadie sabe la razón de su salida. En todo caso, oficiales del más alto rango le dijeron a EL TIEMPO que no más de 20 o 30 uniformados que guardaron piezas claves de Bastón las han dado a conocer.

“Cuando se decidió frenar Bastón, algunos de ellos fueron maltratados, enviados a Mitú y a Mocoa, y a otros se les paró su ascenso. Por eso, decidieron develar apartes de delicadas misiones de contrainteligencia”, dijo una fuente.

Y de paso aclaró que no es cierto que se estuviera investigando a todos los generales: “De 60 o 70 que tiene el Ejército, se revisaba la conducta de 5 o 6 de ellos”.

Las indagaciones se iniciaron en épocas del general Alberto Mejía, cuando se echó a andar un plan de transformación institucional para identificar los puntos vulnerables del Ejército tras la firma del acuerdo de paz con las Farc.

En ese momento nació la Dirección de Aplicación de Normas de Transparencia y Ética (Dante).

Cantón de Comunicaciones

La sede del Batallón de Ciberinteligencia, en Facatativá, fue allanada por orden de la Corte Suprema el 18 de diciembre de 2019.

Foto:

Tomada de Google Maps

‘Fifagate’ y ‘Ñeñe’

En esa reingeniería participaron Fernando Cepeda Ulloa y Marck Pieth, exfuncionario de la Ocde que lideró la investigación del ‘Fifagate’.

Bajo esas directrices, la contrainteligencia detectó puntos vulnerables, en la venta de libretas y reclutamiento; comercialización de armas, municiones y explosivos, y hasta en contratación en salud.

En ese contexto apareció Bastón, y los primeros hallazgos tuvieron dos efectos: el llamamiento a calificar servicios de generales por presuntos vínculos con el ‘clan del Golfo’ y con la ‘Oficina de Envigado’, e incluso con el opaco ganadero José Guillermo ‘Ñeñe’ Hernández; y la compulsas a la Fiscalía para que se abrieran investigaciones.

(Le puede interesar: Magistrada Lombana se declara impedida en caso de espionaje militar)

Adaptamos tractomulas con equipos de poligrafía y nos íbamos al bajo Cauca, al Putumayo y a otras regiones a hacerles pruebas a uniformados que terminaron vinculados con bandas criminales

EL TIEMPO se abstiene de revelar lo nombres mientras avanzan los procesos penales y disciplinarios.

Con ese mismo procedimiento se retiró a decenas de uniformados de menor rango que ni siquiera pasaban las pruebas de polígrafo.

“Adaptamos tractomulas con equipos de poligrafía y nos íbamos al bajo Cauca, al Putumayo y a otras regiones a hacerles pruebas a uniformados que terminaron vinculados con bandas criminales”, dijo uno de los oficiales de Bastón.

Si bien Zapateiro se lamenta de los infiltrados –lo que llevaría a una nueva purga en las filas–, hay otra llave por la que ha salido información de cómo se han venido manejando la inteligencia y la contrainteligencia.

EL TIEMPO estableció que en respuestas y compulsas que la Corte Suprema, el Ministerio de Defensa y el Ejército han tenido que dar a organismos de control judiciales y políticos, y a civiles, hay piezas claves de las irregularidades, pero también de información clasificada.

De hecho, en el Congreso, senadores como Roy Barreras alertaron por la exposición de datos de seguridad nacional.

Se han dado a conocer nombres de uniformados de inteligencia que hasta el momento no han sido vinculados a investigaciones. Así mismo, carpetas completas con misiones de inteligencia de seguridad nacional, como Lirio, Rosa y Dalia, que estaban mezcladas con los perfilamientos ilegales a civiles.

(Le puede interesar: Habla Nicacio Martínez sobre citación de la Fiscalía y nueva denuncia)

Y ya se sabe que Colombia tiene 9.718 uniformados en labores de inteligencia y contrainteligencia y que hay $ 53.300 millones anuales para gastos reservados en Ejército, Policía, Armada y Fuerza Aérea.

También se sabe que se dio la orden de mover a 24 jefes de inteligencia de todo el país, dato que el Ministerio de Defensa aún no ha hecho público.

La decisión se tomó tras dos investigaciones internas. Una iniciada el 13 de enero, después de la publicación de la revista Semana sobre seguimientos a civiles para filtrarles información a terceros, y otra a principios de diciembre de 2019, días antes del allanamiento ordenado por la Corte Suprema al Batallón de Ciberinteligencia del Ejército, en Facatativá.

¿Quién dio la orden?

Los esfuerzos de los organismos de control están concentrados en establecer qué pasó con las compulsas de denuncias sobre corrupción en el Ejército y quién ordenó los perfilamientos.

Un oficial que participó en Bastón asegura que uno de los rastros que se comenzó a seguir internamente señala que el perfilamiento que se le estaba haciendo al periodista de 'The New York Times' Nick Casey estaba vinculado a la orden interna que se dio para establecer quién le filtró las polémicas directrices de operaciones que fueron interpretadas como una ruta para revivir los ‘falsos positivos’.

EL TIEMPO reveló que ya aparecieron los chats en los que se ordenó borrar perfilamientos.

Chuzadas ilegales

Las autoridades recuperaron chats en los que consta que uniformados dieron la orden de borrar información del Batallón de Ciberinteligencia.

Foto:

Ilustración iStock

Por ahora, tanto el Ministerio de Defensa como el Ejército dijeron desconocer de dónde provino la instrucción de hacerlos, a quiénes se le entregaban los resultados y qué propósito tenían.

(Le recomendamos leer: Máximos generales declaran por irregularidades en inteligencia militar)

De hecho, la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) –creada para articular esa materia en el país– admitió que tampoco sabía de los escándalos que sacuden al Ejército.

La Procuraduría ya comenzó juicios disciplinarios contra dos generales de inteligencia –Gonzalo García Luna y Eduardo Quiroz Chaparro– y 11 oficiales que fueron llamados a calificar servicios por el tema de los perfilamientos.

Pero hay dos nombres que se tenían reservados: el del coronel Juan Esteban Zapata, agregado militar en Washington, que EL TIEMPO reveló (y que llegó al país el miércoles), y el de otro oficial –también llamado a calificar servicios– cuya identidad se desconoce.

UNIDAD INVESTIGATIVA 
En Twitter: @UinvestigativaET
u.investigativa@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.