Secciones
Síguenos en:
La historia del anónimo por el que la Corte indaga a Álvaro Uribe
Álvaro Uribe Vélez

Álvaro Uribe Vélez, jefe del Centro Democrático.

Foto:

EFE

La historia del anónimo por el que la Corte indaga a Álvaro Uribe

FOTO:

EFE

Dos magistrados lo usaron para indagar espionaje militar. Defensa de Uribe dice que es una infamia.

La Corte Suprema informó, este martes, a través de sus redes, que le había abierto indagación previa al senador Álvaro Uribe Vélez como posible destinatario de la información de seguimientos ilegales de inteligencia militar, realizados en 2019.

Sin embargo, EL TIEMPO estableció que el magistrado Héctor Alarcón había tomado la decisión de abrir la indagación desde el 15 de mayo. Incluso, dentro de ese radicado, investigadores de la Corte ya han realizado al menos cinco prácticas de pruebas, entre otras diligencias.

(Le puede interesar: Los generales en la mira de la Fiscalía por escándalos en el Ejército)

Una de ellas fue una inspección al despacho de la fiscal delegada Alexandra Ladino, quien lleva el caso del espionaje militar a políticos, funcionarios y periodistas.

“La Corte se llevó varias carpetas con testimonios de militares que la Fiscalía recaudó en tiempo récord y en los que se les preguntó de manera directa quién les dio la orden de espiar ilegalmente a cerca de 135 personas y a quién le entregaban dicha información”, aseguró un funcionario presente en la inspección al despacho de la fiscal Ladino.

También se realizó una inspección similar a la Procuraduría e incluso al despacho de la también magistrada de la Corte Cristina Lombana, quien ordenó un allanamiento al Batallón de Ciberinteligencia del Ejército en Facatativá, el 18 de diciembre de 2019.

El mismo anónimo

Todas estas diligencias –las ordenadas por el magistrado Alarcón y por Lombana– están fundamentadas en un anónimo que les llegó el 16 de diciembre de 2019 a sus correos.

(Le invitamos a leer: ¿Qué pasó con expedientes clave de la operación Bastón?)

“Durante este año (2019) varias unidades de inteligencia y contrainteligencia militar se han dedicado a usar sus capacidades para realizar interceptaciones ilegales de comunicaciones, cuyo destinatario de esas acciones al margen de la ley es el señor Uribe Vélez”, se lee en el correo.

Y luego de señalar que las víctimas eran senadores, magistrados, periodistas y generales, entrega los nombres de militares presuntamente involucrados: el teniente Milton Rozo, el mayor Eduardo de la Torre y los sargentos Helman Morales, Carlos Jaramillo, Pedro Lagos y Mario Sánchez, entre otros.

La defensa de Uribe, en cabeza del penalista Jaime Granados, se declaró sorprendida de que la Corte haya hecho público, a través de un trino, una indagación prelimimar abierta hace 17 días y tras varias diligencias.

“¿Qué hay detrás de esto? Es absolutamente inmeritorio. Dos investigaciones con base en un anónimo. No hay nada en contra del presidente Uribe: ni en lo del hacker Sepúlveda ni en lo del espionaje militar. Se está desatando una campaña de desprestigio en su contra para distraer la atención de otras denuncias hechas por él”, le dijo Granados a EL TIEMPO.

(Puede ser de su interés: Operación Bastón: el destape de la corrupción en el Ejército)

El abogado hace referencia a los señalamientos del exmandatario sobre otras supuestas coimas dentro del caso Odebrecht.

Para Granados, es claro que no se trata de una ninguna denuncia, a la luz del derecho penal, sino de un anónimo.

Jaime Granados

El abogado Jaime Granados afirmó que se quiere hacer un escándalo mediático con la nueva investigación que se le abrió al senador Uribe, su cliente.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

¿Qué hay detrás de esto? Es inmeritorio. Dos investigaciones con base en un anónimo. No hay nada en contra de Álvaro Uribe, ni en lo del hacker Sepúlveda ni en lo del espionaje militar

¿Y Catam?

Y recordó que, según el Estatuto Anticorrupción, los anónimos no son medios de prueba y no se puede abrir una investigación ni penal ni disciplinaria con base en estos.

Por eso, no dudó en calificar de ilegal el allanamiento. “Además, Álvaro Uribe no fue receptor de ninguna actividad de inteligencia”, señaló Granados y recordó que, luego de que su cliente rindió indagatoria, ha solicitado que el proceso se dé por terminado con un auto inhibitorio: en 2015, tres veces en 2016 y en 2019.

No obstante la reacción de Granados y del propio Uribe, el magistrado Alarcón ya tiene programadas nuevas diligencias y revisa el material encontrado en la Fiscalía, en la Procuraduría y en el despacho vecino de Cristina Lombana, en busca de evidencia.

Lo que hasta ahora no se sabe es por qué decidió hacer pública la indagación preliminar y por qué nadie ha ido al Campo Aéreo del Ejército, en Catam, lugar en el que (según el anónimo) estaba montada la estructura ilegal de las supuestas chuzadas.

(Lea aquí los artículos de la Unidad Investigativa de EL TIEMPO)

Además, varios de los oficiales que cita el anónimo ya fueron llamados a juicio disciplinario por la Procuraduría y están siendo investigados penalmente: Milton Rozo y Eduardo de la Torre, quienes ya fueron llamados a calificar servicios.

UNIDAD INVESTIGATIVA
@UinvestigativaET
u.investigativa@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.