Secciones
Síguenos en:
Sexo en confinamiento / Sexo con Esther
Sexo

Ahora las parejas tienen más tiempo para desarrollar fantasías y explorar nuevas prácticas.

Foto:

iStock

Sexo en confinamiento / Sexo con Esther

Ahora las parejas tienen más tiempo para desarrollar fantasías y explorar nuevas prácticas.

FOTO:

iStock

Un estudio arrojó interesantes datos sobre los cambios en la vida sexual durante la pandemia.

La pandemia y específicamente los confinamientos han modificado la vida sexual de la mitad de los adultos, de acuerdo con un estudio publicado en ‘Sexuality Research and Social Policy’, que encuestó a 1.448 personas entre 18 y 60 años, que incluía todo tipo de orientaciones sexuales y tipos de relación.

El Proyecto Inside, así se llamó la investigación, encontró que para el 52 % de quienes respondieron la encuesta, su vida sexual cambió en el confinamiento. En concreto, el 38 % aseguró que esto ocurrió en un sentido negativo, mientras que el 14 % manifestó mejoras en este aspecto. Estos resultados, al parecer, sustentan sus diferencias en variables como el haber estado en pareja, el estrés durante ese tiempo y la posibilidad de disfrutar de una mínima intimidad.

(Lea también: Tener siempre ganas)

Entre los que afirmaron mejoras, se destacó el aumento de la frecuencia sexual, más tiempo para desarrollar fantasías y explorar nuevas prácticas, e incluso relacionarse mejor durante la masturbación.

Por su parte, quienes consideraron que su vida sexual empeoró, referenciaron la disminución en el número de encuentros, no tener intimidad para masturbarse o la intranquilidad que impedía sus relaciones.

Frente a las ganas, el estudio encontró que el 36 % experimentó aumento del deseo durante el confinamiento y en la misma proporción se manifestaron quienes dijeron tener menos deseo que el habitual.

(Le puede interesar: Esto duran los orgasmos)

Como ya se había dicho en otras oportunidades, el estudio encontró que las cuarentenas aumentaron la frecuencia de la masturbación, al punto de que en hombres creció del 12,5 al 25,8 %, y en las mujeres del 2,5 al 8,1 %, lo que no implica que la satisfacción fuera también mayor. De hecho, una cuarta parte dejó claro que la masturbación fue menos satisfactoria y solo para el 16,3 % el gusto fue mejor.

Por último, entre las razones que los encuestados manifestaron como causantes de la disminución de su actividad sexual están las preocupaciones, el estrés, la falta de privacidad. Uno de cada 4 en quienes la actividad sexual disminuyó se mostró irritable y el 11,5 % tuvo conflictos de pareja.

(Lea además: El clítoris y sus juguetes)

Son datos, y hay que darlos, con el objeto no solo de ilustrar, sino de invitarlos a preguntarse: ¿cómo le ha ido en este aspecto durante la pandemia? Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.