Una mirada al futuro de la movilidad urbana

Una mirada al futuro de la movilidad urbana

Los nuevos modelos de automóviles pueden desde hacer trayectos por el aire hasta manejarse solos.

Volvo 360c

El Volvo 360c es la propuesta de vehículo volador autónomo de la firma de carros sueca.

Foto:

Cortesía Volvo

Por: Redacción Domingo
03 de noviembre 2018 , 10:30 p.m.

¿Recuerda cómo se imaginaba viviendo en el futuro mientras veía ‘Los Supersónicos’, una serie animada de William Hanna y Joseph Barbera estrenada en 1962? Varias generaciones de niños crecieron con la imagen de Súper Sónico, el papá, viajando por el espacio montado en su propio carro volador, en el que iba al trabajo, recogía a sus hijos en el colegio o hacía el mercado junto con su esposa, Ultra.

Pero, lo que en ese momento parecía un relato lejano y utópico puede volverse una realidad en muy pocos años.

Ante los cuestionamientos sobre la saturación de las grandes ciudades del mundo, cada vez más pobladas y sin una infraestructura vial completa, y la búsqueda de la comodidad de las personas mientras se transportan desde su casa, varias compañías han empezado a presentar sus propuestas de movilidad alternativa, que llevan a pensar que el futuro de los carros voladores y autónomos está cada vez más cerca.

Esta semana, en la primera reunión del sector del transporte aéreo en urbes, organizada por la Nasa y la Administración Federal de Aviación, en Seattle (Estados Unidos), se debatió acerca de la importancia de incluir autos voladores a las ciudades. De hecho, la agencia espacial anunció que buscará “revolucionar” el concepto de movilidad con vehículos de este tipo.

Volvo, el fabricante sueco, y Baidú, el motor de búsqueda chino, también anunciaron que se unirán para crear taxis robóticos voladores completamente autónomos a partir del 2020.

En el Salón del Automóvil de Ginebra, en marzo, Audi y Airbus presentaron otro carro volador llamado Pop.Up Next, impulsado por cuatro rotores que le ayudan a elevarse como un dron y alcanzar una velocidad de hasta 120 kilómetros por hora. Su autonomía es de 50 kilómetros.

En mayo de este año, Uber también presentó el prototipo de un taxi volador autónomo, llamado uberAIR. El primer vuelo del carro está previsto para 2020 en Los Ángeles, y contará con cuatro conjuntos de hélices eléctricas y un sistema de control de tráfico aéreo.

Carros para todos los gustos

Mientras muchas firmas apuestan por los modelos voladores autónomos, otras se decantan por vehículos que, aunque se desplazan por el aire, requieren de una persona que los maneje. Ese es el caso del Pal-V Liberty, de la marca holandesa Pal V, que fue presentado en la feria Innovation Expo 2018 de Róterdam (Holanda). Se trata del primero que se comercializa en el mundo, capaz de moverse a 160 kilómetros por hora y recorrer distancias de 400 kilómetros.

En noviembre del año pasado, el grupo chino Geely –matriz de Volvo y Lotus– compró Terrafugia, una compañía especializada en la fabricación de automóviles voladores. Gracias a esta alianza surgió el Transition, un vehículo con alas desplegables que su conductor puede conducir a una velocidad de hasta 160 kilómetros por hora.

Pero, para los que todavía prefieren trasladarse por tierra, la opción será hacerlo sin tener que ocuparse en absoluto de manejar el vehículo. Volvo presentó recientemente el prototipo 360c, un carro eléctrico que se conduce solo, con una cabina que puede ser adaptada como una habitación, una oficina, una sala de reuniones o un espacio de entretenimiento. El volante se sustituye por un sistema GPS de última generación que se apoya en cámaras de 360 grados distribuidas en el exterior del automóvil. El carro podrá alcanzar una velocidad de 300 km/hora.

No cabe duda de que estos proyectos ambiciosos, con la inclusión de inteligencia artificial y herramientas digitales en los automóviles, cambiarán el concepto de tránsito en las grandes ciudades y la forma nos movilizamos.

Puntos de discusión

El auge de los carros voladores y autónomos ha abierto el debate sobre los desafíos y problemáticas que supone su implementación real en las grandes ciudades. En primer lugar, se trata de vehículos que no son accesibles para todo el mundo, porque los costos asociados a la fabricación de este tipo de carros pueden ser elevados, lo cual ocasiona que no se pueda configurar ni estandarizar la dinámica de tránsito y la infraestructura vial de las ciudades.

Por otro lado, los proyectos y prototipos expuestos en el último año plantean que, en promedio, la capacidad de los carros es de máximo cuatro ocupantes. Para varios expertos, esto no soluciona los problemas ambientales ni de transporte porque provocaría congestión o ralentizaría el desplazamiento de los ciudadanos. En otras palabras, no soluciona los problemas de movilidad masiva en las urbes. En tercer lugar, los analistas plantean que es importante que los gobiernos locales transformen sus normativas para regular y garantizar que la inclusión de los nuevos medios de transporte no impacte de forma negativa la dinámica diaria de la ciudad.

REDACCIÓN DOMINGO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.