¿Por qué no hay más mujeres en la ciencia y la tecnología?

¿Por qué no hay más mujeres en la ciencia y la tecnología?

Los deseos de los padres, los roles de género y la falta de experiencias son algunas de las razones.

niñas tecnología

Según cifras de la Unesco, solo el 28 por ciento de los investigadores del mundo son mujeres.

Foto:

123RF

Por: Linda Patiño - Redacción Tecnósfera
18 de septiembre 2019 , 07:00 p.m.

Que solo 1 de 10 mujeres que se gradúan de la educación superior haya optado por un programa afín a la ciencia y la tecnología no es una casualidad. Aunque se haya vuelto parte del paisaje, las mujeres como minoría en estos sectores dejan un gran vacío en la innovación, la diversidad y las oportunidades de desarrollo social.

Desde los juguetes para 'princesitas' o la idea de que la matemática no era para ellas hasta las ofertas de menores sueldos y el difícil equilibrio entre la maternidad y la vida profesional. Crecer en este sector es una maratón llena de obstáculos, una que las mujeres corren en tacones.

Numerosos expertos internacionales han señalado que el elemento cultural en una sociedad puede hacer que a los 7 años una niña comience a perder el interés en las áreas STEM, que la incidencia de las palabras de un docente resultan cruciales a la hora de abandonar o continuar con su estudio y que los desplazamientos y costos de la vida estudiantil son una barrera para muchas.

Conozca todo el especial Una Maratón en Tacones aquí.

Influye la educación, ciertos paradigmas, los juguetes que se compran, el antecedente familiar de qué estudio el padre o la madre

Factores como los estereotipos de género, una cultura que promueve la falta de confianza en sí mismas y la escasez de modelos a seguir son algunas de las razones que expertas aluden como causales de la brecha.

De acuerdo con Sonia Monroy, subdirectora de Colciencias, algo fundamental es que "no queremos ganar algo por el hecho de ser mujeres. hay que quitarnos esa idea. Si queremos ganar una beca o un mérito, es por nuestro trabajo". Sin embargo, admite que existe una fuerte influencia de los estereotipos frente al rol de la mujer, lo que se supone debe hacer y estudiar y la educación que han tenido.

"Influye la educación, ciertos paradigmas, los juguetes que se compran, el antecedente familiar de qué estudio el padre o la madre", por eso, cree que la solución está en "cambiar paradigmas".

A nivel global, uno de los estudios más completos en el campo es el de Descifrando el Código de la Unesco, que fue publicado en 2019 y dedica 85 páginas a analizar los diferentes entornos que juegan un papel protagónico en la inclusión de las niñas en las STEM.

Razones a todos los niveles

El reporte de Unesco indica que existen factores a nivel individual y familiar y también a nivel escolar y social que pueden ser determinantes a la hora de impulsar la siguiente generación de científicas en el mundo. 

Existen dos mitos principales sobre la participación femenina en la ciencia y la tecnología: que los niños son mejores que las niñas en matemáticas y que las ingenierías y áreas afines son de dominio masculino. 

Una publicación de Darío Cvncek, Andrés Meltzoff y Anthony Greenwald, investigadores la Universidad de Washington, apunta a que la idea de que las niñas no son buenas en las matemáticas se refuerza entre los 6 y 10 años de edad, cuando los menores relacionan un concepto de la matemática frente al género, una concepción propia del género y una asociación sobre si este coincide o no con el género previamente asociado a la matemática.

Aunque los niños tienden a tener mejores habilidades espaciales que las niñas, los investigadores consideran que probablemente se debe a las oportunidades de desarrollo de las habilidades que existen en un entorno familiar. Dado que para los niños está más permitido desarmar y armar objetos, trepar a los árboles y desafiar las leyes cotidianas de la física, el aprendizaje mediante el juego es distinto que al que resultan expuestas las niñas.

Unesco señala también que perfiles étnicos, condiciones socioeconómicas y estatus de migración en las familias pueden influir en qué tanto apoyo o promoción de la ciencia y la tecnología hay en el seno familiar. Hay mayores probabilidades de que las niñas opten por áreas STEM en hogares donde existen personas con profesiones afines, por ejemplo.

