Secciones
Síguenos en:
Suicidios en el país bajaron 7,3 % el año pasado
Blue Monday

La soledad puede sentirse aunque estemos acompañados, y esta debe ser una alerta frente a la conducta suicida.

Foto:

iStock

Suicidios en el país bajaron 7,3 % el año pasado

OMS advirtió sobre posible incremento de casos por la pandemia. ¿Por qué cayeron en Colombia?

Entre enero y octubre del año pasado se quitaron la vida en Colombia 2.182 personas, según datos preliminares del Dane; esto es, 173 menos que en el mismo periodo del 2019, cuando fueron 2.355.

En términos de tasa, las cifras indican que el país pasó de perder 4,8 personas por 100.000 habitantes en los primeros 10 meses del año antepasado a 4,3 personas en ese mismo lapso del 2020.

Y aunque la cifra total del año aún no se conoce, el 2020, considerando su promedio mensual de casos, habría roto una tendencia al alza que se observaba desde el 2014, cuando hubo 2.136 muertes autoinfligidas.

(Le puede interesar: Líneas de prevención del suicidio, eficaces pero insuficientes)

Estos datos parecieran no corresponder con las alertas lanzadas por la Organización Mundial de la Salud, sus entidades asociadas y otras instituciones científicas en todo el mundo, que alertaron durante todo el año pasado sobre el posible incremento de casos de suicidio por las implicaciones en la salud mental que iba a tener la pandemia.

Datos de estudios recientes muestran un aumento de la angustia, la ansiedad y la depresión especialmente en trabajadores de la salud, que, sumadas a la violencia, los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, y las sensaciones de pérdida, son importantes factores que pueden incrementar el riesgo de que una persona decida quitarse la vida”, publicó la Organización Panamericana de la Salud en septiembre pasado.

Dévora Kestel, directora del Departamento de Salud Mental y Consumo de Sustancias de la Organización Mundial de la Salud, manifestó en los primeros meses de pandemia que durante las pasadas crisis económicas “aumentó el número de personas con problemas de salud mental, dando lugar a mayores tasas de suicidio”.

Muertes autoinfligidas
Foto:

EL TIEMPO

(También: La historia de un buzo que ha evitado más de 100 suicidios)

Y António Guterres, secretario general de la ONU, al presentar un informe, en mayo del año pasado, sobre la importancia de responder a los desafíos que en salud mental estaba generando la pandemia, hizo eco de una advertencia de la Comisión sobre Salud Mental Mundial y Desarrollo Sostenible de The Lancet, en el sentido de que “muchas personas que antes salían adelante ahora son menos capaces de hacerlo debido a los múltiples factores de estrés generados por la pandemia”. ¿Qué explica, entonces, las cifras de Colombia?

(Le puede interesar: El daño que sufren quienes comienzan a trabajar en tiempos de crisis)

De acuerdo con el psiquiatra Cástulo Cisneros, quien ha sido coordinador de la sección de suicidio de la Asociación Latinoamericana de Psiquiatría, todavía estamos en medio de la pandemia y en medio de una situación que es anormal, por lo que “no podemos estar absolutamente tranquilos pensando que ha disminuido la conducta suicida”.

Cisneros asegura que durante gran parte de la pandemia las personas han estado de alguna manera protegidas dentro de la casa, en compañía de sus familiares.
“La conducta suicida es una decisión muy solitaria, muy individual, aunque la persona casi siempre le cuenta a alguien sobre esa idea, el proceso es pensado, planeado y realizado de manera muy íntima. En nuestra cultura es muy raro que alguien esté totalmente solo en su casa, y eso se ha convertido en un factor protector, de contención, pero que no está solucionando el problema de base: la depresión, la ansiedad”.

Al respecto, una encuesta del Dane realizada en 23 ciudades del país encontró que 29,34 por ciento de los hogares conformados por una sola persona en diciembre del 2019 pasaron a estar conformados por dos o más personas; es decir, se redujo el número de personas que vivían solas.

Cisneros insiste en que “cuando volvamos a la vida cotidiana, probablemente va a haber un incremento del comportamiento suicida, porque ya se está observando un aumento de las enfermedades de salud mental”.

Y sobre un efecto del confinamiento, agrega que la soledad puede sentirse aunque estemos acompañados, y que esta debe ser una alerta frente a la conducta suicida. “La soledad genera cambios estructurales y de funcionamiento en el cerebro, hay alteraciones a nivel del sistema límbico, alteraciones en la parte cortical y subcortical; en palabras sencillas, es como una desconexión entre la razón y la emoción; y esto, acompañado de violencia, consumo de alcohol y hasta las mismas secuelas del virus, porque el covid-19 afecta el sistema nervioso, eleva la posibilidad de sufrir enfermedades mentales”, dice. Y recuerda que el 90 por ciento de las personas que se suicidan es porque tienen una patología mental de base, como depresión, ansiedad, trastornos de personalidad, etc.

