Secciones
Síguenos en:
Ropa inteligente, el siguiente paso en los ‘wearables’
Ropa inteligente

Estos son los prototipos de prendas realizadas con las fibras inteligentes.

Foto:

MIT CSAIL

Ropa inteligente, el siguiente paso en los ‘wearables’

Investigadores del MIT desarrollaron fibras que son capaces de medir el movimiento de una persona.

¿Se imagina tener un chaleco que sea capaz de medir cuál es su postura? ¿O medias que determinen si está caminando correctamente? ¿O ir más allá y tener una prenda que alerte si sufrió alguna caída o está inconsciente?

Todos estos escenarios ya son una realidad y son posibles gracias al desarrollo de fibras táctiles, que desde ya abren un nuevo campo de posibilidades en el mundo de los 'wearables' o tecnología usable, que hasta ahora es dominado por los relojes inteligentes y los audífonos.

(Le puede interesar: Así es la isla artificial de la energía eólica)

Recientemente, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) revelaron la creación de prendas de vestir con fibras funcionales que son capaces de sentir el movimiento de una persona a través del tacto.

Nuestra ropa utiliza una mezcla de fibras textiles típicas junto con una pequeña cantidad de fibras funcionales hechas a la medida que detectan la presión de la persona”, indica en diálogo con EL TIEMPO Wan Shou, investigador posdoctoral en MIT Csail y uno de los desarrolladores de esta tecnología.

(Lea también: iFood y Domicilios se unen en el país, y lo harán con seguridad social)

¿Cómo funciona?

La exploración para la creación de este tipo de textil comenzó hace dos años en el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT. La idea era fabricar textiles que se basaran en 'machine learning' o aprendizaje automático.

“Vimos que hay un gran aumento del uso de dispositivos portátiles para medir cosas como la frecuencia cardíaca y la respiración. Pero teníamos curiosidad de ver si podíamos detectar cómo se mueve una persona mientras hace una actividad física”, detalla Shou.

Para esto comenzaron con la creación de fibras, compuestas por hilos de acero inoxidable, los cuales están recubiertos con nanocompuestos piezorresistivos. En otras palabras, están hechos de materiales mezclados con polímeros que son diminutos y tienen propiedades conductoras, que los convierten en un sensor.

(Le recomendamos leer: Google engañó a usuarios sobre recogida de datos: justicia australiana)

A diferencia de muchos dispositivos electrónicos portátiles, estos tejidos táctiles son suaves, elásticos, transpirables y pueden adoptar una amplia gama de formas

Con esto se ha logrado el desarrollo de medias, guantes y chalecos. Los cuales han permitido determinar si alguien está sentado, caminando o haciendo una pose.

Shou señala que en el caso de las medias son capaces de predecir el movimiento de la persona al observar las diferentes secuencias de huellas del usuario. En los chalecos permiten leer la postura del cuerpo y qué tipo de actividades está desarrollando.

Toda la información recopilada por estas fibras llegan a un computador, que utiliza un algoritmo con 'machine learning', el cual hace una autocorrección si en algún momento un sensor deja de funcionar o está mal acomodado.

La exploración para la creación de este tipo de textil comenzó hace dos años en el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT.

Foto:

MIT CSAIL

Campos de acción

Más allá del mercado de los 'wearables', que ha tenido un crecimiento exponencial, aumentando en el 2020 un 22 por ciento de sus ventas, con 193 millones de dispositivos comercializados, según cifras de la CCS Insight, esta ropa inteligente busca impactar el sector del entrenamiento deportivo y la rehabilitación.

“Con el permiso de los pacientes, se podría ayudar a controlar pasivamente la salud de los residentes en las instalaciones de atención asistida y determinar si, por ejemplo, alguien está inconsciente”, afirma Shou.

(Además: Algunas de las mejores aplicaciones para comprar y vender por internet)

Además, agrega el investigador, un entrenador físico puede hacer uso de este tipo de prendas para analizar las posturas de las personas al hacer ejercicio y realizar sugerencias. O incluso utilizar los datos recopilados para que robots sean configurados y aprendan a realizar actividades humanas.

No obstante lo llamativa que puede parecer esta tecnología, faltan un par de años para que sea comercializada a gran escala, aunque destaca Shou que una de las principales ventajas de estas fibras es que son fáciles de incorporar en la producción textil.

“A diferencia de muchos dispositivos electrónicos portátiles, estos tejidos táctiles son suaves, elásticos, transpirables y pueden adoptar una amplia gama de formas”, detalla el investigador del MIT.

Esto plantea una amplia oferta de posibilidades hacia el futuro sobre lo que se podría hacer con estos sensores y cómo esta tecnología puede llegar a revolucionar el concepto de los usables como no hemos visto antes.

También le puede interesar:

Diez formas de jugar gratis y online con sus amigos en esta cuarentena

¿Cómo es vivir haciendo contenido para TikTok?

- Google reveló secreto para ahorrar batería de dispositivos móviles

MARÍA FERNANDA ARBELÁEZ M.
Redacción Tecnósfera
Twitter: @mafearbelaezmen

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.