Claro, aunque exista una demanda laboral de perfiles capacitados en áreas STEM, la vinculación de niñas y mujeres tiene que ir de la mano con la realización de sus aspiraciones y sueños. No es democrático optar por forzar a toda una generación a definir su futuro laboral únicamente basados en las necesidades del desarrollo industrial. Sin embargo, los expertos sí han encontrado que dentro de las elecciones hay un factor de presión cultural que podría estar afectando los caminos educativos de las mujeres.

"El sesgo de autoselección es la razón principal por la cual las niñas optan por no participar en STEM. Esta 'elección' está fuertemente influenciada por el proceso de socialización y las ideas estereotipadas sobre los roles de género", reza el informe de Naciones Unidas.

La decisión de estudiar una carrera STEM está ligada a qué tanto esa joven se visualiza en el futuro dentro de esas áreas y qué tanto sentimiento de pertenencia puede desarrollar en esos ambientes. Además, las percepciones y actitudes de las niñas están ligadas fuertemente a "las propias creencias, actitudes y expectativas de los padres, que influenciados por los estereotipos de género pueden causar un tratamiento diferencial de niñas y niños en cuanto a cuidado, juego y experiencias de aprendizaje", dice el informe.

En esa vía, María Alejandra Guzmán, decana de ingenierías en la Universidad Nacional, asegura que en general los bachilleres no tienen claro qué es una ingeniería ni otras carreras aparte de la medicina y el derecho. Parte de la solución está en acercar a los estudiantes a las disciplinas antes de su ingreso a la universidad. Tal vez miles de graduados terminaron sus programas antes de descubrir otros intereses que habrían querido explorar.

Según cifras de Unesco, la tendencia internacional es que solo 3 de cada 10 personas en ciencia y tecnología son mujeres. En el caso de la ciencia la proporción es 2 de cada 10.

Falta de mujeres en el trabajo

El panorama en Colombia, dice Joanna Prieto, docente y cofundadora de Geek Girls Latam, coincide con la tendencia mundial. Si no se hace algo ahora, las jóvenes que se gradúan de los programas técnicos y los pregrados no querrán seguir adelante con sus carreras.

Dado que de los que se inscriben a los que se gradúan hay un gran trecho, su mayor preocupación es que la distribución de las mujeres en el mundo laboral tampoco refleja mejoría. Después de salir de sus programas, el trabajo no tiene grandes señales de cambio, con pagos inferiores por labores iguales a las de sus pares masculinos y ambientes sexistas donde el acoso laboral es tolerado.

Carolina González Velosa, especialista de la División de Mercados Laborales y Seguridad Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), asegura que en Colombia a nivel general existe una marcada diferencia de género en las oportunidades de acceso al trabajo y a ingresos.

Mientras que un 75 por ciento de los hombres participan laboralmente, es decir cuando una persona tiene una actividad económica o está buscando trabajo, esa proporción en las mujeres es del 55%. Por diferentes razones un 45% de las colombianas no participan laboralmente en el mercado del trabajo.

"Esta brecha pronunciada  significa que hay menos mujeres participando en el mercado laboral que los hombres", explica González y cuenta que a ello se le suma la incertidumbre de si consigue o no trabajo.

La tasa de desempleo para las mujeres en Colombia ha sido en los últimos años de alrededor del 12 por ciento mientras que la de los hombres es del 7 por ciento. Esa diferencia es una de las más grandes en Latinoamérica.

Ahora no solamente las mujeres participan menos, sino que cuando lo hacen también consiguen menos empleo.

Las que logran obtener un trabajo encuentran con otra barrera. Los ingresos son mucho menores a los de los hombres. "Hablamos de un 17 por ciento menos cada mes. Esto se explica con el tiempo que las mujeres dedican al trabajo remunerado, que es menor que el que disponen los hombres. Las mujeres trabajan mucho, pero en oficios no remunerados", explica la experta del BID.

Las mujeres a lo suyo

Si se observan los orígenes, más allá de las cifras, la brecha se nutre de una segregación ocupacional centenaria sobre cuáles son las labores tradicionales de una mujer y cuáles no.

"Existen carreras muy remuneradas, altamente masculinizadas, como la ingeniería, y otras muy feminizadas, de baja remuneración, como la docencia o los servicios de cuidado", comenta González.

