Consejos para coquetear en las ‘apps’ de citas

Consejos para coquetear en las ‘apps’ de citas

Tenga en cuenta estas recomendaciones para encontrar el amor, o lo que surja, en la era digital.

Aplicaciones de citas

En los últimos años han surgido numerosas aplicaciones de citas, dirigidas a todo tipo de perfiles.

Foto:

iStock

Por: Débora Slotnisky - La Nación (Argentina) - GDA
03 de marzo 2019 , 12:53 p.m.

“Más del 39 por ciento de las parejas heterosexuales en el mundo se conoce a través de Internet”. Esta es la llamativa conclusión a la que ha llegado un reciente estudio realizado por los sociólogos Michael Rosenfeld y Sonia House, de la Universidad de Stanford, y Reuben Thomas, de la Universidad Estatal de Arizona, ambas instituciones en Estados Unidos.

Y el porcentaje no deja de aumentar. Sin duda, las grandes culpables del auge de este cambio de paradigma son las aplicaciones de citas y las páginas web especializadas, que también suman cada vez más adeptos entre sus filas. En el caso de las parejas homosexuales, dice la investigación, el dato asciende hasta el 60 por ciento.

El éxito de estas plataformas es innegable. Tinder, la de mayor penetración en el mercado, acumula ya cerca de 300 millones de descargas a nivel mundial. Para la aplicación, Colombia es el cuarto país en Latinoamérica con más ‘swipes’ (pasar de un perfil a otro) y, según la plataforma, el mercado más importante después de Estados Unidos. Pero otras aplicaciones también encuentran mercado aquí: Grindr, Bumble, Teasr, Muapp, OkCupid, etcétera, etcétera. Otro ejemplo: Happn alcanzó recientemente los 58 millones de usuarios en todo el mundo.

Pero, se elija la plataforma que se elija para encontrar a esa persona con la que compartir un encuentro, una charla o una relación estable, hay algo que las caracteriza a todas: no es lo mismo coquetear a través de la pantalla que hacerlo en el cara a cara, dicen los expertos.

Fabio Fusaro, autor de los libros ‘Mi novia: Manual de instrucciones’, ‘La Mujer de tus Sueños’ y ‘Mi ex-novia’, recomienda tener cuidado al utilizar estas herramientas: “Muchos usuarios se enamoran por la foto que ven en la aplicación y, si hay ‘match’, continúan la relación, y hasta que uno de los dos se da cuenta de que la pareja no funciona pueden pasar muchos meses. Esto sucede así porque, por lo general, el enganche se basa mucho en lo físico. Esto no pasaba antes de la existencia de estas aplicaciones, porque en aquel entonces el enamoramiento pasaba no solo por la foto, sino también por la empatía, la forma de ser y el compartir gustos”.

Hay algo que sí no ha cambiado. Un estudio basado en 150 mil casos, analizando 12 años de interacciones, y que fue dado a conocer en septiembre de 2018 por el Oxford Internet Institute, que depende de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, revela que las personas del sexo masculino siguen siendo quienes toman la iniciativa. Esto lleva a que las mujeres, plagadas de “invitaciones”, se tengan que poner más selectivas para avanzar o no con la comunicación y terminen teniendo una actitud más pasiva de lo esperado.

Dada esta situación en la cual los hombres siguen tomando la iniciativa, Fusaro recomienda iniciar conversación con todas las mujeres que les guste dentro de la aplicación: “Si uno inicia conversación con 500 mujeres, quizás 20 devuelvan el mensaje, y de ahí uno puede elegir, porque si el hombre se pone exigente posiblemente no encuentre a nadie para conquistar”.

Según datos de Happn, en una franja horaria de 7 horas, las mujeres tardan un promedio de 60 minutos en responder al primer mensaje que reciben. Una vez iniciada la conversación, tardan alrededor de 15 minutos en seguir contestando. En promedio las mujeres tardan 1,5 veces más tiempo que los hombres en responder.

Pedro Orden, sociólogo e investigador especializado en nuevas tecnologías, añade que no hay una fórmula perfecta para el éxito en el emparejamiento: “Aun cuando exista el ‘match’, cuestiones tales como la redacción de biografías, las fotos elegidas, su orden y el horario de los mensajes enviados son factores que en las webs y ‘apps’ de citas tienden a influir en la recepción y aceptación por parte de la otra persona, la cual, a su vez, moviliza también recursos de interpretación basados en su historia social-afectiva reciente y pasada. Es un juego complejo de intercambios de signos”.

