Cómo enseñar meditación a los niños durante la cuarentena

Cómo enseñar meditación a los niños durante la cuarentena

Hilda Strauss da pautas para que los más pequeños aprendan esta práctica de manera lùdica.   

Hilda Strauss afirma que es muy importante que los niños aprendan a meditar y creen espacios cómodos para hacerlo.

Hilda Strauss afirma que es muy importante que los niños aprendan a meditar y creen espacios cómodos para hacerlo.

Foto:

Cortesía Hilda Strauss

Por: Hilda Strauss
Especial para EL TIEMPO.COM
12 de mayo 2020 , 07:30 p.m.

La meditación es patrimonio de la humanidad, nos pertenece a todos, no es solamente de los orientales, tampoco tiene edad.

Enseñar a meditar a un niño es la labor más noble y edificante del mundo, porque abre su imaginación e inteligencia, aviva la visión de su mundo interior y estimula su memoria. Es una enseñanza invaluable que tiene repercusión positiva para el resto de su vida. La meditación es felicidad y desarrollo para nuestros hijos.

Para comenzar a impartirles pautas de meditación, es necesario desapegarnos de ideas preconcebidas acerca del tema y ponernos en su lugar. A un niño no podemos hablarle del ego, porque le produce aburrimiento; los niños son literales y prácticos. Esos pensamientos conceptuales de adultos, como «ego» y «mente en blanco», son para más adelante.

Nuestra enseñanza debe ser lúdica, ambientando una especie de juego, haciendo que se convierta en un acontecimiento especial y divertido. De esta manera, asimilan con alegría y aprenden a amar la meditación.

Los niños retienen lo divertido o lo traumático, por eso, debemos esforzarnos en enseñarles con alegría y en mostrarles con ingenio el carácter entretenido del programa que les proponemos.

La meditación es una disciplina que enriquece en grado sumo la vida de los niños, ellos deben acercarse a este beneficio en forma de diversión. Nuestra misión consiste en hacer que el plan sea una pequeña fiesta, que les parezca un recreo novedoso y divertido.

Al principio, que sea, incluso, un poco caricaturesco: "Bueno, llegó la hora de la meditación, alistemos los cojines". Se pueden sentar en el piso en posición de loto, que la temperatura esté tibia, todo cómodo, que respiren profundamente cinco veces. Pero, paciencia: al principio ellos exageran, cierran los ojitos con rigidez, empuñan las manitos con tensión.

Debemos decirles: "Eso es. Relajados. Cierren los ojitos suavemente, no hagan tensión, las manos sueltas". Con calma; tenemos todo el tiempo de la cuarentena. Si se ríen, no hay problema, nos reímos un rato, no importa, no es irrespeto; son niños.

Si comentan que vieron o sintieron algo extraño y se asustan un poco, es necesario tranquilizarlos: "Eres una persona muy linda y eres importante, los niños como tú suelen ver más, oír más. Eso es bueno, es muy especial. Estamos protegidos por Jesús, allí adentro, en el corazón. No hay problema. Sigue con los ojitos cerrados y mira todos tus pensamientos; eso es divertido".

Nuestra actitud debe ser alegre, sonriente. Estamos en una celebración agradable con ellos. Corremos muebles, alistamos cojines, bajamos la intensidad de la luz. Ellos se sienten especiales, cómodos, les parece lindo.

Podemos, por ejemplo, preparar las galletas de la meditación, separar un espacio para meditar, después ordenamos de nuevo, alistamos mantas, señalamos una hora y nos preparamos para hablar con ellos de cosas sencillas: "se me durmió una pierna", "me cansé", "vi tal cosa", "Fulano me distrae porque me pega con el codo", "me asusté», «me dio sueño", "me quedé pensando como un bobo", todo eso surge, y nuestra indicación mayor y constante debe ser: "Siéntate y cierra los ojitos. Deja que los pensamientos lleguen, míralos, mira eso que hay en tu mente. No hay problema. Todo es perfecto, estamos protegidos, esto es lindo, es divertido y es especial, esto no lo hace todo el mundo".

Ellos deben sentir que es un momento diferente a todo lo que viven en el día.
¿El tema de la meditación solo es ese? Sí. Mirar los pensamientos en general es la principal idea de la meditación, y con mayor razón en el caso de los niños. No es buena idea invitarlos a una práctica más complicada.

Por Hilda Strauss Cortissoz. @hildastrauss

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.