Secciones
Síguenos en:
Estos son los trabajos y profesiones que más 'engordan'
Profesiones que más engordan

Comer entre horas y sedentarismo, mayor riesgo de quienes conducen. A los cocineros les recomiendan evitar picar entre horas de los platos que elaboran.

Foto:

123RF

Estos son los trabajos y profesiones que más 'engordan'

FOTO:

123RF

Militares, cocineros, camioneros y oficinistas, son los grupos con más riesgo de subir de peso.

Algunas profesiones implican mayor dificultad que otras para poder llevar un estilo de vida saludable debido a condiciones laborales determinadas. Entre estos ‘trabajos que engordan’ están los de servicios de seguridad y vigilancia, los cocineros y manipuladores de alimentos, los camioneros y trabajadores en servicios de transporte, los oficinistas y también los cargos directivos que, en general, muestran más riesgo de aumentar de peso, según un informe del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (Imeo).

Los grupos de trabajo que se vinculan con mayor riesgo de padecer obesidad tienen en común una serie de factores, como trabajar en un espacio de trabajo reducido que limita la movilidad, y la falta de actividad física regular.

Quienes ejercen esas profesiones también suelen tener hábitos no saludables, como fumar, dormir poco, trabajar bajo presión o estrés, una alimentación a base de platos abundantes, comida rápida, bocadillos y fritos, acostumbran a picar entre horas y usan su tiempo libre y de ocio de modo más sedentario, de acuerdo con ese este instituto.

Los expertos del Imeo explican a los profesionales con más riesgo de engordar cuáles son las conductas que deben seguir y evitar para que mantenerse en forma sea una misión posible.

Militares y seguridad

“Algunas de las causas que dificultan a estos dos grupos mantener peso saludable y niveles adecuados de grasa son el estrés físico y el mental al que se ven sometidos, además del descontrol de horarios”, explica Mireia Elías, nutricionista del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (Imeo).

“Es fundamental que eviten pasar más de tres horas sin tomar alimentos. Así no llegarán a las comidas principales con mucha hambre y/o ansiedad y evitarán comer productos calóricos e insanos entre horas. Otro factor que deberán evitar es el descontrol de sus comidas, en el trabajo y en casa”, apunta la nutricionista. “Debido a la rotación de turnos con los que suelen trabajar y la falta de tiempo, es habitual que tiendan a comer cualquier cosa que encuentren”, recalca. Y les recomienda dedicar un día a planificar las comidas, evitar alimentos muy calóricos y que llenan poco y ejercicio habitual y moderado.

Servicios de transporte

“El mayor riesgo que conlleva esta profesión es la tentación de picar entre horas unida a la inactividad física”, dice Carmen Escalada, nutricionista clínica del Imeo. “Lo ideal es llevar alimentos sanos para tomarlos entre horas (frutos secos, fruta, embutido magro y lácteos descremados) y evitar subir de peso”, señala.

Respecto de las comidas y cenas, señala: la mejor opción sería llevarse una coca con una ensalada completa que incluya algo de proteína (huevo cocido, jamón, atún, queso blanco y legumbres)”.

Indica que si come en un restaurante, “puede elegir platos que contengan verduras y proteína, sin salsas ni aderezos y nada frito o apanado”. Y les sugiere aprovechar los descansos para hacer paseos (15 o 20 minutos), que ayudan a mantener el peso y a evitar retención de líquidos, beber agua y evitar bebidas azucaradas.

Cocineros

“Deben evitar picar entre horas los platos que elaboran. Es esencial que establezcan un horario de comidas adaptado a su turno”, señala Mireia Elías. “Así reducirán las horas sin comer y el hambre y ansiedad”, añade.

“Evitar la falta de planeación de las comidas, entre horas y principales. Estas últimas jugarán un papel clave ya que en muchos restaurantes no se permite a los trabajadores introducir comida externa”, asegura. Y les aconseja que las comidas que vayan a hacer fuera de la jornada laboral sean complementarias con las del trabajo, para que el aporte, tanto energético como nutritivo, sea el adecuado; evitar llegar al inicio del trabajo con mucha hambre, porque la gran disponibilidad de comida al alcance favorecerá que piquen y evitar una vida sedentaria fuera de su horario laboral.

Oficinistas

Para Carmen Escalada, el problema de estos empleos es “el desorden en horarios de comidas por la falta de tiempo y el lugar donde se come, haciendo que afecte al metabolismo y que cueste bajar o mantenerse en el peso”.

Y aconseja realizar cinco comidas diarias: la primera, un desayuno que incluya café con leche descremada, tostadas integrales con aceite y pavo; hacer una comida a media mañana, en el trabajo (fruta, frutos secos, barrita de cereal, tortas de maíz, arroz o avena, yogur líquido y una infusión). Almuerzo y comida –sugiere– deben tener una ración de verduras y otra de proteína; comer legumbres (lentejas, garbanzos, quinua), preferiblemente los días que vayan a hacer deporte tras el trabajo, y también pasta, arroz, papa, cuscús y pan. También recomienda no utilizar fritos o apanados y beber agua a lo largo del día para mantenerse hidratado.

RICARDO SEGURA
EFE Reportajes
En Twitter: @EFEnoticias

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.