Secciones
Síguenos en:
El nexo con Colombia de gran redada del FBI contra la mafia
Hakan Ayick.

Hakan Ayick, a quien las agencias de seguridad denominan como el gánster de Facebook.

Foto:

Archivo particular de redes sociales

El nexo con Colombia de gran redada del FBI contra la mafia

El señuelo fue un señalado capo turco. Dos eslabones –un serbio y un australiano– están en Colombia.

Joseph Hakan Ayik, un turco-australiano aficionado al fisicoculturismo, a los esteroides y a las armas, se acaba de convertir en el capo más buscado por autoridades de cuatro países y por mafiosos de todo el mundo.

(Le invitamos a leer: Las dos cuentas en Turquía y Grecia a nombre de las Farc)

Tiene 42 años, lo apodan el ‘Gánster de Facebook’ y lo señalan de ser uno de los jugadores más grandes en el tráfico de heroína, metanfetaminas y cocaína.

De hecho, lo asocian con la tríada asiática (capos de Hong Kong, Taiwán y China) e incluso con fichas del sanguinario cartel de los Balcanes, que trafica droga desde Colombia.

(Le puede interesar: El viaje secreto a Turquía de un eslabón del caso ‘Santrich’)

Hasta ahora, su obsesión por la tecnología le había permitido huir del FBI durante casi una década, blindando sus movimientos, comunicaciones y propiedades con aplicaciones satelitales de seguridad.

Momento de la captura por parte de la Policía Australiana de uno de los involucrados dentro de la operación internacional Ironside.

Foto:

Policía Federal de Australia

De hecho, aunque ha desafiado a las agencias antimafia publicando en redes fotos y videos de sus viajes a Dubái, Turquía y Hong Kong, sus alertas le permitieron escapar de una redada en el sureste de China y de una requisa a su lujoso apartamento en Sídney (Australia), en 2010.

(Además: Hallan caleta de la mafia en lujosa casa de Cali con $ 8.700 millones)

Pero a comienzos de esta la semana, Ayik descubrió que la tecnología le jugó una mala pasada.

El señuelo

La Policía australiana y el FBI revelaron el martes pasado que Ayik fue el señuelo para la captura de al menos 800 miembros del crimen organizado en 18 países, cuyas autoridades participaron con más de 9.000 agentes en la llamada operación transnacional Ironside.

(Puede ser de su interés: El poderoso cartel de la mafia que se armó desde cárceles de EE. UU.)

Además, EL TIEMPO investigó el caso y estableció que dos de los poderosos socios de Ayik –el serbio Srdjan Todorovic y el australiano Osemah Elhassen– viven en Colombia y para el FBI, son fugitivos.

Hakan Ayick posando su figura, según los investigadores, moldeada con esteroides.

Foto:

Archivo particular

Anom, una aplicación de mensajería automática, administrada en secreto por el FBI, fue el camino para localizar a los 800 detenidos y es ahora la principal pista para llegar a los fugitivos.

(Le invitamos a leer: Capturan a poderosa fiscal de Cali por supuestos nexos con la mafia)

Agentes infiltrados le ofrecieron a Ayik celulares con esa ''app' escondida en una aplicación para calculadora, que enviaba mensajes encriptados desde teléfonos que ellos mismos comercializaban y distribuían.

Y Ayik se encargó, sin saberlo, de hacer el resto. Les distribuyó 50 celulares a miembros de su organización y empezó a recomendar esa aplicación a sus enlaces internacionales.

La trampa

Fuentes federales le señalaron a este diario que, desde que se echó a andar la operación, se alcanzaron a distribuir unos 9.500 teléfonos con la app, que empezaron a operar en Holanda, España, Suecia, Italia, Canadá, Colombia e incluso Estados Unidos.
Cada aparato y la suscripción eran negociados en 1.700 dólares y los capos pagaban con criptomonedas.

(Puede ser de su interés: Los 4 excapos por los que la DEA anda preguntando)

El FBI alcanzó a chequear cerca de 27 millones de mensajes intercambiados entre los delincuentes, lo que desencadenó los 700 primeros allanamientos y las detenciones del martes.

Además, se incautaron 8 toneladas de cocaína, 22 toneladas de cannabis, 2 toneladas de anfetaminas y metanfetaminas, 6 toneladas de precursores de drogas sintéticas, 250 armas de fuego, 55 automóviles de lujo y cerca de 84 millones de dólares.

¿Socios en Colombia?

El dato más fresco que se tenía sobre el paradero de Ayik era que estaba en Turquía, más exactamente, en el Kings Cross, un hotel en Estambul, muy cerca del aeropuerto internacional.

(Además: La sala de torturas de la mafia colombiana en Europa)

El indictment en su contra, que lleva una corte del distrito sur de California, estuvo sellado hasta el 28 de mayo, a las 2:50 p. m., cuando se echó a andar el operativo transnacional.

Allí se señala que Ayik y 16 acusados más (incluidos el serbio y el australiano que residen en Colombia) “conspiraron para conducir asuntos empresariales a través de un patrón de actividad de crimen organizado”.

(Le podría interesar: Los 5 colombianos señalados de llenar de coca a España)

De hecho, Ayik es calificado como un influencer de socios criminales y de administrar la red delincuencial. Y a sus contactos en Colombia se los señala de ser dos de los distribuidores de la app.

'Desde mi punto de vista, es mejor que se entregue por su seguridad y la de su familia'. Reece Kershaw, jefe de la Policía Federal de Australia

Y si bien se les investiga por brindar soporte técnico a sus ‘clientes’ –incluidas instrucciones de cómo borrar información si eran detectados por las autoridades–, agentes federales sospechan que su rol en el país podría ir más allá.

