Drones, la nueva arma letal de la mafia en Colombia

Drones, la nueva arma letal de la mafia en Colombia

En Tumaco, disidencias de ex-Farc los cargan de explosivos para atacar al Ejército. ¿Qué riesgo hay?

Drones cargados con explosivos

Así quedó uno de los drones cargados con explosivos que se hallaron en Tumaco, luego de su detonación controlada.

Foto:

EL TIEMPO

Por: Unidad Investigativa
22 de septiembre 2019 , 10:05 p.m.

Martes 17 de septiembre. Zona rural de Tumaco, Nariño, región entapetada de narcocultivos.

Inteligencia del Ejército reportó el hallazgo de dos drones –aviones no tripulados– con 600 gramos de explosivos adheridos a su estructura.

Según alertaron, además de su letalidad para quien sea impactado, tienen una afectación por onda explosiva de al menos 20 metros a la redonda.

El Ejército señaló que los aparatos iban a ser usados por la ‘Óliver Sinisterra’ –disidencia que conformó el extinto Walter Arízala, alias Guacho–, que están usando “medios y métodos que infringen los derechos humanos y el derecho internacional humanitario”.

El propósito es impedir que la Fuerza Pública llegue hasta las 40.000 narcohectáreas que hay en sus zonas de operaciones.

Hace menos de 72 horas, se incautaron 8 toneladas de cocaína en un semisumergible interceptado en aguas del Pacífico, frente a Tumaco: su destino era Centroamérica y su comprador, el cartel mexicano de Sinaloa.

Así como fabrican de manera artesanal esos semisumergibles en plena selva nariñense y caucana, el ensamblaje de los drones-bomba pareciera ser sencillo y peligroso para la tropa.

El costo de cada aparato, tomando como referencia los ya incautados, es de 3 millones de pesos, el equivalente a medio kilo de coca.

Según fuentes de inteligencia, los aparatos usados por las disidencias no tienen capacidad para soltar cargas. Así que lo que se busca es estrellarlos directamente contra el objetivo a través de un mecanismo rudimentario.

Consiste en adherirles explosivos con un cordón de seguridad que permite el amarre de estos, los cuales son activados con detonadores inalámbricos.

El hallazgo de Tumaco revivió el temor por la posible reaparición de armas no convencionales, como las minas antipersonas que asesinaron y mutilaron a decenas de civiles y militares.

Jorge Iván Cuervo, docente e investigador del Externado, advierte que la aparición de los drones es evidencia de que hay una sofisticación armada para la protección de cultivos ilícitos.

El mayor control que el Estado tiene sobre las armas convencionales hace que esas estructuras se vean obligadas a acudir a otros artefactos

“Detrás de esos grupos hay carteles con recursos y acceso a tecnologías, que terminan entregándoselas para que ejecuten ataques. El mayor control que el Estado tiene sobre las armas convencionales hace que esas estructuras se vean obligadas a acudir a otros artefactos”, precisó Cuervo.

El antecedente más reciente de uso de estos aparatos por la delincuencia data de marzo, cuando se usaron drones para llevar droga a la cárcel de Jamundí, Valle.

El riesgo aumenta si se tiene en cuenta la facilidad de conseguirlos en el mercado: un dron básico se compra en un supermercado desde 400.000 pesos.

Globalización del terror

Por ahora, la legislación nacional solo impone restricciones en la altura para su vuelo y la prohibición de usarlos cerca de aeropuertos o edificios oficiales. No hay controles de venta por código para rastrear a compradores.

En abril se sumó otra restricción, por razones aeronáuticas y no de orden público. Se prohibió volar drones de más de 250 gramos de peso en cascos urbanos, cerca a personas ajenas a sus operaciones y en la noche, si no se tiene un permiso especial.

El uso bélico de estos aparatos no solo preocupa a Colombia.

El sábado 14 de septiembre, el campamento petrolero de Abqaiq, el más grande del planeta, ubicado en Arabia Saudita, fue objetivo de un ataque.

Se investiga la versión según la cual 18 drones y 7 misiles crucero (aparentemente disparados desde Irán) destruyeron y dejaron en llamas parte de la estructura petrolera. El ataque –que rebeldes de Yemen se atribuyeron– afectó la economía mundial y tensionó aún más las relaciones entre Estados Unidos e Irán.

A nivel internacional, ya existen varios antecedentes. Drones más sofisticados y de mayor tamaño fueron usados por Estados Unidos para atacar a Al Qaeda tras los atentados del 11-S en Nueva York.

Drones en Tumaco

Desactivación de drones bomba que se realizó en la vía Pasto-Tumaco.

Foto:

Cortesía.

Rusia y China también los están diseñando y usando, a modo de prueba, en sus terrenos de entrenamiento.

Y en el país, las policías de Bogotá y Medellín ya utilizan drones para la vigilancia de sus calles, y el Gobierno avanzó este año en un piloto para utilizarlos en la fumigación con glifosato de cultivos ilícitos.

Al respecto, el director de Indepaz, Camilo González Posso, advierte: “Aún no hemos llegado a niveles de usar misiles dirigidos, como los que se vieron en Irak, solo nos quedamos en tatucos; pero con la globalización del terror es posible que eso se vuelva a intentar en Colombia y ahora sí con éxito”.

Ingenieros militares ya trabajan en el diseño de drones para uso bélico.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En Twitter: @UinvestigativaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.