‘La innovación con tecnología no depende del dinero’

‘La innovación con tecnología no depende del dinero’

Líder de asesoría de PricewaterhouseCoopers propone conectividad y acceso para los futuros líderes.

Estudia cursos de innovación y obtén un factor diferencial

"Lo que va a suceder, ahora que las personas están conectadas a internet, es que las máquinas se van a conectar", asegura Kande.

Foto:

iStock

Por: Linda Patiño - Redacción Tecnósfera
28 de octubre 2019 , 08:42 a.m.

Aunque mucho se ha dicho sobre la cuarta revolución industrial (4IR, por su sigla en inglés) pocos expertos desarrollan una visión pragmática y diversa como Mohamed Kande, líder de asesoría global y vicepresidente para EE. UU. de PricewaterhouseCoopers (Pwc).

En una visita a Bogotá, el francés, que estudió para ser ingeniero y hoy día lidera el trabajo de consultoría de una de las principales firmas en la materia, conversó con EL TIEMPO sobre cuál es el potencial de las regiones en vías de desarrollo dentro de la revolución económica global que llega con las nuevas tecnologías.

Mohamend Kande

Mohamed Kande, líder global de consultoría en PwC

Foto:

Pwc

¿Cuál es el rol de las economías emergentes en la 4IR, cuando la inversión puede ser una limitante?

La última vez en la que tuvimos una gran disrupción fue con la llegada de los teléfonos celulares. Ese dispositivo hizo al mundo móvil y cambió la forma en la que actuamos. Pero no solo cambió la forma de vivir, también creó nuevos negocios. La gente puede conectarse a internet, llevar sus actividades al móvil y pagar en línea. El teléfono logró llevar el dinero a digital y a lo móvil, creó una nueva economía. Lo que va a suceder, ahora que las personas están conectadas a internet, es que las máquinas se van a conectar.

Por ejemplo, las scooters eléctricas que se manejan con aplicación. A medida que las máquinas se conecten se crearán oportunidades para los negocios. En el caso de las economías emergentes hablamos de nuevos productos y servicios. Hoy son las patinetas, mañana puede ser cualquier cosa. Pero, sin la llegada de estas cosas conectadas, y la capacidad de conectarlas, servicios como Uber no podrían llegar a los territorios.

Uber, por ejemplo, reúne a varias tecnologías: inteligencia artificial, conducción de alta velocidad, carros autónomos y análisis del tráfico, que son posibles cuando el carro se conecta cada vez más a internet. Si los vehículos, los semáforos y el tráfico se conectan, las personas podrán empezar a pensar en soluciones diferentes para los trancones. La clave es la combinación de todas estas tecnologías.

¿Las regiones emergentes serán más consumidoras que productoras? ¿Estamos ante una brecha entre norte y sur?

No. La 4IR no es algo que depende de grandes cantidades de dinero.
Lo primero que las compañías empezarán a pensar es ¿cómo puedo entregar nuevos servicios y productos ahora que tengo estos dispositivos en todas partes? ¿Cuál es la respuesta? Aún no la conocemos.

No creo que la 4IR vaya a ser una cuestión sobre dinero. Va a ser una cuestión sobre datos. Es sobre la movilidad y el acceso a la información. Allí es donde la gente va a invertir, porque entre más datos se tengan más servicios podrán crear. La IA necesita datos. Esa disciplina nació en los años 60, pero en ese entonces no teníamos suficientes datos para que funcionara. Entre más información se tenga, más inteligentes serán las soluciones y eso se aplica al tráfico, a la agricultura y a cualquier sector.

La gente necesita ver que el valor está en usar esta tecnología para crear nuevas soluciones en sus propios sectores, en las distintas economías, que tienen distintas necesidades.

No creo que la 4IR vaya a generar la brecha entre países más o los menos desarrollados. Creo que cualquier persona puede lograrlo. Por ejemplo, los pagos móviles nacieron en Kenia (África) para solventar la falta de acceso bancario. Ante la falta de tarjetas de crédito en la economía del efectivo, surgió la solución de convertir el celular en una tarjeta. Esa fue una innovación que surgió desde el sur.

¿Qué se necesita para llegar entonces a esa 4IR?

Conectividad para lograr esa movilidad de la información. Por eso, las telecomunicaciones y el despliegue de redes de quinta generación son tan importantes. El 5G no está hecho para que los usuarios puedan chatear más rápido o descargar una serie de Netflix en cuestión de segundos, esta hecho para los objetos.

La eficiencia de la comunicación va a optimizar recursos. El 5G podría costar el 10 por ciento de lo que vale hoy esa comunicación en 4G. Si los precios de conectar cosas bajan, más cosas se van a conectar, se van a lograr más datos.

La gente necesita ver que el valor está en usar esta tecnología para crear nuevas soluciones en sus propios sectores, en las distintas economías, que tienen distintas necesidades.

