La bitácora secreta de la fuga de Aída Merlano

La bitácora secreta de la fuga de Aída Merlano

Dueño del consultorio ingresó a saludarla, le llevaron hamburguesa. Alistan las primeras capturas.

AUTOPLAY
El momento en que Aída Merlano salta desde el consultorioEl momento en que Aída Merlano salta desde el consultorio
La bitácora secreta de la fuga de Aida Merlano

EL TIEMPO

Por: UINIDAD INVESTIGATIVA
03 de octubre 2019 , 10:19 a.m.

Una decena de cámaras de seguridad y los registros de ingreso del Centro Médico de La Sabana son la principal evidencia de que al menos seis personas estuvieron con la excongresista Aída Merlano el día de su fuga.

En efecto, según testimonios e informes oficiales, en manos de EL TIEMPO, además de Merlano, el martes primero de octubre ingresaron al consultorio 318 del Centro Médico de La Sabana dos odontólogos, dos jóvenes y dos dragoneantes del Inpec, identificadas como Natalia Espinosa y Diana Montoya.

De hecho, en las próximas horas se extenderán las primeras capturas por fuga de presos e varias personas que ignoraban que una pequeña cámara de seguridad estaba en el techo del lugar.

El plan de escape, según bitácoras oficiales, se echó a andar a las 11:30 de la mañana, cuando llegó desde la cárcel El Buen Pastor la condenada con un débil esquema de seguridad: una custodia del Inpec y un conductor de la misma institución.

(Le puede interesar: ¿Quién es el odontólogo que estaba con Aída Merlano antes de su fuga?)

Testigos aseguran que ya la estaba esperando el doctor Javier Guillermo Cely Barajas, militar en retiro y experto en diseños de sonrisa.

Esas mismas fuentes les confirmaron a los investigadores y a reporteros de EL TIEMPO que en al menos una ocasión también vieron ingresar a otro odontólogo, a quien identifican como Mauricio Arango Isaza, el dueño del consultorio.

Sería el hombre alto, de cejas pobladas y de canas que por un instante toma la mano de Merlano y la saluda con familiaridad.

¿Qué vínculo tendría el reputado ortodoncista javeriano con la exsenadora Merlano?

En diálogo con EL TIEMPO, Arango Isaza dijo que no iba a dar detalles de lo sucedido, pero para los investigadores es claro que no sería la primera vez que se encontraba con la hoy fugitiva:

“Entiéndame, no tengo nada que decir. Eso no es una clínica, sino unos consultorios donde entran auxiliares, odontólogos y otro personal”.

Odontólogo Aída Merlano

Javier Guillermo Cely Barajas fue quien atendió a Aída Merlano antes de que se fugara.

Foto:

Archivo particular

Lo concreto es que, antes del mediodía, también ingresaron al lugar dos jóvenes, a quienes algunos identifican como hijos de Merlano, condenada a 15 años por corrupción electoral.

“Uno de ellos ingresó dos bolsas con comida de El Corral, lo que sería una hamburguesa. Y otro, con un paquete clave”, aseguró un investigador.

(Vea también: Video de momento previo de la fuga de Merlano compromete a odontólogo)

La dragoneante Espinosa, vinculada al Inpec desde 2008, vio todo el movimiento de bolsas e ingresos de terceros, tal como consta en los videos.

Pero la mujer a la que identifican como la hija de la excongresista barranquillera es la que ocupa la mayor atención de las autoridades, incluida la Fiscalía y la Policía, y el director, general Óscar Atehortúa, confirmó la complicidad de todos los que ingresaron al consultorio. 

Es a ella a quien se ve saludando cariñosamente a Merlano e ingresando otro paquete grande, que ella empezó a desocupar rápidamente.

Mauricio Arango Isaza

Mauricio Arango Isaza, dueño del consultorio, ingresó a saludar a Aida Merlano.

Foto:

Archivo Particular

La maleta misteriosa

Luego de dos horas, durante las cuales personal entraba y salía, testigos dicen que el odontólogo Cely entró y salió en varias oportunidades y que en una de ellas también salió Merlano con una de las bolsas, en la que había una pequeña maleta, en la cual, dicen los investigadores, venían unos guantes negros de rapel y la cinta roja.

En el entretanto, la dragoneante Natalia Espinosa, que dice ser técnica en criminalística, fue relevada por dos custodios, identificados como Alejadro Ballesteros y Diana Montoya.

El plan de fuga se empezó a ejecutar a las 3:01 de la tarde de ese martes primero de octubre. A esa hora, Merlano comenzó a verificar por la ventana que el hombre de la moto ya estuviera ubicado a la salida del parqueadero del edificio. Segundos después, sacó los guantes y la reata roja, la cual ató a una base fija.

El odontólogo Cely –que quedó a disposición de la Sijín– tendrá que explicar por qué aparece en el video ingresando al consultorio en el momento exacto en el que Aida Merlano estaba amarrando la cuerda.

De hecho, en uno de los cuadros del video, que oficiales de inteligencia revisan segundo a segundo, se ve a Merlano pasarla un pequeño paquete al odontólogo.

En ese instante entró en escena la joven, de vestido negro y cabello largo, que se despide de beso de la excongresista.

También hay evidencia en video de que a las 3:05 de la tarde, Merlano se despide de manera efusiva de un muchacho, a quien identifican como su hijo.

En ese momento, la excongresista hace un ademán como si le estuviera indicando a Cely que se retirara del pequeño consultorio. Cuando este cerró la puerta, la mujer salió por la ventana y comenzó a descender.

Al parecer, la dragoneante Montoya fue la primera en darse cuenta de la fuga. En el Inpec hay un reporte, de las 3:06 de la tarde, según el cual la dragoneante le avisa a Ballesteros que la custodiada no estaba.

Ballesteros no habría ingresado al edificio, pero, al igual que sus compañeras, está siendo investigado.

General William Ruiz

General William Ruiz,  director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), renunció tras la fuga de Merlano.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

También entró a la lista de sospechosos una auxiliar de odontología que entró al consultorio a percatarse de que Merlano ya hubiera descendido por la ventana, en una operación abrupta que terminó en una aparatosa caída.

El episodio, que tiene de nuevo en la picota pública al Inpec, ya les costó el cargo a su director, el general William Ernesto Ruiz Garzón, y a la directora de El Buen Pastor, Diana Muñoz, así como a la subdirectora del centro de reclusión.

La ministra de Justicia, Margarita Cabello, fue quien les pidió la renuncia.

La Procuraduría anunció una investigación que avanza de manera paralela con los operativos para dar con el paradero de Merlano, quien se voló con varios de los secretos de la maquinaria corrupta que funciona en la costa Atlántica.

UNIDAD INVESTIGATIVA
​u.investigativa@eltiempo.com
@UinvestigativaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.