Secciones
Síguenos en:
Un día para el pene / Sexo con Esther
Kanamara Matsuri

Imagen del festival Kanamara Matsuri.

Foto:

Tomada de Twitter: @gaijintacle

Un día para el pene / Sexo con Esther

En Japón se celebra el Kanamara Matsuri, un festival que le rinde tributo a la fertilidad.

Por estos días, en Japón se celebra el Kanamara Matsuri, uno de los festivales de primavera más estridentes y extravagantes de dicho país, en el que uno de sus eventos más destacados es la procesión con tres altares portátiles en forma de falo.

Aunque por estos lares se ha dado en denominar la fecha como el ‘día internacional del pene’, en realidad este acontecimiento se celebra todos los años en primavera, cerca del santuario Kanamara, levantado en honor de las divinidades masculina y femenina del fuego y las artes metalúrgicas, por lo cual algunos extienden la denominación como el ‘día del pene de acero’.

(Lea también: Covid-19, semen y espermatozoides)

El asunto es que el Kanamara Matsuri comenzó hace varios siglos para suplicarles a los dioses a través de la adoración de falos erectos por la prosperidad en la industria sexual local y para purificar sus posadas y casas de té.

Sin embargo, en la actualidad, la temática del festival ha ido evolucionando hacia un rito por la fertilidad, también para que los embarazos lleguen a buen término y por la prosperidad de las uniones maritales. De hecho, por los 80, los devotos de estas ‘astas’ les rezaban plegarias para protegerse contra el sida, por lo que la popularidad de este festival empezó a crecer tanto que hoy todos los fondos recaudados en esta festividad se destinan a la investigación del VIH y del sida.

(Le puede interesar: Costumbres sexuales que parecen extrañas)

En medio de una programación firme, el punto más erguido es la procesión de los tres altares con penes gigantes en máxima erección a través de las calles de la ciudad, en los que cada uno tiene una representación histórica o simbólica, mientras son cargados por los personajes más representativos de la población.

Todo esto adobado por otras presentaciones y una ornamentación temática en la que los penes son protagonistas. Artesanías, juguetes, caramelos, comida, estampados y todo tipo de bisutería peneana se hacen presentes, sin ningún misterio.

(Lea además: Esto duran los orgasmos)

Lo llamativo es que estos orientales realizan su fiesta alejada de la mojigatería, el morbo, los acosos, que por este lado del mundo no podrían presentarse.

Para la muestra está que ninguna conducta reprochable ha opacado algo que tiene un lado divertido y también sagrado. Tal vez por esto, el ‘festival del pene’ se mantiene erecto. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.