El problema del chiste de Musk es que nadie se está riendo

El problema del chiste de Musk es que nadie se está riendo

Acuerdo con la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. dejó que el CEO de Tesla esquivara una bala.

Elon Musk

Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX.

Foto:

Rebecca Cook / REUTERS

02 de octubre 2018 , 12:54 p.m.

La multa de los 20 millones que pagará Elon Musk por entregar información engañosa a los inversionistas con su infortunado trino del 7 de agosto sobre sacar a Tesla de la bolsa resultan inmateriales si se comparan con los casi 9.000 millones que vale su participación en la firma o los 20.000 millones en los que algunos estiman su fortuna.

Pero esa percepción podría quedarse corta: Tesla acusó el golpe, y la percepción pública del rol de Musk cambió, en lo que muchos temen sea una manera irreparable.

Porque lo cierto es que, aunque este lunes las acciones de la compañía subían el 14 por ciento que perdieron el viernes, en la peor caída en un solo día en casi tres años, una empresa que pierde 7.300 millones de dólares de viernes a sábado no puede considerarse como una inversión sólida, así los recupere de domingo a lunes.

Más aún, los inversionistas se vieron enfrentados a la posibilidad concreta de que el CEO de la compañía se viera castigado con una prohibición legal de ejercer su cargo, nada menos que por acusaciones de fraude.

La decisión de la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC) de aceptar la renuncia -poco más que simbólica- de Musk a la presidencia de la firma, pero manteniendo su cargo de CEO, no es ni mucho menos una reivindicación. Lo cierto es que, como escribió Liam Denning en su columna para Bloomberg, "el CEO expuso a su compañía a riesgos legales al hacer una ridícula afirmación sobre un supuesto trato, por razones que siguen siendo, al menos, desconcertantes".

Desconcertantes es un término tan apropiado como cualquiera, pero podría resultar insuficiente si se da crédito a versiones, según las cuales todo el episodio obedeció a un chiste sobre marihuana.

En el trino que causó la tormenta, Musk afirmó estar considerando sacar a Tesla de la bolsa con las acciones a 420 dólares. Muchos accionistas comenzaron a actuar en consecuencia. Pero otros vieron en el trino una alusión al código que usa la Policía de California para aludir a incidentes por uso de marihuana en público y que en rebeldía muchos usan como verbo: "Let's 420".

La asociación con la hierba no es gratuita, pues a comienzos de septiembre circuló un video de Musk realizado durante la grabación de un podcast de Joe Rogan sobre el futuro del transporte. En la escena, Musk sostenía, en medio de bocanadas de humo, un cigarro con marihuana.

Pero sean cuales sean las razones, el asunto opacó los últimos días de un trimestre difícil y amenaza con revivir las preocupaciones sobre la falta de un jefe operativo (COO) o un claro segundo a bordo en Tesla.

Se suponía que este fin de semana sería de celebración, con miles de sedanes Model 3 finalmente en camino a sus ansiosos clientes en centros de distribución a lo largo y ancho del país, a medida que la empresa realiza un esfuerzo final para lograr beneficios sostenibles. Pero, una vez mas, el drama en torno a Musk se está robando la película.

WILSON VEGA
EDITOR DE TECNOLOGÍA
*CON BLOOMBERG

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.