Producción y voluntariado se coordinan por aplicaciones

Producción y voluntariado se coordinan por aplicaciones

El uso de tecnologías cívicas ha sido fundamental para apoyar iniciativas contra la pandemia.

Alimentos

Ante la posibilidad de que los precios de los alimentos suban el segundo semestre, el Emisor dice que se seguirá estimulando la economía, pero sin comprometer el cumplimiento de la inflación.

Foto:

Fernando Ariza. Archivo EL TIEMPO

Por: Linda Patiño - Redacción Tecnósfera
26 de abril 2020 , 11:55 a.m.

El voluntariado es una muestra de que aun en medio de la crisis hay formas de trabajar comunitariamente.

Skype, Instagram, WhatsApp o Twitter, herramientas que en otros momentos han sido aplicaciones cotidianas o fuentes de entretenimiento, también se han convertido en salones para dar clases, plataformas de acción colectiva, tiendas virtuales que acercan las necesidades a sus soluciones y, sobre todo, formas de mantener a las personas unidas.

Según Juliana Uribe, fundadora del laboratorio de participación ciudadana e innovación social Movilizatorio, la tecnología cívica es el uso de herramientas tecnológicas al servicio de la ciudadanía. Aunque la describe como un puente para acortar las distancias entre las personas y los tomadores de decisiones, también podría revelarse como un pegamento ideal para esta coyuntura que mantiene unidos a voluntarios, fundaciones, empresas y universidades en la búsqueda de soluciones que mitiguen los desafíos del covid-19. 

Juliana Uribe Movilizatorio

Juliana Uribe, fundadora y directora del laboratorio de innovación ciudadana Movilizatorio.

Foto:

Cortesía

¿Cómo se expresa esa tecnología cívica?

Aunque siempre ha sido una aliada de la movilización ciudadana, la tecnología se está haciendo más relevante en medio de las limitaciones de movilización tradicional que tenemos. Plataformas como WhatsApp, Facebook permiten articular acciones de movilización y solidaridad a una velocidad y capacidad de coordinación nunca antes vistas.

Estos medios nos permiten llegar a influenciadores y tomadores de decisión para pedir acciones, hacer preguntas y trabajar. Lo digital nos lleva a tener cero grados de separación y facilita la articulación de acciones entre ciudadanía, gobierno, organizaciones y sectores.

¿Qué se ha conseguido?

Tenemos herramientas de reportes de datos que pueden dar más transparencia a la ejecución de recursos en la crisis y habilitar el monitoreo por parte de los ciudadanos con mapeos que permitan saber dónde se necesita la ayuda y dónde se ha entregado más auxilio.

Por ejemplo, El Avispero, un movimiento con más de 90.000 personas activas, ha venido movilizándose desde el 2016 usando la tecnología. Ha hecho temas de construcción de paz y medioambiente y ha permitido conocer propuestas de la ciudadanía, garantizando la participación de mujeres, jóvenes y poblaciones vulnerables para que se vean reflejadas en una incidencia en las políticas públicas.

El Movilizatorio, que surgió en 2016, ha buscado conectar a la gente y demostrar que pequeñas acciones individuales sí tienen resultados amplios para la sociedad.

En esta coyuntura, el Movilizatorio ha sido el articulador de la campaña Colombia Cuida Colombia, un movimiento social que ha convocado a más de 200 empresas y cada día se unen más, para abordar necesidades y lograr que las soluciones lleguen de forma más efectiva.

Colombia Cuida a Colombia
Foto:

Colombia Cuida a Colombia

¿Cómo ha sido esa labor?

Esta fue una idea que nació en el primer simulacro de aislamiento en Bogotá. Un grupo de ciudadanos nos unimos preocupados por la desarticulación de los esfuerzos que podría presentarse en la atención de la crisis. Si cada empresa, cada organismo de gobierno, actuaba por su parte, vimos que probablemente se generarían reprocesos y duplicaciones que harían que la ayuda llegara más lentamente.

Iniciamos con el tema de alimentación de la mano del Banco de Alimentos de Colombia y empezamos a apoyar la labor que hacían poniendo en contacto a las empresas productoras de alimentos y a transportadoras para que las ayudas lleguen al millón de personas por mes.

