Las lecciones del tuit que le costó 20 millones de dólares a Elon Musk

Las lecciones del tuit que le costó 20 millones de dólares a Elon Musk

El fundador de Tesla fue acusado de fraude. ¿Qué implicaciones tiene lo que se publica en redes?

La 'purga' de Twitter

Los expertos señalan que una publicación en redes que cause un daño puede tener el efecto de una responsabilidad legal.

Foto:

Reuters

01 de octubre 2018 , 11:52 a.m.

Una publicación en Twitter le costó a Elon Musk la presidencia de Tesla y una multa de 20 millones de dólares. El líder de la compañía de carros eléctricos fue acusado de fraude por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos luego de que escribiera un mensaje en el que señalaba que estaba considerando privatizar Tesla.

El regulador indicó enfáticamente que se trató de una publicación engañosa y falsa que llevó a confundir a los inversores. Es ahora, tal vez, el trino más caro de la historia para el magnate de la tecnología.

El episodio se suma así a una lista de casos en los que se evidencian que lo que se publica en redes sociales no solo tiene un impacto mayor por la rapidez en la que se replica la información sino que además puede tener las mismas repercusiones legales que en un contexto real.



Lo anterior, teniendo en cuenta que existe un imaginario colectivo de que en los espacios digitales no se ejerce un control y, por el contrario, hay una libertad que permite a los ciudadanos publicar cualquier contenido sin tener en cuenta sus posibles consecuencias.

Felipe Sánchez, abogado del observatorio de redes sociales de la Universidad Sergio Arboleda, explica que es importante tener conciencia de que cualquier comentario divulgado en redes sociales que cause un daño puede tener el efecto de una responsabilidad legal.

“Una persona que publique algo en una red social y cause un daño o lesione el buen nombre de una persona, y que lo haya hecho con la clara intención de que lo que estaba divulgando era falso, puede ser procesada mediante una acción de tutela para que rectifique, mediante una acción penal de calumnia e injuria o puede ser demandada civilmente para que responda por los daños y perjuicios que causó”, dice.

Una publicación como la de Musk, agrega el experto, puede llevar incluso a generar zozobra y pánico financiero. “En estos casos se incurre en un delito porque se afecta a los potenciales clientes de esa entidad”, explica.

“Las personas que retuitean y divulgan cosas en las redes tienen el deber de ser prudentes y dirigentes con la información”, dice.

Mario Morales, profesor de la Universidad Javeriana, agrega que no deben existir diferencias entre el mundo digital y real. “Es un concepto que hay que revaluar porque es un solo mundo, hecho de distintos soportes. Solo si concebimos que lo que pasa en las redes sociales forma parte del mundo habitual de la cotidianidad podemos comprender que se tendrán las mismas repercusiones”, asegura.

El experto añade que una publicación no solo puede tener implicaciones sociales, económicas, civiles y legales sino también reputacionales y personales. “El ciudadano tiene que saber que cada vez que hace presencia en las redes está construyendo su marca personal. Eso no se borra y constituye el acervo de su iamgen en redes”, dice.

Los CEO y las redes sociales

La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos solicitó a Tesla que se tomen medidas adicionales para supervisar las comunicaciones de su fundador en las redes sociales y acusó a la compañía de no haber establecido los controles necesarios para garantizar un manejo adecuado de las mismas.

Sánchez asegura que en las entidades que tienen una gran sensibilidad financiera debe existir un protocolo de redes sociales en el que se establezca un conjunto mínimo de reglas. “Las cabezas de esas empresas tienen que ser muy cuidadosos en el manejo de redes sociales porque las personas no distinguen entre la red particular y la empresa. Puedes decir y comunicar lo que quieras, pero si con eso causas el daño estás sujeto a responsabilidades superiores”, afirma.

Los expertos coinciden en que  es necesario que las redes sociales de una entidad o empresa sean administradas por una persona responsable y capacitada en temas jurídicos y legales.

“Todos sabemos de la influencia que tiene la generación de contenidos a través de redes, pero las grandes empresas contratan practicantes o les pagan muy mal por divulgar esta información que es tan sensible. Se puede construir con acierto la marca empresarial y derivar beneficios o por el contrario llevarla al fracaso o incidir negativamente en ella”, señala Morales.

“Además, los profesionales de otras áreas no deben creer que porque tienen un teléfono están capacitados para manejar las comunicaciones”, agrega.
.
TECNÓSFERA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.