¿Pero no deberían pensar en solo producir datos sino también en formar talentos que los usen, no?

La brecha no va a estar en la tecnología. Ella va a llegar, los datos pueden producirse y la innovación se dará en todas partes.

Pero la brecha sí puede verse en que las escuelas no están educando a las personas sobre IA, automatización o robótica. Esta no es una brecha entre países, sino entre instituciones y ciudades. El sistema escolar aún no ha logrado tomarle el pulso a la tecnología.

Pero no es la primera vez que ocurre. Durante la industrialización, las academias para gestión de procesos y administración eran escasas. Para cuando ocurrió la masificación, las compañías optaron por invertir en sus propias universidades para entrenar a la gente. En ese entonces, lo llamarían industrial y no upskilling digital, pero es la misma lógica. Eso es lo que tienen que hacer empresas y gobiernos para poder cerrar la brecha mediante el reentrenamiento.

Colombia es un país de pymes, ¿qué riesgos y oportunidades tienen en este panorama?

Muchas de las cosas que son claves para la 4IR serán tan fáciles como usar un celular hoy día. Tener un teléfono ya no es tan caro como antes. Se trata de cómo se usa, ya no tiene que inventarse porque ya existe.

Hemos visto lugares en los que estos cambios ya están ocurriendo. Por ejemplo, un negocio pequeño puede ser un restaurante, en el que se cocina la comida y luego debe entregarse.

Hoy usan a una persona en una moto para la entrega, mañana podría hacerlo un dron y ahorrar dinero. Eso puede ocurrir también en un negocio de entregas.

Si reemplazamos a la gente con drones necesitamos reentrenarlos y crear nuevos trabajos para ellos. Los trabajos van a aumentar, pero no serán los mismos, algunos se irán y otros llegarán

Creo que la 4IR –con excepción del tema educativo– va a democratizar la tecnología.
Si las herramientas ya están, el uso puede basarse en innovaciones locales e ideas más allá de la cantidad de dinero que hay disponible.
Dado que el desafío está en preparar a las personas, no importa el tamaño del negocio. Las barreras para entrar en esto están muy bajas ahora. Fue la tecnología la que disminuyó esas barreras.

Otro ejemplo, una aplicación de transporte compartido. Antes había que pagar cosas como licencias, cupos y otro tipo de requisitos para prestar el servicio.

Pero mientras más se apliquen las tecnologías, más ofertas de valor se van a crear y nuevas necesidades de innovación disruptiva surgen. Si reemplazamos a la gente con drones necesitamos reentrenarlos y crear nuevos trabajos para ellos. Los trabajos van a aumentar, pero no serán los mismos, algunos se irán y otros llegarán.

¿Qué falta para empezar a aprovechar lo que ya está?

Creo que las mayores inversiones vendrán del sector de la conectividad. Las compañías de telecomunicaciones van a necesitar grandes cantidades de dinero para lograrlo, y allí los gobiernos tienen un rol que jugar. En muchos países los gobiernos están dando acceso al espectro, buscando que la 4IR no sea posible solo en las grandes ciudades sino en otras regiones.

Existen lugares donde las empresas deben decidir si llevar o no personas. Con conectividad, el problema se resuelve con otras formas de llegar a lugares donde antes no era posible.

Otra inversión importante es en data centers, pues esos datos deben ir a algún lugar y deben hacerlo de forma segura. La ciberseguridad es uno de los frentes más urgentes para lograr la 4IR. Cuando todo está conectado, eso puede significar que alguien podría conectarse a lo que quiera. Otro gran desafío es obtener fuentes de información que sean diversas y representativas.

¿Cree que la 4IR implica un mundo inevitable de corporaciones gigantescas con más poder que hasta los mismos países?

Creo que la 4IR va a hablar más del mundo industrial que de las personas y va a trabajar con máquinas. Las grandes tecnológicas, como Google, Facebook y otras compañías muy grandes, están negociando con información de la gente y de la persona como tal. Eso es lo que tenemos hoy. Pero dado que lo que se conecta con la 4IR son drones, máquinas y dispositivos IoT, se está creando una base de datos totalmente nueva, que nos permiten conocer más de las cosas.

Esta información no tiene que ver con un usuario, sino con máquinas, compañías, granjas, fábricas... Ello también implica que lo que se va a hacer con esos datos también es diferente. No puede venderle nada a la máquina de vuelta, no se trata de una industria publicitaria sino más de datos para administrar negocios de una forma distinta.

Creo que veremos una nueva generación de compañías que no necesariamente serán las que ya conocemos. Quienes tienen un negocio y agregan la tecnología generan muchas innovaciones. ¿Dónde van a surgir? No lo sabemos, pero sí sabemos que la oportunidad está aquí.

LINDA PATIÑO 
@LinndaPC
REDACCIÓN TECNÓSFERA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.