Luego arrancó la estrategia de salud, donde hemos usado plataformas de crowdfunding para donar kits de protección médica para las personas de la salud, conectando proveedores de insumos con instituciones capaces de hacer prototipos y organizaciones capaces de producirlos.

Hoy somos 286 miembros, que crecen día a día en el sitio web www.colombiacuidacolombia.com. Empresas, emprendimientos, fundaciones, medios de comunicación, redes de voluntarios: Rappi, Claro, Fundación Carvajal, Fundación Corona, Red de empresas B, la AFE, la CCIT, Alquería, Bancolombia, Arturo Calle, Fundación Éxito, EAN, Sena, Singularity University, los Andes, El Avispero, One Young World y Enseña por Colombia, entre otros.

¿Es un reto coordinar empresas y voluntarios de sectores tan distintos? ¿Cómo evaluar el rol de cada uno?

Nosotros hemos trabajado en movilizar y sumar. Somos un articulador y el que soporta el movimiento. Ponemos al servicio nuestra experiencia para todas estas empresas que tenían el deseo de trabajar conjuntamente, aplicando aprendizajes sobre la movilización para ver cómo se crean los grandes momentos y nos mantenemos unidos.

Estamos viendo cosas maravillosas por la capacidad de reinventarnos y producir elementos que se necesitan en la crisis, como el millón de kits de protección para el personal médico.

Cosas como empresas licoreras que por la crisis están usando sus líneas de producción para generar gel antibacterial o firmas de muebles que están generando prototipos de muebles para las UCI que permitan la ampliación de la capacidad hospitalaria con estructuras reciclables.

El reto, más que un obstáculo tecnológico, es que las personas crean en el poder ciudadano. La percepción general es que aun si me movilizo y participo, no funciona. Por eso queremos mostrar resultados y demostrar el impacto de participar.

¿Cómo participa la ciudadanía?

Con aportes individuales de 1.500 personas se han recaudado 500 millones de pesos. Pero además, personas de empresas como Bancolombia o Rappi han donando tiempo, dinero o mercados. Las empresas no solo pueden disponer de sus implementos técnicos, sino que pueden movilizar su cadena de valor y empleados y clientes para invitar a donar y a participar como voluntarios.

Otro ejemplo es el de empresas de restaurantes que han reinventado sus menús y están vendiendo un plato solidario a través de Rappi, que luego es enviado a comunidades vulnerables. Cada empresa puede entender el rol desde su línea de producción y su cadena de valor.

¿Tiene otros ejemplos de colaboración?

Lo vemos, por ejemplo, en los trabajos de universidades que se han unido con empresas para producir los ventiladores mecánicos que necesitamos.

En Colombia Cuida Colombia hay un subcomité específico que articula esfuerzos para la producción de ventiladores, liderado por los Andes y hospitales de tercer nivel.

Entre todos estudian y analizan iniciativas para fortalecerlas y encontrar aquellas con más posibilidades de escalar. Esto ha llevado al registro de 24 prototipos de ventiladores, 4 de los cuales fueron priorizados y están en pruebas clínicas y preclínicas para dar las mejores recomendaciones a empresas y al Gobierno.

Ahí es donde la articulación del sector privado y las conexiones son importantes. Necesitamos toda la colaboración para que los implementos lleguen a la velocidad que se requiere y que la producción se logre.

Así mismo, las cámaras de comercio y las alcaldías están trabajando muy fuerte en esas cadenas de valor para ponerlas a disposición productiva de las necesidades.

Por ejemplo, la Cámara de Comercio de Bogotá lanzó una plataforma que reúne a proveedores relacionados con insumos de salud. Las empresas deben llenar el formulario y decir qué tienen a la venta, mientras que el comprador cuenta con un e-commerce que le facilita encontrar lo que requiere. Desde la campaña queremos ayudar a replicarlo a nivel nacional para atender a actores de todos los segmentos.


LINDA PATIÑO 
REDACCIÓN TECNÓSFERA
En Twitter e Instagram @Lindapatcar

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.