Secciones
Síguenos en:
'Me retiraron por perder una pierna, no por espionaje'
Capitán John Freddy Novoa León

El capitán John Freddy Novoa León asegura que su salida del Ejército se debe a un posible acto de discriminación debido a su condición de discapacidad física.

Foto:

Archivo particular

'Me retiraron por perder una pierna, no por espionaje'

John Novoa dice que su salida fue vinculada a purga en las filas y que demandará al Mindefensa.

El capitán del Ejército John Freddy Novoa León se enteró a través de los medios de comunicación que su carrera militar había llegado a su fin el 22 de mayo, tras 22 años de servicio.

A la desconcertante noticia se le sumó el hecho de que en algunos medios se vinculó su salida a una nueva purga en el Ejército, por el escándalo de espionaje y perfilamientos ilegales.

(Le puede interesar: Los secretos de inteligencia 'descubiertos' por escándalo militar)

Novoa fue jefe de la oficina jurídica de la Dirección de Personal del Ejército, coordinador jurídico militar en Escuela de Caballería y coordinador del Centro de Familia Salas de Velación. También se desempeñó como oficial de atención a población sensible.

“Yo no tengo nada que ver con eso. Ni si quiera mi especialidad está relacionada con temas de inteligencia. Mi salida del Ejército se dio por otras circunstancias que, incluso, me obligaron a acudir a tribunales judiciales”, le aseguró el capitán (r) Novoa a EL TIEMPO.

(Lo invitamos a leer: ¿Por qué no opera la Comisión de Inteligencia del Congreso?)

¿Discriminación?

Y agregó que su salida de las filas se dio en momentos en que –según él– cumplía todos los requisitos para comenzar el curso de ascenso a mayor, proceso que ahora quedó truncado.

Según el oficial, si bien entiende que el Ejército tiene una facultad discrecional para hacer este tipo de movimientos en las filas, en su caso en particular todo obedeció a un acto de posible discriminación por su discapacidad.

Además, expertos en la materia le dijeron a EL TIEMPO que en fuerzas como la Policía hay generales con este tipo de discapacidad.

Capitán Gerardo Antonio Martínez Calderón

El capitán del Ejército Gerardo Antonio Martínez Calderón también aseguró que no está involucrado en hechos de corrupción, y que su salida de la institución se dio por su limitación física.

Foto:

Archivo particular

“Yo perdí mi pierna derecha y quedé con varias secuelas en mi cuerpo, como lesiones en la pierna izquierda, la perforación de mi tímpano derecho y lesiones en el escroto, luego de haber caído en un campo minado en el Putumayo en el año 2006, cuando hacía parte de un batallón antiguerrilla. Pero comencé mi proceso de recuperación, ascendí de teniente a capitán y durante 13 años trabajé sin tacha alguna en diversas áreas administrativas del Ejército”, enfatizó el oficial.

Lo invitamos a leer: ¿Qué pasó con expedientes clave de la operación Bastón?)

En ese contexto, en febrero pasado, había solicitado que se le reubicara en la fuerza para poder comenzar el curso de ascenso a mayor, pero dicha petición no se la respondieron y, por el contrario, terminó siendo llamado a calificar servicios.

“No estoy siendo investigado ni por corrupción ni por narcotráfico, y tampoco tengo nada que ver con la llamada operación Bastón. Pero el Ejército me discriminó por mi discapacidad y no me dejó ascender a mayor, a pesar de que hay varios pronunciamientos judiciales que indican que la amputación de una parte del cuerpo no es motivo para frenar un ascenso”, agregó.

La conciliación

Además, el capitán (r) aseguró que cuando el Ejército le dijo que era “no apto” para continuar la carrera militar se argumentó la disminución de su capacidad psicofísica, lo cual rechaza de plano echando mano de su hoja de vida.

Por eso, el oficial le dio poder al abogado Óscar Moreno para comenzar las acciones jurídicas que se requieren para demandar al Estado, en cabeza del Ministerio de Defensa, por un llamado a calificar servicios que considera fue discriminatorio.

“Ya radicamos la solicitud de conciliación ante la Procuraduría, lo cual es un requisito legal previo antes de poder demandar administrativamente. Pero lo cierto es que el capitán Novoa es un héroe de esta patria al que el Ejército le frustra su carrera militar por el solo hecho de ser una persona en situación de discapacidad”, dijo Moreno.

No estoy siendo investigado ni por corrupción ni por narcotráfico, y tampoco tengo nada que ver con 'Bastón'. Pero el Ejército me discriminó por mi discapacidad y no me dejó ascender a mayor

El caso del capitán (r) Novoa es similar al del oficial Gerardo Antonio Martínez Calderón, quien salió en la misma resolución del 22 de mayo y también negó haber sido llamado a calificar servicios por conductas de corrupción.

(En otras historias: Las 5 pistas sobre el crimen del empresario frente a El Campín)

Aseguró que lo sorprendió la decisión y que lo declararon no apto tras caer en un campo minado.

EL TIEMPO consultó sobre el caso del capitán (r) Novoa al Ejército, donde indicaron que su retiro –al igual que el de los otros 8 oficiales– obedeció a la facultad legal y discrecional que tienen las Fuerzas. Además, que la condición psicofísica de Novoa será valorada por la “autoridad médico laboral, que emitirá concepto”.

UNIDAD INVESTIGATIVA
@UInvestigativaET
u.investigativa@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.