(Puede ser de su interés: Reclutador de pilotos, clave en caso que salpicó a esposo de Azcárate

Se cree que a través de los mensajes de Anom se puede llegar a fichas claves del llamado cartel de los Balcanes que opera en Colombia y que le compra drogas al ‘Clan del Golfo’, al Eln y a las disidencias de las ex-Farc.

Comisionado de la Policía Federal de Australia, Reece Kershaw, entrega detalles de la operación transnacional Ironside.

Foto:

Policía Federal de Australia

Incluso, uno de los oficiales extranjeros que participó en el operativo le aseguró a EL TIEMPO que habrá una nueva redada por cuenta de la app administrada por el FBI y no se descarta que el epicentro sea ahora en este continente.

(Le invitamos a leer: Soplón en Honduras delató avioneta vinculada a esposo de Azcárate)

Por ahora, el mensaje que Reece Kershaw, jefe de la Policía Federal de Australia, le envió a Ayik es claro: “Desde mi punto de vista, es mejor que se entregue por su seguridad y la de su familia”.

En cuanto a sus socios criminales, ya están siendo buscados por el FBI. Una de las pistas es una inmobiliaria en Dubái y varios negocios y propiedades ubicados en la costa y en el centro de Colombia.

Dejan Stanimirovic, conocido como ‘Marcos’, ingresó a Colombia en diciembre del año pasado junto a otros dos hombres.

Foto:

Policía Nacional

Las fichas del poderoso cartel de los Balcanes

Agencias antimafia buscan posibles nexos entre la redada transnacional liderada por el FBI y Dejan Stanimirovic.

Se trata del ciudadano serbio, asesinado en abril del 2020, en Guamal, Meta, mientras asistía a una fiesta en casa del exparamilitar José Vicente Rivera Mendoza, alias el Soldado.

(Puede ser de su interés: Cae contenedor de acero con 11,5 toneladas de coca que iban a Holanda)

Stanimirovic y dos serbios más fueron señalados de hacer parte de una red criminal que se autodenomina ‘Kekas’, que ingresó al país por Ecuador, como emisaria del cartel de los Balcanes.

Dejan Stanimirovic, era uno de los narcotraficantes más buscados en Europa. En Colombia se confirmó que sirvió de emisario del cartel de los Balcanes.

Foto:

Policía Nacional

Agencias europeas antidrogas vienen trabajando desde hace meses con la Policía de Colombia para identificar los enlaces de este nuevo y sanguinario cartel.

Ya se sabe que sus cabecillas son capos de Croacia, Serbia, Bosnia-Herzegovina, Eslovenia, Macedonia, Kosovo, Montenegro, Bulgaria, Albania y Rumania, y se calcula que alcanzan a mover entre 250 y 500 toneladas de cocaína al año, gran parte de ella procedente de Colombia.

La droga se distribuye por toda Europa. Agentes de la DEA, en colaboración con sus pares en el Viejo Continente, han logrado identificar células de este cartel en Holanda, Alemania, España, Bélgica, Francia, Italia, Grecia, Inglaterra, Turquía, Ucrania y Portugal.

(Además: La megahacienda en Suesca usada para procesar coca)

En Colombia, parte de la cocaína se negocia directamente en los laboratorios, para comprobar su pureza y es embalada en cientos de contenedores vinculados a comercializadoras de productos perecederos.

Iván Armus fue capturado en Cartagena en abril de 2021.

Foto:

Archivo particular de redes sociales

El otro eslabón

Stanimirovic era uno de los delincuentes más buscados en Europa y tenía una orden de captura internacional por narcotráfico.

Se sabe que participó en el tráfico de 3,5 toneladas de hachís y que desde 2009 estaba en la mira de las autoridades.

(Le invitamos a leer: Ficha de alias Popeye reaparece traficando con la mafia italiana)

“Es obvio que si Colombia es hoy el mayor productor de cocaína del mundo, estas poderosas estructuras hagan presencia en su país”, le aseguró a EL TIEMPO una fuente federal enterada de los movimientos del cartel de los Balcanes.

También se indagan los nexos de esta gran mafia con Ivan Armus, originario de Montenegro, capturado en Cartagena el pasado 19 de abril.

Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, jefe del ‘clan del Golfo’, organización que, según las autoridades, le ha vendido cargamentos de cocaína al Cartel de los Balcanes .

Foto:

Archivo particular

Mientras Armus le compraba droga al ‘clan del Golfo’ y al Eln, posaba de rico heredero de una fortuna. Además, administraba una cadena de hoteles, el mismo rol de Ayik en Turquía.

(Puede ser de su interés: Caen US $ 27 millones de mafia colombiana que iban a Islas Vírgenes)

Se sabe que Armus permanecía en Colombia desde 2018, cuando tuvo que huir de España tras asesinar a un sujeto en un ajuste de cuentas de la mafia.

Investigadores de la Dirección Antinarcóticos de la Policía establecieron que Armus iba a sacar media tonelada de cocaína en Semana Santa, rumbo a Lisboa (Portugal).

La droga fue repartida en varias tulas que iban en un lujoso velero que fue interceptado por la Armada Nacional.

(Consulte aquí todos los artículos de la Unidad Investigativa de EL TIEMPO)

Ahora, los esfuerzos de las autoridades están concentrados en ubicar al serbio y al australiano que aparecen en el indictment abierto contra Ayik; y conocer su red de ‘clientes’ de la app administrada por el FBI.

UNIDAD INVESTIGATIVA
​u.investigativa@eltiempo.com@UinvestigativaET

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.