Las razones para entender el mal momento que vive WeWork

Las razones para entender el mal momento que vive WeWork

La firma esperaba una salida a la bolsa exitosa, pero sus planes se han visto frustrados.

WeWork

A mitad de agosto, WeWork anunció su intención de salir a bolsa, pero esta decisión se pospuso ante las reticencias expresadas por varios inversores.

Foto:

Reuters

Por: Tecnósfera*
01 de octubre 2019 , 11:36 a.m.

La firma estadounidense que ofrece rentar espacios de trabajo compartidos WeWork anunció su retiro formalmente para su oferta publica inicial. La noticia se conoce días después de que su fundador Adam Neumann reununciara a su cargo de director y es un golpe para el trabajo que llevaban en conseguir capital de inversión.

"Hemos decidido posponer nuestra oferta pública inicial para centrarnos en nuestro negocio principal, cuyos principios siguen manteniéndose sólidos", indicó este lunes en un comunicado el nuevo grupo de consejeros delegados interinos, Artie Minson y Sebastian Gunningham.

Desde hace unas semanas, la compañía con sede en Nueva York venía trabajando y preparándose para salir a la bolsa, pues tenían una fecha límite para lograrlo de manera exitosa.

WeWork esperaba completar una salida a bolsa exitosa para fin de este año con el fin de obtener un préstamo de 6.000 millones de dólares, ademas de al menos 3.000 millones de dólares en capital recaudado en su oferta pública. 

(Le puede interesar: Adam Neumann renuncia a su cargo como CEO de WeWork)


A mitad de agosto, la firma de "coworking" anunció su intención de salir a bolsa, pero esta decisión se pospuso ante las reticencias expresadas por varios inversores en relación a la tasación y a la gestión e imagen pública de su cofundador Adam Neumann.

Hemos decidido posponer nuestra oferta pública inicial para centrarnos en nuestro negocio principal, cuyos principios siguen manteniéndose sólidos

La gestión del empresario ha sido cuestionada en varias ocasiones. Neumann, quien es de origen israelí, rápidamente se hizo millonario con el crecimiento de WeWork.
Según Forbes, consiguió un patrimonio neto estimado en 2.200 millones de dólares.

Al joven empresario se le veía en excéntricas fiestas, pero más allá lo que incomodaba a los accionistas era cómo estaba llevando Neumann el negocio. Uno de sus mayores cuestionamientos fue vender la marca "We", lo cual le costó al ejecutivo devolver 5.9 millones de dólares en acciones que había recibido.

La presión no se hizo esperar y los miembros de la junta de WeWork instaron a Neumann para que se hiciera a un lado y asumiera un nuevo rol como presidente no ejecutivo, con el fin de rescatar una oferta pública inicial, la cual fue recibida con desprecio inmediato por parte de los inversionistas.

Solo una semana después de la salida de su polémico cofundador, WeWork va a "entregar una solicitud para retirar la Declaración de Registro" con la que el pasado 14 de agosto informó a la Comisión del Mercado de Valores (SEC, en inglés) su intención de convertirse en una empresa cotizada.

Ante este panorama, a WeWork le urge encontrar nuevas fuentes de capital para mantener las luces encendidas, pues la firma empieza a quedarse sin efectivo. Incluso, sus dos codirectores ejecutivos, quienes reemplazaron Neumann la semana pasada, están sopesando posibles recortes de personal y desinversiones.

Por su parte, los directivos encargados indicaron: "seguimos más comprometidos que nunca en el servicio a nuestros miembros, clientes corporativos, socios inmobiliarios, empleados y participantes. Tenemos toda la intención de operar WeWork como una cotizada y esperamos volver a visitar el mercado de acciones en el futuro".

Tengan la seguridad de que WeWork se convertirá en una empresa publica, pero solo podemos hacer una oferta pública una vez y queremos hacerla bien

Y aunque WeWork se encuentra en conversaciones con bancos de inversión sobre un nuevo préstamo de 3.000 millones dólares, que también dependería de la venta de una cantidad sustancial de capital nuevo, una fuente probable de esa infusión de capital es SoftBank Group, que también ha invertido en firmas como Slack y Rappi y es el mayor inversionista en WeWork.

Pero la situación parece no mejorar. Los bonos de WeWork cayeron a un mínimo histórico el lunes, después de que la compañía informara que se retiraría de la su oferta inicial. "Esto pone una pausa oficial en nuestro proceso de convertirnos en una empresa publica", afirmaron los nuevos codirectores. "Tengan la seguridad de que WeWork se convertirá en una empresa publica, pero solo podemos hacer una oferta pública una vez y queremos hacerla bien", añadieron.

WeWork había tratado de ser valorada como una empresa de tecnología, aunque muchos inversionistas públicos la vieron como una acción inmobiliaria demasiado cara.

El retiro pone fin a un proceso turbulento que convirtió a una de las ofertas públicas más esperadas en una advertencia sobre la reticencia del mercado público a pagar por un modelo comercial no comprobado.

REDACCIÓN TECNÓSFERA
*Con agencias

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.