Cuando los troles secuestraron la opinión pública

Cuando los troles secuestraron la opinión pública

La inmediatez y los algoritmos están socavando la forma en que formulamos y discutimos las ideas.

Odio en redes sociales

En otras épocas, la democracia se enriquecía con los avances tecnológicos, pero hoy parece que los debates se deterioran a medida que crece el poder de las redes sociales.

Foto:

Philip Pacheco / AFP

Por: J. Bradford Delong - Project Syndicate
05 de enero 2020 , 09:04 p.m.

Desde 1900, la tecnología y las organizaciones humanas han evolucionado a un ritmo vertiginoso. El grado de cambio que ocurre en solo un año habría llevado 50 años, o más, antes del siglo XVI. La guerra y la política solían ser la carne de la historia humana, con avances en tecnología y alteraciones sociales que se desarrollaban muy lentamente, si es que lo hacían en el fondo. Ahora, sucede todo lo contrario.

El impacto de la innovación tecnológica en el mercado de ideas ha provocado algunos de los cambios más trascendentales. El cambio de la era de los manuscritos a la prensa de Gutenberg marcó el comienzo de la Revolución Copernicana (junto con casi dos siglos de guerra religiosa genocida). Los panfletos y cafeterías ampliaron la esfera pública y posicionaron a la opinión como una restricción poderosa sobre el comportamiento de los gobernantes.

Como John Adams, el segundo presidente de los Estados Unidos, señaló tiempo más tarde, “la revolución (estadounidense) se realizó antes de que comenzara la guerra... en las mentes y los corazones de la gente”. La batalla intelectual decisiva, ahora sabemos, fue ganada por el folleto ‘Common Sense’ del escritor inglés Thomas Paine.

Aun así, incluso durante el período revolucionario, el ritmo del cambio fue mucho más lento de lo que es hoy. En el espacio de solo dos vidas humanas, hemos pasado de los periódicos del mercado masivo y los señores de la prensa a la radio y la televisión en red, y luego a internet y a la esfera pública de las redes sociales. Y, seguramente, la mayoría de nosotros viviremos lo suficiente para presenciar lo que venga después.

(Lea también: El costo para la salud mental y física por olvidarnos del contacto con la naturaleza)

Bombardeo en redes

Ahora existe un consenso cercano, al menos entre aquellos que no están completamente inmersos en la propaganda de las redes sociales, de que la esfera pública actual no nos sirve bien.

“Las redes sociales están rotas”, escribió la autora estadounidense Annalee Newitz en un comentario reciente para ‘The New York Times’. “Han envenenado la forma en que nos comunicamos entre nosotros y han socavado el proceso democrático. Muchos de nosotros solo queremos alejarnos de ellas, pero no podemos imaginar un mundo sin ellas”.

Las sociedades occidentales han experimentado un sentimiento similar antes. En la década de 1930, mis tíos abuelos escucharon a sus mayores quejarse de cómo la radio había permitido que demagogos como Adolf Hitler, Charles Coughlin y Franklin D. Roosevelt (ese ‘comunista’) hicieran un cortocircuito en los procesos normales del discurso público. Los guardianes tradicionales ya no mantenían los debates públicos sobrios y racionales.

En la nueva era de transmisión, los memes no aprobados podrían extenderse por todas partes sin interferencia ni censura. Los políticos e ideólogos, que tal vez no hayan tenido en cuenta el interés público, podrían llegar directamente a los oídos de las personas y secuestrarles el cerebro.

Hoy en día, el problema no es un solo “demagogo”, sino la esfera pública acosada por enjambres de ‘influencers’, propagandistas y bots, todos semicoordinados por la dinámica del medio. Una vez más, las ideas de dudosa calidad y procedencia están dando forma a los pensamientos de las personas sin haber sido sometidas a una evaluación y análisis adecuados.

Deberíamos haberlo visto venir. Hace una generación, cuando la red se limitaba a universidades e institutos de investigación, se hablaba del fenómeno anual de septiembre. Cada año, los recién llegados a la institución recibirían una cuenta de correo electrónico o un perfil de usuario, con el que encontrarían rápidamente a sus comunidades y compañeros en línea.

Así, comenzarían a hablar, y alguien, inevitablemente, se pasaría de la raya, y alguien se molestaría.

Pero para el próximo mes, y al margen de cualquier uso informativo o discursivo que se le hubiera pretendido dar a la red, las cosas se calmarían.

La gente recordaría ponerse su ropa interior de asbesto antes de iniciar sesión; ya habría aprendido a no tomarse tan en serio a los novatos. Los troles se verían excluidos de los foros que les encantaba interrumpir. Y, en cualquier caso, la mayoría de los que experimentaron con el estilo de vida trol se darían cuenta muy pronto de que estos tenían poco que aportar.

Durante los próximos 11 meses, la red cumpliría su propósito, extendiendo significativamente el alcance cultural, conversacional e intelectual de cada usuario, y aumentando la reserva colectiva de inteligencia humana.

Pero a medida que internet comenzó a extenderse a cada hogar y luego a cada teléfono inteligente, se han confirmado los temores sobre el peligro de un septiembre eterno. Se puede ganar más dinero avivando la indignación que proporcionando información sólida y alentando el proceso de aprendizaje social que una vez enseñó a los novatos netos a calmarse.

Las redes han envenenado
la forma en que nos comunicamos
y han socavado la democracia.
Muchos queremos alejarnos, pero
no podemos imaginar un mundo sin ellas

La era del ‘clickbait’

Cierto es que la internet de hoy ofrece información valiosa, tanto que pocos de nosotros podríamos imaginar prescindir de ella. Para acceder a esa información, hemos acordado tácitamente permitir que los arquitectos de Facebook, Twitter, Google (especialmente YouTube) y otras plataformas den forma a la esfera pública con sus algoritmos de indignación y generación de ‘clickbait’, una versión mejorada del amarillismo clásico.

Mientras tanto, otros han descubierto que hay una gran cantidad de dinero y poder que se obtiene al moldear la opinión pública en línea. Si desea obtener sus puntos de vista, es más fácil aprovechar la máquina de indignación que desarrollar un argumento racional integral, especialmente cuando esos puntos de vista son egoístas y perjudiciales para el bien público.

Por su parte, Newitz termina su reciente comentario con una nota de esperanza. “Las redes sociales han cambiado irrevocablemente la vida pública; ahora es hora de algo más”, escribe. “Necesitamos dejar de transferir la responsabilidad de mantener el espacio público a las corporaciones y algoritmos, y devolvérsela a los seres humanos. Puede que tengamos que reducir la velocidad, pero hemos creado antes democracias a partir del caos. Lo podemos hacer de nuevo”.

Tal esperanza puede ser necesaria para los periodistas en estos días. Lamentablemente, una evaluación racional de nuestra situación sugiere que no está justificada. El eterno septiembre de nuestro descontento ha llegado.

J. BRADFORD DELONG*
© Project Syndicate
Nueva York
* Profesor de economía en Berkeley y fue asesor del Secretario del Tesoro de Estados Unidos, en la administración Clinton.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.