Secciones
Síguenos en:
Polvos y medallas / Sexo con Esther
sexo

Las camas de la Villa Olímpica tienen como objetivo prevenir que se practiquen relaciones sexuales

Foto:

iStock

Polvos y medallas / Sexo con Esther

Las camas de la Villa Olímpica tienen como objetivo prevenir que se practiquen relaciones sexuales

FOTO:

iStock

En Tokio parece que olvidan la vieja máxima de que a la hora del sexo los aledaños importan poco.

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio, al parecer, tienen la idea de que los polvos solo se pueden ejecutar en la cama, en razón a que diseñaron para los atletas “camas antisexo”, que por el material con el que están elaboradas solo pueden soportar el peso de una persona.

Basados en los antecedentes de las villas olímpicas de otras ediciones,por ejemplo, en los juegos de invierno Pyeongchang, la utilización de Tinder se disparó en un 350 %, o en los Olímpicos de Río de Janeiro se distribuyeron casi medio millón de condones y anticonceptivos. Así, se aprecia que, además de los deportes que otorgan medallas, a la par se ejercita de manera intensa la planta baja. Lo cierto es que esto no debe inquietar a nadie, porque al fin y al cabo estos eventos promueven la reunión de cientos de jóvenes que además de tener aficiones similares, en su condición de atletas, también ubican sus ganas a un nivel de competencia.

(Lea también: Tener siempre ganas)

Volviendo al Japón, se anuncia que tienen listas 18.000 camas fabricadas con cartón reciclable, que buscan impedir que se compartan ya sea por cuestiones del aquello o para evitar contactos en épocas de pandemia. Lo que no deja de ser curioso, porque el precepto se queda cojo, si se tiene en cuenta que puede haber atletas cuyo peso podría ser el doble que el de gimnastas, ciclistas de ruta o equitadores, a no ser que los lechos se adjudiquen de acuerdo al gramaje individual.

Por otro lado, la intención nipona cede ante la irrefutable sensibilidad, el estado físico y la resistencia de estos deportistas para los que el catre dejaría de ser importante, si las hormonas están a tope.

(Le puede interesar: Eyaculación a 45 kilómetros por hora y otros datos)

No se trata, de ninguna manera, de entrometerme en la organización olímpica, pero no deja de llamarme la atención que se deje de lado la vieja máxima de que a la hora del sexo los aledaños importan poco. Simplemente, buenos polvos no quitan medallas. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.