Facebook, Google y Amazon viven un año de frentes abiertos

Facebook, Google y Amazon viven un año de frentes abiertos

No son pocos los procesos ni las investigaciones que buscan vigilar de cerca a estos gigantes.

Protestas contra Amazon

Las compañías han tenido diversas citaciones a reuniones con legisladores para investigar sus comportamientos.

Foto:

AFP

Por: Redacción Tecnósfera
11 de septiembre 2019 , 11:41 p.m.

Desde hace meses han aumentado las convocatorias para puestos como expertos en políticas públicas o asesores de relaciones con gobiernos en el emblemático centro de emprendimiento en EE. UU., Silicon Valley. La razón es que en los últimos años, el escrutinio de gobiernos y organizaciones sociales ante las empresas de tecnología ha crecido considerablemente.

A poco más de tres meses de culminar el año, los gigantes de la tecnología Google, Amazon y Facebook tienen frentes abiertos que podrían derivar no solo en grandes multas, sino en cambios significativos en sus modelos de negocio.

La que tal vez lleva más tiempo en el ojo del huracán es Facebook por críticas a sus prácticas y su responsabilidad en áreas que van desde una posible influencia en tiempos electorales hasta albergar contenidos en su red que incitan al odio y el suicidio.

El 2018 fue su año negro. El gigante de las redes sociales (dueño de Instagram y WhatsApp) se situó en lo que hasta hoy es uno de los procesos indagatorios más grandes hechos a una tecnológica.

El escrutinio surgió a raíz del escándalo de Cambridge Analytica, en el que los datos de 87 millones de usuarios fueron usados indebidamente por una consultora política británica.

El caso llegó a un acuerdo en julio, cuando Facebook recibió formalmente una histórica sanción de 5.000 millones de dólares de la Comisión Federal de Comercio (FTC) de EE. UU., la más alta multa que ha dictaminado la entidad; pero, además, la obligación de cambiar su modelo de uso de datos y privacidad.

A ese incidente se suman filtraciones de información, como la de dos días atrás, en la que los números de teléfono vinculados a 419 millones de cuentas de Facebook quedaron expuestos en internet y otras investigaciones de legisladores, como el reciente caso que abrieron ocho fiscales de EE. UU. para analizar el manejo de la red sobre los datos de sus usuarios.

Al otro lado se sitúa la compañía dueña del principal buscador en internet, de la red de mapeo en línea más utilizada y del sistema operativo móvil más popular en el mundo: Google.

En un año marcado por las protestas de sus empleados, que rechazan varias de sus políticas internas, la firma se enfrentó esta semana a una investigación “sin precedentes” de 50 fiscales generales de EE. UU. sobre su poder en internet.

A este debate se han sumado entidades del Reino Unido como la Autoridad Antimonopolio y la Autoridad de la Competencia y Mercados, que denuncian el “poderío” de Google en el mercado de la publicidad en línea y en el de las aplicaciones.

Así mismo, su subsidiaria YouTube ha tenido que enfrentar procesos delicados en los últimos meses. En agosto recibió una multa histórica de la FTC y la Fiscalía General de Nueva York por 170 millones de dólares, a causa del uso indebido de datos de menores de 13 años.

Pero el ojo público también vigila a Amazon. Aunque el cubrimiento mediático se ha centrado en las protestas en su contra, como las manifestaciones en Nueva York en rechazo a sus segundas oficinas principales, la tecnológica también está siendo observada por distintos organismos sobre sus posibles prácticas anticompetitivas, las condiciones laborales de sus trabajadores y el uso de sus tecnologías de reconocimiento facial.

La Comisión Europea comenzó una investigación preliminar contra la multinacional por presuntas prácticas anticompetitivas; argumentaban que la plataforma recopila y utiliza “información confidencial competitiva” de comerciantes independientes. El secretario del Tesoro de EE. UU., Steven Mnuchin, se sumó al debate y dijo que “Amazon destruyó la industria minorista”.

En febrero, la FTC creó un grupo de trabajo especializado que “tomará medidas de cumplimiento cuando sea necesario”, e incluso obligará a los gigantes tecnológicos a disolver fusiones pasadas o dividir partes de sus negocios en pro de la competencia.

Las tres firmas hacen parte de una de las pujas electorales más fuertes en EE. UU. Desde marzo, la senadora demócrata Elizabeth Warren, también candidata presidencial, ha abanderado su aspiración política con la campaña ‘Break up big tech’, con la que propone dividir a Instagram de Facebook, a YouTube de Google y otras compañías que tienen “demasiado poder sobre la economía, la sociedad y la democracia”.

REDACCIÓN TECNÓSFERA@TecnosferaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.