La misteriosa desaparición del soldado Tordecilla

La misteriosa desaparición del soldado Tordecilla

Ejército admite que desconoce su paradero y que su superior está evadido.

Soldado Ismael Tordecilla

Este es el soldado profesional del Ejército Ismael Tordecilla Mesa, desaparecido misteriosamente.

Foto:

Archivo particular

Por: Unidad Investigativa
15 de febrero 2020 , 10:00 p.m.

Desde hace 153 días está desaparecido un soldado del Ejército: Ismael Tordecilla Mesa, de 23 años.

A las 5:30 de la mañana del 17 de septiembre de 2019, alguien que dijo ser del Ejército llamó a su familia y dijo que Tordecilla y tres uniformados más habían sufrido un accidente.

Horas más tarde, la Vigésima Segunda Brigada de Selva sacó un comunicado que parecía aclararlo todo.

Señaló que los uniformados –incluido el teniente Yesid Berbesí, oficial al mando de esa misión– habían caído, tras el desprendimiento de un terreno, y habían desaparecido en las turbulentas aguas del río Guaviare.

Pero allegados a los militares empezaron a dudar de la versión cuando, en horas de la noche, el teniente Berbesí apareció, a dos kilómetros.

(Le puede interesar: Cae colombiano señalado de traficar fusiles para grupos ilegales)

Y si bien los restos de los uniformados Heiner David Hernández y Luis Carlos Ibarra fueron hallados días después, con señales de ahogamiento, hay dos hechos que nadie ha sabido aclarar.

Cruce de versiones

Dónde está el cuerpo de Tordecilla, y por qué el teniente Berbesí se evadió del Ejército luego de que se abrieron las investigaciones y de que corrió el rumor de que un miembro de las disidencias de las Farc lo había ayudado a salvarse.

Para aclarar qué pasó, ya se abrieron tres expedientes. Uno lo tiene la Fiscalía 36 de San José del Guaviare y los otros, la unidad de justicia penal militar.

EL TIEMPO tuvo acceso al expediente y allí consta que hay otras versiones sobre lo que pasó ese lunes 16 de septiembre en las coordenadas n.º 02° 21’ 18’’-W70° 55’ 77’ de las selvas del Guaviare, una zona de narcotráfico y minería ilegal controlada por ‘Gentil Duarte’.

Se aportó una carta en la que, de su puño y letra, el teniente Berbesí decía que ese día habían salido uniformados y con armamento a patrullar.

Pero otros testimonios señalan que los uniformados iban de civil. De hecho, en las necropsias e informes forenses de Ibarra y Hernández se habla de que vestían prendas de civil.

¿Se equivocó Berbesí?

“Los llevaron a San José del Guaviare e incluso a Villavicencio, pero en ningún momento nos permitieron verlos o realizar un simple reconocimiento. Medicina Legal dice que se les realizaron pruebas de ADN, y está bien, pero las mismas necropsias indican que a uno de los cuerpos hasta se le veían los huesos y que el otro solo tiene señales particulares desde el pecho hacia arriba. Y al fin qué: ¿estaban de camuflado o de civil?”, dijo un familiar.

Otro dato que no concuerda lo suministró un testigo. Dijo que no iban caminando sino en una lancha sin motor y que al llegar a una zona de arroyos, la fuerza del afluente les tumbó los remos y los hizo caer.

Por todas estas dudas, los abogados de Tordecilla, Ibarra y Hernández están pidiendo que el caso se quede solo en la jurisdicción ordinaria, que el expediente se traslade a Bogotá para garantizar imparcialidad y que la Procuraduría use su poder preferente para acceder al proceso.

Estamos buscando que el teniente Berbesí declare ante un despacho judicial de forma independiente para que se pueda saber qué pasó y cuál de las versiones que ha dado es la real y definitiva

“También vamos a solicitar la exhumación de los cuerpos y nuevas pruebas de ADN. Incluso, estamos buscando que el teniente Berbesí declare ante un despacho judicial de forma independiente para que se pueda saber qué pasó y cuál de las versiones que ha dado es la real y definitiva”, agregó uno de los abogados de las familias.

El fantasma de Dimar

Y recordaron el episodio del ex-Farc Dimar Torres, asesinado por un soldado y en cuyo caso se dieron tres versiones diferentes.

EL TIEMPO llamó al coronel Carlos Cuéllar, comandante del Batallón Joaquín París, quien aseguró que la denuncia que cursa en la Fiscalía la interpuso él, por la desaparición de Tordecilla.

“Lo que se busca saber es qué pasó, y el Ejército es el más interesado. Ya nos reunimos con las familias y los abogados, para mostrarles que sí hemos tenido avances y aportado pruebas, pero todo este caso goza de reserva”, afirmó.

También confirmó que el teniente Berbesí tomó una licencia tras el incidente, pero que a su termino no se presentó al batallón. El oficial ya había cumplido dos años en Guaviare y debía ser trasladado a la Costa, pero allí tampoco llegó. Por eso, se le abrió investigación.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En Twitter: @uinvestigativa

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.