Eso no está lejos de la normalización de los hogares sobre las actividades de las niñas y de los niños. Jugar con super héroes o barrer, cocinar y cuidar a los bebés está dividido por los colores de las estanterías y de las decoraciones de las habitaciones infantiles.

Para la Unesco existe una necesidad de desarrollar identidades científicas y matemáticas de las niñas y autopercepciones de su potencial en estudios STEM y
profesiones.

Nos ha faltado estimular (...) para que animemos a las mujeres frente a la posibilidad que existe en estas áreas. Se nos ha vuelto paisaje que ellas escojan belleza, algo natural

El libro 'Género, naturaleza y crianza' de Richard Lippa plantea que los estereotipos de género sobre los roles se desarrollan desde muy temprano en la vida. Al final de su primer año, niños y niñas suelen tener diferentes preferencias de juguetes. A los dos años y medio, los pequeños comprenden los estereotipos de género y quieren comportarse como otras personas del mismo sexo, algo que terminan de dominar e internalizar para cuando ya tienen cuatro años.

Según Olga Paz, coordinadora de la Campaña Dominemos la Tecnología en Colombia, actitudes como pedir a una niña que sea más perfecta, que calle más o que sea más juiciosa y normalizar que los niños pueden comportarse más flexiblemente afecta su exploración en la infancia.

Ser una niña, una niña buena, pasa por la validación de las actitudes en los entornos sociales cercanos. "Desde la primera infancia, ni en la escuela ni en casa, se fortalece el interés de las niñas por la exploración, la investigación, el conocimiento y el interés en estas áreas", comenta.

"En espacios como el juego, la educación, las actividades en casa… se promueve en las niñas actividades que refuerzan el estereotipo del rol asignado a las mujeres y socialmente se le asigna a las mujeres roles del cuidado, de cocinar o hacer oficio en casa", mientras que a los niños varones, se les enseñan otras cosas.

De acuerdo con la Unesco, se ha encontrado que las mujeres están subrepresentadas
en campos donde se cree que el talento innato es el requisito principal para el éxito
y dónde están las mujeres estereotipadas como no poseedoras de este talento. Asimismo, el informe de Naciones Unidas considera que las madres, más que los padres, parecen tener una mayor influencia en sus hijas a la hora de escoger entre sus opciones de educación y carrera, y cree que podría deberse a su función de modelo de rol.

Paz por su parte mantiene que las mujeres "están sobrerrepresentadas en campos de estudio que afirman el rol tradicional asignado a lo 'femenino' como la salud, el cuidado, las humanidades o las áreas sociales". Asegura que es el resultado de "políticas educativas impulsadas durante décadas desde los gobiernos, las prácticas del sector educativo y las necesidades del entorno productivo". 

La activista Paz considera que quienes optan por estudiar una carrera tecnológica se enfrentan a un entorno hostil y sexista donde todo el tiempo tiene que demostrar y reafirmar sus capacidades. En este aspecto, su análisis coincide con los testimonios de algunas de las mujeres que comparten sus historias en este especial. 

"Las mujeres no necesariamente están en un espacio seguro sino en un lugar de riesgo constante donde se les mira distinto y se les exige más por ser mujeres", explica Paz y agrega que "las mujeres que estudian carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) muchas veces tienen que esforzarse de manera adicional por desarrollar habilidades que quizá no tuvieron oportunidad de trabajar durante la niñez o la adolescencia". 

Mujeres más visibles, la clave de los modelos a seguir

Numerosos estudios han abordado la importancia de los roles familiares en la crianza de los menores. Unesco encontró en su informe Descifrando el Código, de 2019, que las expectativas de los padres, en especial de las madres, tienen un gran peso en las elecciones educativas de las niñas. La influencia materna puede estar ligada a la función de modelo de rol.

Pero más allá de los hogares, los expertos también creen que encontrar docentes mujeres en campos asociados a la ciencia y la tecnología y la representación mediática de las mujeres en STEM impulsan la identificación de las niñas y la creencia de que estas áreas también pueden ser un lugar para ellas. Tener referentes cercanos amplía las expectativas de éxito.

Las maestras, que mediante experiencias educativas que tienen en cuenta los contextos de aprendizaje de las niñas, pueden influir positivamente en las percepciones, intereses y la confianza en sus futuras aspiraciones profesionales.

