Secciones
Síguenos en:
Las carreras del futuro, una elección minoritaria en Colombia
Transfiriendo

Carreras como la ciencia de datos, la ingeniería de software, la matemática y otras ciencias no son la elección mayoritaria de los profesionales en Colombia.

Foto:

Las carreras del futuro, una elección minoritaria en Colombia

Menos de 3 de cada 10 graduados en los últimos años han optado por programas en ciencia y tecnología

Desde 2001, cada vez más estudiantes consiguen ingresar a programas universitarios, posgrados y otros niveles educativos en el país. Según los datos del Ministerio, entre 2017 y 2018 hubo cerca de 20.000 graduados más. Y hubo aumentos en la cantidad en todos los niveles de educación, incluyendo doctorado, maestría y técnicos.

Pero eso no significa que el aumento de talentos en las carreras del futuro (como lo son las ciencias, tecnología, matemáticas e ingeniería, conocidas por la sigla STEM)* avancen tan definitivamente.

En los últimos 17 años, se mantiene la tendencia general de que solo 2.4 de cada 10 estudiantes que culminan sus estudios superiores en Colombia lo hacen de un área STEM.

Entonces, ¿qué estudian los colombianos? ¿Cuáles son las carreras más populares?

Según un análisis basado en datos abiertos del Ministerio de Educación, que comprende información del periodo del 2001 al 2018, en Colombia pasamos de graduar a 138.658 personas a tener más de 482.122 en ese último año. 

El aumento es producto, entre varios factores, como se detalla un poco más adelante, de una mayor demanda de programas de educación no solo en pregrados universitarios sino también en estudios en niveles como maestrías y programas tecnológicos.

En ese universo de graduados, aún son pocos los que escogen carreras relacionadas a la tan aclamada cuarta revolución industrial.

Son mucho más populares opciones como la administración de empresas o el derecho, que en ese periodo de años se consolidaron dentro del top 10 de los programas con mayor cantidad de graduados, año tras año.

Administración, por ejemplo, estuvo liderando los listados durante 16 de los 17 años.

Mientras que en el último año analizado egresaron 482.122 estudiantes de educación superior, solo 118.968 (24.7%) culminaron sus estudios técnicos, tecnólogos, universitarios, de maestría, especialización o doctorado en saberes clasificados como afines a la ingeniería, las matemáticas, la ciencia y la tecnología.  

Esos programas, como matemática, química, ingeniería mecánica y biociencias, reúnen conocimientos como la inteligencia artificial, el cálculo avanzado, los fenómenos físicos, las telecomunicaciones y la computación, entre otras áreas, y tienen una gran relevancia en la transformación de la economía del país y se consideran a menudo como una ventana laboral de alta inserción.

Solo el 24.6% de quienes se graduaron entre 2001 y 2018 en Colombia lo hicieron de áreas STEM

Además, se trata de áreas de alta demanda. Según datos de la Unión Europea, se estima que para 2020 podrían requerirse más de 700.000 talentos relacionados con áreas de conocimiento que puedan abastecer las necesidades de una creciente industria de automatización.

Solo en América Latina, para el 2019, según datos de Cisco, el déficit de profesionales
en tecnologías de la información (TI) alcanzó los 450.000. En el caso colombiano, según previsiones del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) y estimaciones de la Federación Colombiana de Software (Fedesoft) el déficit, solo para este año, será de 70.000 talentos.

Esa gran demanda no se cubre únicamente con universitarios y es una realidad que instituciones y gobiernos han reconocido. 

Por eso, ha aumentado la popularidad de ofertas en programas técnicos, opciones de especialización y otros estudios de profundización distintos al pregrado de cinco años. 

Mientras que en 2001 los pregrados universitarios representaban un 62.6% de los graduados (86.781 graduados), en 2018, ese nivel de educación generó un 47% (226.508 graduados). En cambio, el peso de los programas tecnológicos y técnicos aumentó pasando de ser el 13.2% en 2001 (22.968 graduados) al 31.3% (151.178 graduados) en 2018, más que el 28.9% que tuvo en 2017).

Eso sí, a pesar del asunto de las proporciones, tenemos más graduados que nunca antes. El total de graduados en programas tecnológicos en STEM estuvo cerca de cuadruplicarse pasando de unos 31.692 graduados en 2001 a unos 118.968 en 2018.

Aunque las mujeres fueron el 56,2% del total de graduados en 2018, el porcentaje viene en una clara tendencia de descenso y al mirar a las áreas STEM existe un llamado urgente para también atender la situación de la participación femenina en el sector.

Así como menos de 3 personas de cada 10 optan por áreas STEM en Colombia, la proporción de mujeres al interior de estas disciplinas también ronda ese número: En 2018, las mujeres fueron el 34,9% de los graduados en esas áreas de ciencia y tecnología, un 3,1% menos que cuando en 2001 eran el 38% de quienes se graduaban.  Análisis de especialistas y testimonios de mujeres que han llevado su vida al terreno de las STEM dan cuenta de que ser mujer y estudiar una de estas carreras es como correr una maratón en tacones. (Vea en detalle las cifras sobre la participación femenina).

Como resultado del análisis de datos, EL TIEMPO encontró no solo que la participación viene en descenso en la última quincena de años sino que en 2018, por primera vez en ese periodo la brecha de género (la diferencia entre hombres y mujeres dividida por el total) superó el 30 por ciento y ha subido de manera constante. 

Para explicar esa realidad, expertos de distintas áreas señalan que cientos de las estudiantes enfrentan estereotipos de género, barreras y otros obstáculos en la pista por el éxito. La presencia de las mujeres en estas carreras no está aumentando a la velocidad que se necesita y su participación ha disminuido. 

En el especial Una Maratón en Tacones, las historias de algunas de ellas y los hallazgos del presente análisis traen a la mesa la necesidad numérica de aprovechar el talentos de otros cientos de miles de mujeres en el territorio nacional que podrían equilibrar la cancha y construir en conjunto para reducir el déficit en la demanda de esos saberes. Pero también construyen historias humanas que dan rostro a la necesidad de igualdad que sigue vigente a través de las décadas.

LINDA PATIÑO CÁRDENAS
REDACCIÓN TECNÓSFERA@LinndaPC

Conozca todo el especial Una Maratón en Tacones aquí. 

*La definición de las carreras STEM está mediada por tendencias
internacionales que consideran más que un listado específico de programas la
relación de las carreras con las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las
matemáticas. Para la Oficina Internacional de Educación de la UNESCO “las áreas STEM denotan el trabajo que científicos, tecnologistas, ingenieros, matemáticos y
otros profesionales realizan en sus trabajos para resolver problemas y producir
soluciones. Las prácticas también requieren un entendimiento, conocimiento,
habilidades y valores que incluyen el planteamiento de preguntas y definición
de problemas, el desarrollo y uso de modelos, la planeación e implementación
de investigaciones, el análisis e interpretación de datos utilizando pensamiento
matemático o computacional, la construcción de explicaciones y diseño de
soluciones, el involucramiento de debates con argumentos basados en
evidencia y la adquisición, evaluación y comunicación de la información.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.