Se va Juan Pablo Uribe y ahora ¿quién llegará al Ministerio de Salud?

Se va Juan Pablo Uribe y ahora ¿quién llegará al Ministerio de Salud?

El antioqueño estuvo 16 meses en la cartera con más aciertos que errores. Comienza la gabinetología.

Juan Pablo Uribe, ministro de Salud

Juan Pablo Uribe, al momento de su designación como ministro, era director general de la Fundación Santa Fe de Bogotá.

Foto:

Claudia Rubio / El TIEMPO

Por: Unidad de Salud
26 de diciembre 2019 , 09:11 p.m.

Aunque era un secreto a voces en las últimas semanas, este jueves se confirmó que Juan Pablo Uribe acordó con el presidente Iván Duque abandonar el ministerio de Salud y dejar la cartera en encargo del hoy viceministro de Salud Pública, Iván Darío González.

Uribe, médico cirujano de la Universidad Javeriana, con Maestrías en Salud Púbica y Administración Pública de la Universidad de Michigan, es un conocedor del sector y antes de asumir el cargo dirigió la Fundación Santa Fe de Bogotá, fue viceministro, coordinó el área de salud de la Fundación Corona y fue especialista senior en salud del Banco Mundial.

Su salida obedece a motivos personales, a pesar de que solo estuvo en el puesto 16 meses. “Esta decisión la venía conversando con el Presidente tiempo atrás y es conjunta. Es importante entregar la posta. Hemos logrado transformaciones muy importantes que deberán continuar hacia adelante”, dijo Uribe en rueda de prensa.

“Cada día aquí es un año. Uno hace un inmenso esfuerzo personal, familiar y profesional con la inmensa ilusión y el compromiso de contribuir a la salud del país. La decisión se maduró con el tiempo y creo que este es el momento de cerrar el ciclo, de dar un paso al costado”, aseveró.

“Quiero hacer un poquito más de ejercicio y dormir un poquito más”, remató Uribe, quien estará hasta el 31 de diciembre.

En su tiempo frente al Ministerio Uribe logró importantes avances sectoriales en pilares como liquidez, equilibrio, saneamiento histórico y no repetición, aunque algunas voces señalan que se pasaron de largo varios temas.

Se destaca de su gestión, por ejemplo, la consecución del presupuesto para los años 2018 -al que le faltaban más de 700.000 millones de pesos-, 2019 y el 2020, los recursos más altos en la historia. En agosto pasado presentó el Acuerdo de Punto Final, que era un compromiso desde la campaña y en su proceso ha girado más de 1,2 billones de pesos y comprometido recursos por más de 2 billones para sanear las deudas históricas del sector.

Uribe continuó medidas exitosas como la regulación de precios de medicamentos y las coberturas de vacunación y estableció nuevas como los valores máximos de recobros para fármacos, la política de salud mental con un énfasis en la prevención de consumo de sustancias psicoactivas y el fortalecimiento de los hospitales públicos (hace dos semanas asignó más de 120.000 millones de pesos).

Y así mismo se encargó de garantizar la atención en salud con calidad de la población migrante, defendió los intereses de la salud pública en temas como el asbesto, el vapeo y los cigarrillos electrónicos, acompañó la depuración de las malas EPS que se inició este año y puso en funcionamiento el Modelo de Atención Integral Territorial (MAITE), que busca mejorar los indicadores de salud en los territorios con un modelo de atención primaria.

Pero no todo fue color de rosa. Muchos cuestionaron pocos avances en temas como los determinantes socioeconómicos que aumentan las tasas de mortalidad (déficit de agua potable, nutrición, obesidad, sedentarismo, mala calidad del aire, vectores), las brechas regionales en indicadores vitales y la corrupción. Eso sin contar las numerosas barreras de acceso que muchos colombianos siguen padeciendo para recibir atención en salud.

Así y todo, Denis Silva, vocero de Pacientes Colombia, lamentó la partida de Uribe del Ministerio, a quien considera una persona “humana, sensible y técnica que dio todo lo que estaba a su alcance”.

César Burgos, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC), reconoció la liquidez y el adecuado flujo de los recursos que gracias a Uribe se vio en el sistema de salud y que “impactó la eficiente prestación de los servicios”. “Además, se prestó para el diálogo amable con los médicos, así no se lograran resultados concretos”, destacó.

Juan Gonzalo López, presidente de la junta directiva de Acemi, el gremio que reúne a las principales EPS del régimen contributivo, destacó la gestión de Uribe por el énfasis que hizo en la calidad de los servicios de salud y el impulso que dio a la propuesta de acreditación de las EPS.