Sin importar la situación, la recomendación del sociólogo es que los usuarios (hombres y mujeres) sigan su deseo y hagan lo que sienten, tal como lo hacen en el mundo análogo, sin tomar como algo personal los rechazos y alejándose de los ideales virtuales. Y es que existe una gran cantidad de factores aleatorios psíquicos, culturales y tecnológicos imposibles de controlar que inciden en la respuesta o no respuesta por parte de las otras personas.

Si uno inicia conversación con 500 mujeres, quizás 20 devuelvan el mensaje, y de ahí uno puede elegir, porque si el hombre se pone exigente posiblemente no encuentre a nadie para conquistar

Tres consejos básicos para ligar en ‘apps’ de citas

Perfil coherente

A la hora de escoger las fotos que se van a mostrar o la información que se va a compartir, la principal recomendación es ser coherente con lo que se es en la vida ‘real’ y lo que se busca en la otra persona. Si es prioritario compartir afinidades, lo lógico es publicar fotografías en las que se nos vea desarrollando esos 'hobbies' o gustos. Si, en cambio, se busca una relación esporádica, dejar constancia de ello en las conversaciones. Hay que evitar tratar de parecer lo que no se es.

Insistencia desmedida

Una cosa es estar pendiente a la hora de contestar las conversaciones que vayan surgiendo y otra cosa es parecer un acosador. Hay que respetar los tiempos de la otra persona: si no contesta al minuto, no insistamos. Cada persona tiene sus tiempos y hay que respetar los espacios. En caso de que no haya contestación alguna, quizá sea oportuno dejar las cosas como están.

Ser claros

En el ciberespacio la comunicación corporal, tan necesaria, brilla por su ausencia lógicamente, por eso es importante compensarla con otro tipo de herramientas, como los emoticones (no hay que escatimar en su uso cuando corresponde) o en la claridad de las palabras. Jugar con el doble sentido de las palabras, sobre todo cuando no se conoce demasiado a la otra persona, es contraproducente y puede suscitar rechazo.

* La nota original fue modificada por la redacción de Domingo de EL TIEMPO.

DÉBORA SLOTNISKY
LA NACIÓN (Argentina) - GDA
En Twitter: @LANACION

‘A amar se aprende’: Álex Rovira

El famoso escritor y conferenciante internacional Álex Rovira acaba de publicar el libro 'Amor', que parte de la premisa de que a amar ‘se aprende’. Rovira aconseja trabajar en tres ejes:

Amar es comprender. “No tiene sentido que tú proclames el amor por alguien si no tienes la intención de comprenderlo”.

Cuidar, el sinónimo más directo de amar. “Las cosas no se dicen, se hacen porque al hacerlas se dicen solas. No creas en nadie que proclama que te ama si no hay un comportamiento coherente que manifieste esa afirmación”.

Amar es inspirar:
inspirar en el sentido de hacer grande la vida para que el ser amado pueda llegar a ser más de lo que él está llamado a ser. Dar alas al ser amado para que pueda realizarse, desarrollar sus capacidades, eliminar sus creencias autolimitantes.

Según Álex Rovira, esto es lo que no debe faltar en una relación:

- Respetar el silencio y el espacio personal.

- Escuchar activamente.

- Apoyar anímicamente en los proyectos personales.

- Entender los problemas familiares.

- No temer a la vulnerabilidad y comunicarse sin tapujos.

- Ser sincero.

- Cuidarse físicamente.

- Preservar los detalles de la relación.

- Regalarse tiempo.

- Disculparse, agradecer y pedir permiso.

¿Y el deseo?

La intensidad del deseo sexual de los primeros tiempos inevitablemente tiende a cambiar, sobre todo tras la llegada de los hijos, pero si se cuida no desaparece. “Hay que preservar un espacio para alimentar a Eros, a la fantasía, a la ternura, a la alegría, a la intimidad de los cuerpos porque, si Eros muere, ya no resucita”, señala Rovira. Y añade: “A veces es tarde -explica- porque al asumir el rol de padres y también el rol profesional (que nos quita tiempo y nos da estrés) vamos dejando poco espacio al cultivo de la pareja hasta que se va secando y muere. El deseo no vuelve porque no se cultivó”.

EFE REPORTAJES

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.