Secciones
Síguenos en:
La creatividad no entra en cuarentena para las personas mayores
Vuelve la Escuela virtual de Historias en Yo Mayor

Vuelve la Escuela virtual de Historias en Yo Mayor.

Foto:

Historias en Yo Mayor

La creatividad no entra en cuarentena para las personas mayores

Vuelve la Escuela virtual de Historias en Yo Mayor, iniciativa que busca construir relatos.

“Para nosotros, estar casados era ir al colegio cogidos de las manos, hacer tareas juntos, hacernos compañía y cuidarnos”. Esto significaba el matrimonio en la mente infante de don Vicente Javier Giraldo, según recuerda 66 años después. 

Lea también: Nuestros mayores cuentan (Especial)

Hoy es un arquitecto constructor ya retirado que vive en Guarne, Antioquia, y el año pasado fue uno de los participantes de la Escuela virtual de Historias en Yo Mayor. Su cuento, Eliza, hizo parte de las 52 narraciones elegidas en las siete semanas que duró el programa de la Escuela Virtual en 2020, durante la cuarentena. Si usted también tiene una historia por contar o le gustaría saber el final de la historia de amor infantil de don Vicente, este artículo le interesa.

La Escuela Virtual de Yo Mayor es una iniciativa de la Fundación Saldarriaga Concha y la Fundación Fahrenheit 451, en alianza con EL TIEMPO, que enseña a construir relatos a través del diálogo entre personas mayores y sus lazos familiares. El programa le hizo frente al encierro y la cuarentena llenando de creatividad a las más de 9000 casas de personas mayores que participaron el año pasado en la primera versión: lectores y escritores de 16 departamentos del país y algunos externos.

En realidad, el programa de Historias en Yo Mayor cumple diez años en esta edición. Han realizado seis versiones de un célebre concurso de cuento y narración oral, pero el año pasado, tras las medidas de aislamiento, se volcaron a la web con actividades interesantes que pueden consultarse en su página www.yomayor.co. Durante las siete semanas que dura el programa, publicaron guías, videos, audios, conversatorios con personajes reconocidos del mundo cultural, todo orientado a una temática distinta cada semana que busca evocar un recuerdo de la vida: el primer amor, la primera casa, mitos y tradiciones orales, entre otras.


El año pasado contaron con 35 clubes de lectura, 7 radiocuentos, 7 podcast, 7 conversatorios con figuras como Ricardo Silva Romero, Amparo Osorio, Hugo Chaparro y Melba Escobar. Al final, se reunieron más de 9000 personas mayores en los clubes de lectura, 800 tomaron las clases semanales y más de 1500 usuarios se conectaron a través de sus redes sociales (Instagram, Twitter y Facebook).

Así, la historia de don Vicente es apenas una de las 52 que integran el libro antológico que surgió de toda esta experiencia: el Heptamerón, memorias de una cuarentena creativa, basado en el clásico El Decamerón, una obra del siglo XIV que recopila historias de un grupo de diez jóvenes refugiados en una villa a las afueras de Florencia durante la peste bubónica, surgió esta publicación. La literatura siempre ha sido un puente de vidas y experiencias, y en este siglo XXI, la virtualidad y las plataformas de videollamadas permitieron el encuentro de estos adultos mayores en todo el país y sus historias.

Y es que el efecto de escuchar a otros y reconocer el propio pasado en los recursos ficcionales genera un efecto catártico y terapéutico en la vida de las personas. La literatura puede salvar vidas e incluso, descubrir nuevos caminos. Así lo vivió Dora Luz Muñoz, quien tiene 75 años y vive en “la sultana ciudad de ensueño y adoración”, como le llamaba su padre a la ciudad de Cali, según su propio cuento Y nos encontrábamos de vacaciones, también elegido para la publicación.

Me entusiasmé muchísimo, porque me dio como alas, una gran motivación

Pero a ella, más que los cuentos, le apasiona la poesía y fue un interés que descubrió en Historias de Yo Mayor. “A raíz de que en una de las clases Javier (el profesor y director de la Fundación) leyó una poesía mía que se llamaba Los pajaritos en mi balcón, me entusiasmé muchísimo, porque me dio como alas, una gran motivación” le dice a EL TIEMPO. Después de que terminaron las siete semanas de la escuela, la señora Dora siguió asistiendo a clases de poesía y continuó aprendiendo por su cuenta.

Aunque Dora ya tenía un interés previo en la escritura, hay quienes el programa les sirvió para hacerlo por primera vez. “No hay que saber escribir, yo nunca había escrito, es muy agradable porque le enseñan a uno”, cuenta Hilda María Posada, quien vive en Medellín y su cuento Hombre muerto también se encuentra en el Heptamerón. La señora Hilda es arquitecta y su visión espacial se refleja en su forma de narrar. “Me encantó lo del primer amor, lo de los mitos y tradiciones, pero las de la casa, la ciudad, para mí como arquitecta fue muy importante también eso”, explica a EL TIEMPO sobre las temáticas que escribió durante el programa.

El miedo a las herramientas virtuales no pueden ser una barrera para no inscribirse en esta convocatoria. Las historias de Vicente, Dora e Hilda son muestra de que, a pesar del distanciamiento, es posible seguir potenciando la creatividad y la socialización. La virtualidad puede ser un reto al principio, pero ha traído múltiples ventajas. “Puede que la primera vez no haya sido la más fácil porque no estaba acostumbrada, pero una vez que uno entra se vuelve rutina. Fue agradable conocer mucha gente de todo el país, y muy grato escuchar a personas de varias partes de Colombia y poder dialogar”, señala Dora.

“Es muy importante dejarle una huella de amor a los hijos y nietos y qué mejor que con nuestros escritos. A mis hermanos también les ha gustado recibir mis relatos, y el que yo les cuente qué cosas nuevas he escrito porque eso es mantenerte vivo, física e intelectualmente”, señala la señora Dora sobre el programa. Doña Hilda incluso cuenta que la experiencia le ayudó con una condición de salud: “se acuerda uno del pasado, los viajes, es muy lindo...le trae a uno la memoria…yo inclusive pensé que estaba empezando con un Alzheimer; y no, era problema de la pandemia, pero esto me sacó a flote todos mis recuerdos”.

Desde el 28 de junio iniciará la segunda cohorte de esta escuela virtual. Todas las personas mayores interesadas podrán, a través de la virtualidad, poner a volar su imaginación con los recursos y herramientas que se subirán en www.yomayor.co durante siete semanas. Si quiere saber más, puede consultar este video .

Puede también ver los resultados de la Escuela virtual 2020 en este link.

GABRIELA HERRERA GÓMEZ
Escuela de Perodismo Multimedia EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.