Sexo oral sin miedo / Sexo con Esther

Sexo oral sin miedo / Sexo con Esther

Hay que decirlo sin recato: el sexo oral no produce cáncer de garganta, así se haga a diario. Punto.

‘Sexo vainilla’

El sexo oral es una práctica válida y normal para todos aquellos que la disfrutan.

Foto:

iStock

Por: Esther Balac
21 de abril 2019 , 06:22 p.m.

Y esto no es ninguna incitación a que la gente busque sabores en el departamento inferior ajeno sin ton ni son; sino para desmontar la tonta idea de que hacerlo con frecuencia se desliza por un tobogán que termina en la muerte por culpa de tumores en la faringe; una falacia que, de tanto repetirse, ha sacado en estampida de esos lugares a muchas bocas complacientes.

Pues no hay tal. Resulta que ‘Journal of Clinical Oncology’, una encopetada revista científica, acaba de aclarar que no es la práctica del sexo oral lo que podría provocar dicho cáncer, sino realizarlo cuando alguno de los miembros de la pareja sufre del virus del papiloma humano (VPH). Mejor dicho, es otro mal de transmisión sexual, así de claro.

Ahora, no se trata de minimizar el riesgo, pero sí de entenderlo en su verdadera dimensión y buscar la manera de prevenirlo con las medidas correspondientes, y que solo incluyen abstinencia total cuando se comprueba que el microorganismo habita en la zona, que, de ser comprobada, debe ser puesta en escena antes de empezar los agites amatorios.

Por otro lado, no sobra decir que no todas las infecciones por VPH desencadenan irremediablemente tumores malignos. Solo algunas cepas, de las cientos que conforman la familia del citado bicho, tienen esa capacidad dañina. Se necesitaría estar muy mal parqueado para que todos los astros se alineen para una incursión por la planta baja.

Máximas medidas de protección, como en todas las prácticas sexuales, es lo que se requiere en estos casos. Diálogo franco y abstención ante la duda. Ya es hora de dejar la mojigatería y de no envolver en papales de terror todo lo relacionado con el sexo, que lo único que logra es acrecentar la ignorancia y consecuentemente todo lo negativo que de eso se desprende.

Hay más: el sexo oral es una práctica válida y normal para todos aquellos que la disfrutan, y tratar de eliminarlo difundiendo mentiras y generando pánico es una intención retrógrada y distante de los demostrados beneficios que tiene entender que la boca sirve para algo más que hablar y silbar. Algo que, por hoy, les quedo debiendo, pero que trataré en la próxima entrega.

Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.