Pagaron $16.000 millones por planta para aviación militar que no opera

Pagaron $16.000 millones por planta para aviación militar que no opera

Quintuplicó su valor. Contraloría General califica de 'inaceptable' el contrato: abre investigación.

Planta de combustible de Tolemaida

El Ejército pagó 16.065 millones de pesos por una nueva planta de combustible para la aviación militar, en Tolemaida, pero no está operando.

Foto:

Archivo particular

Por: UNIDAD INVESTIGATIVA
28 de junio 2020 , 09:39 a.m.

En pleno escándalo del espionaje ilegal por parte de miembros del Ejército, el comandante de esa institución, general Eduardo Enrique Zapateiro, recibió una notificación del delegado para el sector Defensa y Seguridad de la Contraloría General, con fecha del 8 de mayo de 2020.

En esta se le notificó a Zapateiro que se acababa de abrir una investigación fiscal por la millonaria reubicación, modernización y ampliación de la planta de combustible, ubicada en el Campo Aéreo de Tolemaida.

(Le puede interesar: ¿Qué pasó con expedientes clave de la operación Bastón?)

Según el Ejército, la vieja planta no cumplía con normas ni estándares, lo cual generaba un alto riesgo para las vidas humanas e infraestructura militar. Pero los investigadores calificaron de “inaceptable” la contratación para el nuevo edificio, que terminó costando 16.065 millones de pesos (cinco veces su valor inicial), sin que, en criterio del ente de control, el Ejército necesitara realmente construirla.

De hecho, inicialmente se pensó en enviar el caso a la Fiscalía, pero aún no se tiene la evidencia suficiente sobre algún delito. De todos modos, ya se envió el expediente a la Procuraduría para que se abra de manera paralela un proceso disciplinario a personal de la Central Administrativa y Contable de la Aviación del Ejército Nacional (Cenac de Aviación).

(Lo invitamos a leer: Operación Bastón: el destape de la corrupción en el Ejército)

EL TIEMPO tuvo acceso al expediente y estableció que, tras 7 años de obras y tres contratos (dos de ellos adicionados en un 50 por ciento), la planta de combustible está inoperante y se usa la vieja.

La planta de combustible construida no está prestando el servicio para el cual fueron invertidos los recursos y aún se suministra el combustible a las aeronaves con la planta antigua

El tema no es menor si se tiene en cuenta que ese campo de aviación es estratégico e incluso es el aeropuerto alterno a El Dorado, en caso de una catástrofe nacional. De hecho, aunque no son dineros de gastos reservados, este contrato hace parte del paquete que ordenó auditar el contralor general, Carlos Felipe Córdoba.

(Lo invitamos a leer: Gobernadores de Arauca, Magdalena y Vichada, indagados por sobrecostos)

Incluso, ese no es el único tema que la Contraloría toca en su carta a Zapaterio.

También le dice que se abrirá una investigación para establecer si es cierto que se pagaron mayores valores por concepto de la llamada prima de orden público y de primas de vuelo que suman en conjunto más de 1.933 millones de pesos (ver recuadro).
Sin embargo, el grueso de la investigación se centra en la planta, que, además de un laboratorio apto para garantizar que el combustible no presente fallas, debía tener una capacidad de 20.000 galones.

Adiciones millonarias

El contrato madre se suscribió el 30 de diciembre de 2013, con la Constructora CRD S. A., por 3.874 millones de pesos. Allí se establece que entre sus obligaciones contractuales estaba la del diseño de la nueva planta, red de conducción y pits de tanqueo.

Luego se le hizo una adición en tiempo y dinero, por 1.932 millones de pesos. Sin embargo, se tuvo que firmar un nuevo contrato con la misma empresa, el 7 de diciembre de 2015, por 5.956 millones de pesos. Ese contrato tuvo dos adiciones que suman 2.975 millones de pesos.

Sin embargo, para finalizar la obra, hoy inoperante, el Ejército firmó un tercer contrato, con la empresa Aeronautic & Industrial Equipment S. A. S., por 290 millones de pesos. Este se suscribió el 27 de diciembre de 2017 por selección abreviada debido a la cuantía.

Planta de combustible de Tolemaida

Esta es la planta vieja de combustible con la que aún se siguen abasteciendo a los aviones en la base militar de Tolemaida.

Foto:

Archivo particular

La obra se terminó en diciembre de 2019, y su costo total ascendió a 16.065 millones de pesos, incluida la interventoría.