Y Elisa Torrenegra, directora de Gestar Salud, que integra a las aseguradoras del régimen subsidiado, resaltó que Uribe “mostró un talante técnico y con ello su intención de dar el gran paso que debe ser compromiso de todos: mejorar la calidad de atención en salud en todos los ámbitos”.

Y por el lado de la industria, Ana María Vesga, presidenta de la Cámara Farmacéutica de la Andi, comentó que Uribe asumió con decisión el saneamiento del sector y dejó trazada la senda en el Plan Nacional de Desarrollo a través del Acuerdo de Punto Final y la reconfiguración de las competencias territoriales en materia de salud.

“También hay que destacar su constante mensaje y preocupación por trabajar en calidad, sin duda el paso siguiente en un sistema que ha alcanzado la cobertura universal, pero donde todavía hay ineficiencias que derivan en dificultades de acceso”, manifestó Vesga.

El sonajero

La Unidad de Salud de EL TIEMPO hizo un sondeo con las voces más importantes del sector sobre cuáles serían los candidatos más opcionados para asumir el Ministerio dadas las condiciones por las que atraviesa el sistema y el momento político. A continuación los principales candidatos.

Fabio Aristizábal Ángel, superintendente Nacional de Salud. Odontólogo y empresario. Tiene más de 25 años de experiencia en cargos directivos de aseguradoras, hospitales, corredores de seguros y agencias de seguros.

Antes de iniciar el Gobierno de Iván Duque se le daba como seguro ministro por su papel en la construcción del programa de salud tanto de la campaña como del presente Gobierno. Y en ese sentido conoce al dedillo lo planteado en la ruta del Gobierno. Como superintendente tiene la confianza institucional además de la radiografía clara del sector.

Es uno de los gestores del Acuerdo de Punto Final desde la campaña y se empecinó en sacar adelante la ley que dio dientes a la superintendencia. Desde su cargo ha peleado valientemente para sacar adelante otra propuesta de campaña: la depuración del sistema de salud sacando a los malos actores. Es cercano al expresidente Álvaro Uribe, a quien asesoró en temas de salud, lo que puede ser una ventaja.

Fabio Aristizábal

Fabio Aristizábal Ángel, superintendente de Salud.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda

Iván Darío González, viceministro de Salud Pública. Después de Uribe la cara más visible de la cartera. Este médico con maestría en administración y amplia experiencia a la cabeza de diferentes entidades del sector y en importantes juntas directivas para muchos de los consultados reúne las condiciones para continuar con la tarea que viene desarrollando al lado del ministro saliente.

A su favor tiene el conocimiento, la ruta clara y la aceptación desde las diferentes esquinas sectoriales. En su gestión ha demostrado, según algunos, que es un profesional al que le cabe el Ministerio en la cabeza.

Iván Darío González

Iván Darío González, viceministro de Salud.

Foto:

Ministerio de Salud

Julio César Castellanos Ramírez, director del Hospital Universitario San Ignacio. Muchos lo califican como uno de los candidatos más completos. Médico, administrador, politólogo, con maestría en estudios políticos y una hoja de vida intachable, tanto que no es la primera vez que suena como posible ministro. De hecho, ha sido asesor natural de varias administraciones regionales y juntas directivas. Se le conoce como un hombre pragmático y eficaz en las tareas que emprende. Es, además, cercano a las altas esferas.

Julio César Castellanos

Julio César Castellanos Ramírez, director del Hospital Universitario San Ignacio.

Foto:

Archivo particular

Dilian Francisca Toro. Saliente gobernadora del Valle del Cauca. Médica y cirujana, especialista en medicina interna y en reumatología. Exsenadora, ex presidenta del Senado, integrante de la comisión séptima de dicha corporación, periodo en el que lideró proyectos vitales para el sector. Para muchos, la gran baronesa electoral del partido de La U, aunque con un pasado polémico por investigaciones relacionadas con parapolítica y lavado de activos.

A su favor tiene el conocimiento del sector, su fortaleza política y una gestión favorable como gobernadora, especialmente en los temas de la salud.

La gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro.

La gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro.

Foto:

EL TIEMPO

Otros que suenan menos:

José Fernando Cardona, presidente de Nueva EPS.

Fernando Ruiz Gómez, ex viceministro de Salud.

Julio César Aldana, actual director del Invima.

Ricardo Alvarado, saliente gobernador de Arauca.

UNIDAD DE SALUD
​Consulte aquí todas las noticias de la Unidad de Salud de EL TIEMPO.
Contáctenos a través de @SaludET, en Twitter, o en el correo salud@eltiempo.com.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.