Google Stadia: ¿ha llegado el fin de las consolas?

Google Stadia: ¿ha llegado el fin de las consolas?

Un servicio que abre un catálogo de juegos sin descargas fue recibido con asombro y escepticismo. 

Stadia

La apuesta de Google fue presentada este 19 de marzo durante el Game Developers Conference. 

Foto:

Justin Sullivan / AFP

Por: REDACCIÓN TECNÓSFERA
21 de marzo 2019 , 11:37 p.m.

El gigante de internet Google se lanzó al mundo de los videojuegos. La firma anunció su propio estudio de desarrollo y presentó un nuevo servicio de suscripción en línea. Si se cumplen sus ambiciosas promesas, Stadia no sería menos que una transformación radical del paisaje de los videojuegos.

El anuncio, presentado en la conferencia anual Game Developers Conference (GDC), comprende una plataforma y un estudio de videojuegos. El primero se lanzará en algún punto de este año, y en él los usuarios pagarán una suscripción –cuyo monto no se ha revelado– para acceder a un catálogo de videojuegos.

El segundo, llamado Stadia Games and Entertainment, es una división con la que Google espera desarrollar sus propios juegos. Jade Raymond, antigua ejecutiva de la compañía de juegos Ubisoft, será la cabeza de la naciente compañía de videojuegos.
Lo innovador es que, al dejar el peso del procesamiento en la nube, los jugadores no tienen que comprar una nueva consola para disfrutar de los juegos.

Stadia, dice Google, se adaptará a la pantalla que prefiera el usuario: desde su celular o su computador portátil hasta su televisor. En este último caso se conectaría mediante un dispositivo Chromecast. La resolución será de hasta 4K, a 60 cuadros por segundo, con HDR y sonido envolvente.

Pero Stadia no es el primer intento de ofrecer una plataforma de videojuegos accesible vía streaming. El más notable probablemente sea OnLive, que se lanzó en 2010 y cerró sus oficinas en 2012. Hay otra compañía, llamada Rainway, que ofrece desde hace dos años juegos por streaming a quienes tengan equipos capaces de reproducirlos a 60 fps. Y, claro, PlayStation Now es un servicio de suscripción de videojuegos al estilo del anunciado por Google, con la diferencia de que requiere que el usuario tenga la consola física y la oferta es solo de juegos de PlayStation.

Es más, Phil Spencer, vicepresidente ejecutivo de Gaming en Microsoft, reaccionó al anuncio de Google diciendo que la firma de Cupertino tuvo un “gran día”, pero que confía en que su empresa tenga el suyo en la edición 2019 del E3, en junio próximo.

El ecosistema ideal

Google, como nuevo actor en el mercado, dispone desde el comienzo de los data centers de la firma y de un ecosistema en el que ya habitan los computadores con el navegador Chrome, los teléfonos Pixel y los televisores equipados con Chromecast.

Dado que Stadia vivirá en la red, la promesa es que los usuarios no necesitarán descargar programas, actualizaciones o realizar instalaciones de ningún tipo. En algo que la tecnológica llamó “click to play”, los usuarios encontrarían los juegos en una ventana de su navegador.

Tampoco necesitarían comprar nada de hardware. O casi. Google lanzó un mando o controlador que acompañará su servicio de streaming. Aunque la firma explicó que los usuarios también podrán jugar utilizando un mando de Xbox.

La propuesta de Stadia es facilitar compartir la experiencia de juego. Y al hablar de compartir se refieren a mucho más que solo permitir que otros la vean.

El controlador de Google, que cuenta con un botón para compartir la retransmisión del juego, se conectará vía wifi y está integrado al asistente de Google, lo que permitirá hacer consultas por comando de voz.

Parte esencial de la propuesta de Stadia es facilitar compartir la experiencia de juego. Y al hablar de compartir se refieren a mucho más que solo permitir que otros la vean. Para ello, la retransmisión se apoyará en la integración total con YouTube. El nuevo servicio también ofrece la posibilidad de que si los usuarios están viendo jugar en directo a un gamer o jugador influyente y se animan a jugar ellos mismos, pueden empezar en el punto exacto en el que el jugador que estaban viendo ha terminado.

Los retos

No obstante el optimismo, de momento no se conocen títulos dentro del catálogo de Stadia. El gran desafío de Google es el de desarrollar una cartera de juegos amplia y atractiva que pueda competir de tú a tú con los de sus rivales, que llevan años cultivando títulos exclusivos e historias con sus fanáticos.

Durante el lanzamiento, Google dijo que trabaja con más de una docena de estudios. De cualquier forma, la empresa no entregó detalles claves como el precio de la suscripción o si su negocio vivirá de la publicidad en línea.

Si los usuarios están viendo jugar en directo a un gamer y se animan a jugar ellos mismos, pueden empezar en el punto exacto en el que el jugador que estaban viendo ha terminado

Además de que el servicio aún no es funcional. Primero llegará a EE. UU., Canadá y a la mayoría de países en Europa. Si bien es una decisión de mercado, no escapa al análisis que la propuesta de Google depende en una gran medida de que sus usuarios tengan una conexión estable a internet. El gran talón de Aquiles de Stadia podría ser el enorme volumen de datos que se necesita mover para darles a miles de usuarios una experiencia fluida, sin importar su dispositivo.

REDACCIÓN TECNÓSFERA
@TecnosferaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.