¿Prohibir anuncios políticos puede ser la solución?

¿Prohibir anuncios políticos puede ser la solución?

Twitter decidió bloquear la publicidad, pero para Facebook o YouTube la opción no es tan viable.

Twitter

La semana pasada, el fundador y CEO de Twitter, Jack Dorsey, publicó un hilo en su plataforma anunciando que a partir del 15 de noviembre los anuncios de políticos quedarán fuera.

Foto:

AFP

Por: Tecnósfera
04 de noviembre 2019 , 08:35 p.m.

La lucha contra el contenido masivo tiene varias caras. Los moderadores humanos, los sistemas de inteligencia artificial y las políticas de uso son algunas de las acciones que las redes sociales han desarrollado y reforzado en los últimos años después de incontables críticas y un creciente escrutinio de los gobiernos a su impacto en las sociedades. 

Después del 2016, con antecedentes como las denuncias de intentos de interferencias en los procesos electorales de EE. UU. por parte de cuentas y anuncios dirigidos desde territorio ruso, la idea de un mayor control sobre la publicidad política ha estado presente. La semana pasada, el fundador y CEO de Twitter, Jack Dorsey, publicó un hilo en su plataforma anunciando que a partir del 15 de noviembre los anuncios de políticos quedarán fuera.

“Hemos tomado la decisión de detener toda la publicidad política en Twitter a nivel mundial”, declaró Dorsey. “Creemos que el alcance del mensaje político debe ganarse, no comprarse (...). Creemos que esta decisión (de seguir una cuenta de un político determinado) no debe contaminarse con dinero”, agregó.

La prohibición de publicidad política no contempla, por ejemplo, la promoción del sufragio, y Dorsey prometió afinar los detalles en las próximas semanas.

Muchos alabaron la decisión y fijaron de inmediato su mirada en el gigante de las redes Facebook. Poco después, Mark Zuckerberg pronunció algunas palabras al respecto y trató de minimizar el impacto de los anuncios políticos, diciendo que se espera que sea solo el 0,5 % de los ingresos para el 2020.

Por otra parte, analistas resaltaron que aunque el modelo de publicidad es la principal fuente de recursos de Twitter, su tamaño está lejos de los millonarios ingresos de Facebook y Google, que tienen sistemas de segmentación y puja que han liderado durante años.

Creemos que el alcance del mensaje político debe ganarse, no comprarse

Un sistema masivo

Los sistemas de las redes varían de una plataforma a otra, pero regular el discurso político es un hebra fina que puede generar más de un dolor de cabeza.

Según Juan Carlos Gómez, investigador de la Universidad de La Sabana y experto en Comunicación Política, compañías como Twitter o Facebook “están obviando que ellas son las que están cometiendo un problema muy grave que es cambiar el algoritmo”.

Gómez considera que dado que los algoritmos nuevos pretenden controlar la información que le llega a cada ciudadano, esos filtros de contenido terminan decidiendo por el usuario. “Están intentando mostrar una apariencia de libertad cuando dicen que van a controlar más los contenidos. Pero los filtros no permiten que me llegue información que la máquina considera que no debo o no quiero consumir.
Entonces ahí se acabó la libertad”.

A esa situación, denominada por académicos como ‘cámaras de eco’ o ‘burbujas ideológicas’, se le unen las inconformidades de ciertos sectores encabezados por el mandatario estadounidense Donald Trump, que han criticado a YouTube y a las otras tecnológicas argumentando un supuesto sesgo ideológico contra los discursos de derecha.

Facebook decidió generar una etiqueta especial para los anuncios políticos que entrega información sobre quién invirtió en dicha publicidad y cuál ha sido su alcance. Sin embargo, dado que el uso de esa verificación es voluntario, la red social no tiene forma de controlar la pauta que sale de cuentas de terceros y no directamente desde la campaña oficial.

El anuncio de Twitter parece ser una vía para alejarse del contenido político polémico. Sin embargo, el mayor riesgo de desinformación proviene de campañas de anuncios que, como ocurrió en el pasado, usan las segmentaciones para explotar las creencias, miedos y rabias de los usuarios y asociarlos con las decisiones electorales.

Gómez enfatiza en que las redes sociales son una herramienta y que el problema no es su existencia, sino el uso que se les da. “No podríamos prohibir los anuncios publicitarios en la televisión o en la radio, sería ilógico”, comenta el docente.

REDACCIÓN TECNÓSFERA
EL TIEMPO @TecnosferaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.