Google y sus empleados, otra vez en desacuerdo

Google y sus empleados, otra vez en desacuerdo

Las decisiones de la compañía han generado, en menos de un año, dos fuertes protestas internas.

Google lanza iniciativa que combate las noticias falsas

Esta no es la primera vez que Google recibe el rechazo de sus empleados. A inicios de este año, una carta con más de 4.000 firmas exigía detener el Proyecto Maven.

Foto:

Reuters

Por: Tecnología
20 de agosto 2018 , 10:41 p.m.

Los planes de Google para entrar de nuevo en el mercado chino, esta vez con un buscador adaptado a la fuerte censura impuesta en ese país, chocaron de frente con la posición de muchos de sus empleados, a quienes la noticia no les cayó nada bien.

Por eso, enviaron una carta a las directivas exigiendo transparencia sobre las características del proyecto, llamado Dragonfly. “No tenemos bastante información para tomar decisiones claras sobre el aspecto ético relativo a nuestro trabajo, nuestros proyectos y nuestro empleo”, dicta el documento, que recoge 1.400 firmas y que fue publicado originalmente por 'The New York Times'.

Los empleados, además, reportan que no fueron informados debidamente sobre Dragonfly, sino que se enteraron a principios de agosto a través de los medios de comunicación y alegan que el buscador podría infringir los lineamientos éticos para el desarrollo de la inteligencia artificial (IA), planteados este mismo año por el CEO de la compañía, Sundar Pichai.

De acuerdo con informes de 'The Wall Street Journal', la semana pasada Pichai se reunió con los miembros de la compañía para decirles que no estaban “cerca” de lanzar un producto de búsqueda en ese país y agregó que, si bien actualmente trabajan en varios proyectos para su retorno al mercado chino, no dio más explicaciones sobre el tema.

Esta no es la primera vez que Google recibe el rechazo de sus empleados. A inicios de este año, una carta con más de 4.000 firmas exigía detener el Proyecto Maven, una polémica propuesta que permitiría al Pentágono usar tecnología de IA desarrollada por Google para mejorar la precisión en los ataques militares por medio de drones.

El plan, cuya etapa piloto inició en 2017 y que se firmó por valor de 9 millones de dólares, utilizaba software de la firma de Mountain View para reconocer imágenes de grabaciones hechas por los drones militares durante sus operaciones. En junio, luego de casi cuatro meses de protestas, los googlers celebraron la decisión de la compañía de no renovar el contrato con el gobierno estadounidense.

La compañía dueña del motor de búsqueda más usado en esta parte del mundo ya había intentado ingresar al mercado chino hace un par de años. Su salida se produjo en 2010 debido a las regulaciones estatales impuestas por Pekín, que para el gigante tecnológico fueron, en su momento, una prueba de la “restricción a la libre expresión” y razón suficiente para irse de China.

Las protestas internas que está viviendo la compañía por segunda vez en menos de un año ponen la lupa sobre su reputación y sus decisiones empresariales que, para miles de empleados, no se alinean con los propósitos originales de Google como Don't be evil, el famoso eslogan que popularizó su fundador Serguéi Brin y con el que planteaba el uso de los datos sin fines maliciosos.

TECNOLOGÍA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.