A los investigadores de la delegada del Sector Defensa y Seguridad, en cabeza de Sebastián Montoya, les ha llamado la atención que la representante de las dos empresas sea la misma persona: Carolina Rocha Díaz.

En septiembre de 2019, una comisión especial de la Contraloría se desplazó hasta Tolemaida para hacerle una inspección a la obra, y las conclusiones son contundentes.

(Lo invitamos a leer: Habla la general indagada por jugosos contratos en la Policía)

En el acta que levantaron dice que “la planta de combustible construida no está prestando el servicio para el cual fueron invertidos los recursos y aún se suministra el combustible a las aeronaves con la planta antigua”.
Además, descubrió que para hacer las pruebas de rigor de los aparatos, usaron agua y no combustible para aviones, lo que llevó a descalibrar válvulas y otros medidores.

El 27 de enero del 2020, la Brigada de Aviación n.º 25 abrió la indagación disciplinaria n.º 022, a fin de individualizar e identificar los posibles responsables del no funcionamiento de esta planta

De hecho, el propio Ejército abrió una indagación disciplinaria, el 28 de enero de 2020, que se encuentra en etapa de instrucción, con los términos temporalmente suspendidos por la emergencia sanitaria.

Para la Contraloría es claro que, sin que entrara en funcionamiento y sin realizar las pruebas correspondientes, se recibió una planta de almacenamiento que no está operando.

Así mismo, que el proyecto tuvo graves errores de planeación y presupuestación, así como de interventoría y supervisión de los contratos.

“Los recursos invertidos no cumplen con los fines esenciales del Estado toda vez que la infraestructura construida, equipos, tuberías instaladas y sistemas de control están inoperativos, corriendo el riesgo de sufrir deterioro y obsolescencia que podría derivar en mayores costos para su operación y puesta en funcionamiento”, se lee en uno de los folios del expediente.

EL TIEMPO llamó a los teléfonos fijos y al móvil que Carolina Rocha Díaz registró en los contratos, pero nadie respondió.

Facsímil Contraloría

Este es un apartado del expediente de la Contraloría sobre posibles irregularidades en la contratación de la nueva planta de combustible de Tolemaida.

Foto:

EL TIEMPO

La respuesta del Ejército

Voceros autorizados del Ejército le dijeron a EL TIEMPO que los trabajos de obra fueron recibidos a satisfacción por la firma interventora Ingecol S.A., al contratista CRD.

Además, que la recepción fue avalada por un oficial superior que fungía como supervisor del contrato de interventoría.

(Consulte acá todos los artículos de la Unidad Investigativa de EL TIEMPO)

Sin embargo, debido a los hallazgos de la Contraloría General de la República –primero en 2019 y, ahora, el 27 de enero del 2020–, la Brigada de Aviación n.º 25 abrió la indagación disciplinaria n.º 022, “a fin de individualizar e identificar los posibles responsables del no funcionamiento de esta planta”.

Así mismo, dijeron que la Contraloría será la encargada de investigar la incidencia fiscal de los hallazgos.

Carlos Felipe Córdoba

El contralor General, Carlos Felipe Córdoba, avaló el seguimiento a las cuentas del Ejército durante el cual se hallaron las posibles irregularidades.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

No obstante, insistieron en que era necesario el traslado de la planta antigua a un sitio donde no representara riesgo para el personal, por la cercanía al Comando del Batallón de Operaciones Especiales de Aviación.

Los voceros del Ejército también dijeron que la nueva planta de combustible “fortalecería aún más las capacidades de la aviación”.

Lupa a las primas de orden público

Otro de los hallazgos de esta auditoría hace referencia a las llamadas primas de orden público y de vuelo. Sobre las primeras, la investigación encontró un paquete, por 1.890 millones de pesos, en el que se habrían reconocido mayores valores a oficiales, suboficiales y a personal civil.

“(Son) recursos adicionales a los cuales no se tendría derecho", se lee en el informe, y se lamenta por el hecho de que el Ejército no les dio acceso a la información y entregó tablas de sueldo equivocadas. Y hay un rubro adicional de primas de vuelo por 43 millones de pesos. El Ejército dijo que ya se empezó a descontar el dinero.

UNIDAD INVESTIGATIVA 
En Twitter: @UinvestigativaET
u.investigativa@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.