Joanna Prieto, cofundadora de Geek Girls Latam y docente universitaria, insiste en que el liderazgo femenino, los modelos a seguir y la visibilización de esos casos de éxito siguen siendo una deuda. Inspirar es un reto que las que ya han tenido éxito deberían asumir para involucrar a más mujeres en el futuro.

Por un lado, Prieto asegura que hay falta de visibilización de quienes ya han logrado destacarse en el sector, pero por otro cree que a muchas mujeres les cuesta asumir ese liderazgo y autopromover su trabajo. Escuche el podcast sobre liderazgo femenino de Entre Clics, donde Joanna Prieto, de GGL y  Rosario Ballesteros de VRAméricas hablan sobre cómo involucrar a más niñas en áreas STEM. 

Mujeres madres, indígenas, activistas y diversas

El lenguaje, los gestos, una mirada… En un mundo tan políticamente correcto, hay muchas discriminaciones, quizá la mayoría, que son casi imperceptibles

Uno de los reclamos más frecuentes de las mujeres en ciencia y tecnología, como ocurre casi en cualquier sector laboral, es el equilibrio entre la vida profesional, la responsabilidad del trabajo y el cuidado de los hijos y otros miembros de la familia en general.

(Lea también: En datos: así son las diferencias de género entre los graduados)

Aunque algunos trabajos, por ejemplo en sectores tecnológicos, tienen oportunidades como trabajo en remoto y flexibilidad horaria, algo compatible con mujeres madres, otro tipo de requerimientos y obstáculos se anteponen en el camino de las mujeres que desean construir su familia sin sacrificar su profesión.

Camila Rengifo, científica colombiana y doctora en biología, dice que uno de los retos más grandes de su carrera ha sido mantener sus publicaciones actualizadas mientras que ha tenido 2 hijos. En su caso personal, se siente afortunada de que en su lugar de trabajo actual, el centro de investigación Agrosavia, cuando comunicó su embarazo, durante el proceso de selección, ello no fue obstáculo.

"Ser mamá es lo más divino que le pasa a uno en la vida, pero ser mamá y trabajar es un reto muy difícil (...) La licencia de maternidad es más importante, pero aunque tienes y quieres estar ahí para tu bebé, te atrasas en tu carrera científica", explica.

La investigadora comparte en su historia que por ejemplo siendo jurado de becas ha notado que no hay ningún tipo de consideración sobre por qué una mujer puede tener menos publicaciones que un par masculino. 

Según la analista Olga Paz, se ha escrito abundantemente sobre los 'triples roles' que cumplen las mujeres en la vida doméstica, la vida profesional/laboral y la participación social/comunitaria/política.

"Sin embargo, no se hacen suficientes esfuerzos para equilibrar esos roles, mientras la carga doméstica, del cuidado y la gerencia del hogar recaiga en mayor medida sobre las mujeres, mientras las mujeres no puedan compartir de manera equitativa esas responsabilidades, no será posible una liberación de tiempos y recursos que permitan la participación activa de las mujeres en otros ámbitos, incluido el mundo de las TIC", expone.

Además de la maternidad, la también coordinadora de proyectos de tecnología Paz, quien lleva más de 13 años trabajando en el sector de la sociedad civil, apunta que "infortunadamente, no solo nos discriminan por ser mujeres, también por ser indígenas, negras, LGBTI y también por supuesto por promover y defender los derechos de las mujeres".

En su caso, como directiva de iniciativas de apropiación de las TIC, también ha visto que el sector tiende a tener discriminaciones en relación con las capacidades de las mujeres. "Siempre nos están poniendo a prueba y lo peor es que muchas veces las mujeres sentimos que efectivamente tenemos que probar que podemos ser buenas en todos los campos de la vida… porque no se nos permite equivocarnos, si cometemos un error suele ser costoso para nosotras… Es una carga muy pesada la que solemos llevar las mujeres", señala.

También cree que no todas las discriminaciones llegan con un no a la cara. "el lenguaje, los gestos, una mirada… En un mundo tan políticamente correcto, hay muchas discriminaciones, quizá la mayoría, que son casi imperceptibles y por tanto es difícil confrontarlas porque de manera evidente no te están diciendo que eres una incapaz. Si reclamas, quedas como una paranoica".

