¿Sabía que puede retractarse de un pedido en línea?

¿Sabía que puede retractarse de un pedido en línea? 

Conozca qué puede hacer en caso de fraude y cuáles son las obligaciones de las ventas en línea.

Compras en línea, comodidad con seguridad

Las compras en línea están amparadas en el régimen de los derechos del consumidor. 

Foto:

123rf

Por: REDACCIÓN TECNÓSFERA
29 de abril 2019 , 11:13 a.m.

Las compras en línea son cada vez más utilizadas por los usuarios para ahorrar tiempo, evitarse filas y hasta atrapar promociones de productos que solo están disponibles en internet.

Sin embargo, un paquete extraviado, un vestido de una talla diferente o simplemente el fraude descarado son amenazas que espantan a los usuarios y que despiertan desconfianza en el comercio electrónico. 

En Colombia, estas actividades comerciales están reguladas para evitar que los consumidores sean víctimas de personas inescrupulosas que promocionan productos con engaño. La ley 527 de 1999 establece procedimientos claros y transparentes para el usuario.

Para María Carolina Corcione, superintendente delegada para la Protección del Consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), entidad garante de los derechos del consumidor, las buenas prácticas son importantes porque esa preocupación y miedo al fraude son una de las principales razones para que el comercio electrónico no se haya masificado.

A la hora de comprar usted debe contar con información clara. Las características y especificaciones deben estar visibles.  Los sitios de compras en línea de Colombia deben especificar el tamaño, los colores, el precio exacto y exactamente qué recibiría en el envío. Por ejemplo, una vez usted realice la compra, la compañía está en la obligación de emitir una factura y también un recibo.

Esa claridad también sigue vigente en el proceso de compra y envío. En caso de que pase algo con la compra, la transacción o el envío, según la SIC el cliente debe ser notificado de manera clara y oportuna. 

Por otra parte, usted tiene derecho y debe exigir que el sitio de compras tenga sistemas de seguridad (como el protocolo https). Esto debe garantizar que la información suministrada está cifrada,  asegurando al consumidor la protección de sus datos al realizar el pago.

“Una transacción en línea tiene distintos momentos: debe mostrar el estado de su compra, cuántos elementos tiene en el 'carrito' y cuál es el valor total de la compra si se llega a culminar la transacción”, explica la superintendente.

El tema con el comercio electrónico es que hay derechos que no se presentan en el comercio tradicional, como el derecho a retractarse. Aún si ya realizó su compra, el usuario puede arrepentirse, incluso si el producto ya fue entregado a domicilio. Si lo que compró es diferente a lo que usted solicitó o no cumple con sus expectativas con lo expuesto en el sitio de e-commerce puede hacer un reclamo.

Una transacción en línea (...) debe mostrar el estado de su compra, cuántos elementos tiene en el 'carrito' y cuál es el valor total de la compra si se llega a culminar la transacción

Sin embargo, para gestionar ese derecho usted debe conocer el plazo que considera el sitio de compras en su política de cambio y devoluciones. Según la SIC, más que un derecho del consumidor, propiamente, es un derecho vinculado al medio de pago, en el que se puede deshacer la compra, sin requerir explicación, en un tiempo máximo de cinco días.

Ese reclamo se puede hacer siempre y cuando se cumplan con ciertas condiciones, como entregar el producto en el mismo estado en el que fue entregado y asumir el costo del transporte de devolución.

La posibilidad de retractarse, no aplica a productos perecederos, modificados a medida y en el caso de los suscripciones digitales o servicios en línea, solo se pueden reversar las compras si los servicios no han entrado en funcionamiento.

Algo similar ocurre con la garantía. Si usted compró algo y al momento en el que llega la entrega el producto tiene algún daño, la empresa debe hacerse cargo y brindar la garantía correspondiente al usuario. El sitio debe tener canales claros y usables para tramitar dichos procesos. 

Finalmente, la violación más común es la de la publicidad engañosa. La naturaleza virtual de las plataformas es utilizada en algunos casos para presentar montajes visuales que no den cuenta del producto real que se está adquiriendo.

La publicidad engañosa, que ampara también a las personas que hacen las compras presencialmente en las tiendas, obliga a que portales y comercios que ofrezcan una determinada promoción deban mantener la oferta al momento de la venta y cumplir con lo anunciado sin ningún tipo de modificación.

Si en caso de queja, el usuario recibe una respuesta negligente o que vulnere aún más sus derechos como consumidor, la persona podrá entablar una demanda civil o denunciar ante la SIC para prevenir esas conductas en ocasiones futuras.

REDACCIÓN TECNÓSFERA
@TecnosferaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.