La soledad genera cambios estructurales y de funcionamiento en el cerebro, hay alteraciones a nivel del sistema límbico, en palabras sencillas, es como una desconexión entre la razón y la emoción

El psiquiatra Rodrigo Córdoba, expresidente de la Asociación Colombiana de Psiquiatría, coincide con Cisneros y asegura que una posible interpretación podría estar relacionada con el desarrollo de factores protectores durante la pandemia.

Asegura también que los diagnósticos de cuadros depresivos habían estado contenidos, pero han vuelto a aumentar y “eso nos obliga a estar atentos”. Y advierte que por el confinamiento las personas “han aplazado el buscar ayuda, no solo por temas de salud mental sino por diferentes condiciones” y, en consecuencia, hay una demora en diagnósticos y en la identificación de patologías, lo que seguramente se asociará con un incremento de la mortalidad por diferentes enfermedades.

En general, los expertos aseguran que si bien las cifras de casos han disminuido, la alerta debe continuar, especialmente porque estudios han comprobado que hay una relación directa entre el aumento de los suicidios y los periodos de recesión económica. Y aunque en este momento el país, de acuerdo con cifras del Dane, viene en una senda de recuperación, tardará en volver a los niveles precovid al menos hasta el 2022, según ha señalado el Banco de la República.

Una investigación publicada en la revista Notas de política, de la Universidad de los Andes, analizó artículos científicos publicados entre marzo y junio del 2020 en los que se habla de los factores de riesgo por cuenta del covid-19 que sugieren la posibilidad de un aumento en los casos de suicidios.

Estos factores, de acuerdo con el artículo, son los problemas económicos, principalmente provocados por el desempleo; los antecedentes de patologías psiquiátricas, el aumento de la soledad, el insomnio, el incremento del consumo de licor, el aumento de la violencia intrafamiliar, el poco acceso a la salud mental y el aumento de disponibilidad de medios letales.

Así mismo, describe que estudios realizados en Estados Unidos indicaron que el 45 por ciento de las personas con ideación suicida entrevistadas durante los meses de pandemia vincularon esos pensamientos con el covid-19. Y en Irlanda, la Unidad Nacional de daños en la Médula Espinal reportó un incremento de ingresos al sistema hospitalario por intento de suicidios de más del 16 por ciento entre marzo y abril del 2020 en comparación con el mismo periodo del 2019.

Casos en hombres son cuatro veces la cifra de las mujeres

Además de una caída en el número de casos a octubre del 2020, las cifras del Dane llaman la atención por otros motivos.

Solo cinco departamentos habían superado ese mes la tasa de suicidios registrada durante todo el 2019. De ellos, San Andrés y Providencia tenía el reporte más alto, con 22 casos por 100.000 habitantes entre enero y octubre, frente a un total de 20,8 casos por 100.000 habitantes en el año anterior.

(Relacionado: La ayuda de sicólogos en línea para atender el confinamiento)

El archipiélago encabeza la lista de regiones con tasas más altas, seguido de Caquetá y Amazonas, con 21,7 y 16,5, respectivamente. Ambos, sin embargo, tenían en octubre una tasa muy por debajo de los 30 y 39,9 casos por 100.000 habitantes que registraron en el 2019.

Pero, aunque son inferiores, estas cifras están muy por encima de la tasa nacional, (4,3). Frente a este situación, el psiquiatra Henry García, expresidente de la Asociación Colombiana de Psiquiatría dice que cada región tiene particularidades que pueden impactar más esos números, por ejemplo “la situación económica, la población migratoria, en general las situaciones psicosociales”; pero dice, también, “son signos de alarma y de abandono en cuando al cubrimiento de necesidades en atención de salud mental que tienen esas regiones”.

Otro dato relevante en las estadísticas, no solo del año pasado, sino, al menos, desde el 2015, es que el número de suicidios en hombres es en promedio cuatro veces el número de casos en mujeres. Así, mientras 1.758 hombres se suicidaron entre enero y octubre del 2020, en mujeres la cifra llegó a 424. ¿Por qué? De acuerdo con García, esto se explica por el uso de métodos más letales en los hombres que en las mujeres. Y agrega que ese fenómeno no solo ocurre en Colombia, sino en todo el mundo.

Un factor clave que destaca García en cuanto a la razón detrás del número significativamente mayor de muertes en hombres tiene que ver con la impulsividad y el consumo de alcohol. “El alcohol puede contribuir con el impulso cuando hay una ideación suicida”. De hecho, indica que la ley seca como medida frente a la pandemia pudo haber sido otro factor que ayudó a que el número de casos cayera.
El grupo de personsa por edad que más suicida en Colombia es el de 20 a 24 años.

(También: Exposición de arte contra el suicidio)

VALENTINA OBANDO JARAMILLO
REDACCIÓN IMPRESO

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.