Medidas afirmativas

En el panorama general de las brechas de género, el análisis de EL TIEMPO encontró que el aumento de la cantidad de graduados en tecnólogos tuvo un ascenso significativo a partir del año 2009.

Lea también: En datos: así son las diferencias de género entre los graduados. 

Una de las instituciones que mayor peso tiene en la balanza educativa en el país es el Sena (Servicio nacional de aprendizaje), que se ha especializado, sobre todo en la última década, en generar formaciones que atiendan las necesidades de la industria y habiliten laboralmente a sus egresados.

Farid Figueroa, director de formación en el Sena, asegura que dicho pico la formación técnica y tecnóloga se debió a una lectura del país sobre la necesidad en la industria y las capacidades e infraestructura de la institución. "A partir del 2009 se empieza a reforzar todo ese trabajo y hoy podemos decir que el Sena aporta cerca del 60% de la formación de tecnólogos en el país".

A pesar de que durante años la educación se ha orientado a ser profesional, "la formación técnica o tecnóloga es una opción real que habilita a las personas para el mundo del trabajo, el que sea, desde la vinculación laboral o el emprendimiento".

Si bien la mayoría de personas que se gradúan en el Sena son mujeres (53% entre el 2001 y el 2017), dicha cifra cae al 30,9% en los programas STEM.

Ante eso, Figueroa reconoce que no han existido campañas que activamente hayan buscado revertir la situación. "Nuestra formación siempre ha sido abierta", expresa el funcionario justificando que la elección depende de los intereses de los estudiantes y no de un requisito de género.

Sin embargo, admite: "creo que nos ha faltado estimular, a nosotros como instituciones, para que animemos a las mujeres frente a la posibilidad que existe en estas áreas. Se nos ha vuelto paisaje que ellas escojan belleza, algo natural". Cree que la mejoría ha sido tímida, que ver una joven estudiando programación es algo que llama la atención.

"Lo que falta es venderles el concepto, de que también pueden entrar en programación o en IA, nos ha faltado hacer esa mirada y consolidar el concepto de que es una opción laboral de inserción inmediata. Cuando las mujeres entran en estas áreas, muchas pueden realizarse desde casa. Creo que esta es una gran oportunidad para apalancar por ejemplo a las madres de familia y que no siempre sigan pensando en una larga jornada en el salón de belleza", comenta.

Carolina González, la analista del BID, asegura que conseguir oportunidades de empleo flexible que permitan a las mujeres el balancear las necesidades del hogar con una actividad laboral es una proeza por lo que las medidas de contratación de mujeres pueden apoyar la inclusión, sin embargo, "las políticas de cuotas, pueden plantear algunos inconvenientes. Las cuotas no son la solución mágica para todo".

"Los estereotipos, los roles del hogar, las decisiones que las personas toman y los sesgos a la hora de que las empresas contratan personal hacen muy difícil lograr la equidad en el mercado del trabajo. La tecnología tiene un gran potencial, pero no es una herramienta mágica que va a solucionar todos los problemas sociales", explica González.

Ya en el 2012, cifras de la OCDE sobre la equidad de género en la educación, el empleo y el emprendimiento apuntan a que cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen y que la reducción de la disparidad entre la participación de mujeres y hombres en la fuerza laboral produce un crecimiento económico más rápido. 

Por su parte, Paz asegura que la participación de las mujeres, así como la participación de las diversidades étnicas, sexuales, generacionales y otras poblaciones, es necesaria para el crecimiento de una sociedad.

"Solo el 6% de las aplicaciones a nivel mundial son creadas por mujeres, esto es gravísimo porque internet refleja nuestros comportamientos, está incorporado en nuestra vida cotidiana… y si la mayor parte de lo que se produce excluye la participación de las mujeres esto tiene un impacto importante". "La innovación también se trata de diversidad", agrega.

Para Paz el peligro es que la falta de participación diversa termine promoviendo "una única perspectiva, una manera homogénea de ver el mundo y de atender sus necesidades". Con una tecnología creada por los ojos de unos pocos, que no pueden entender las particularidades de quienes son distintos. 


LINDA PATIÑO CÁRDENAS
REDACCIÓN TECNÓSFERA

@LinndaPC

Conozca todo el especial Una Maratón en Tacones aquí.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.